elEconomista.es
Colombia
Últimas noticias
13.762,88
-0,21%
3.005,0050
-0,01%
47,77
+7,28%
126,20
+1,12%

Colombia: Cámara de la Propiedad Raíz prevé reactivación inmobiliaria en 2018

elEconomistaAmérica.com | Colombia - 8:41 - 27/02/2018
0 comentarios
  • Los precios de los activos se estabilizaran a condiciones reales de mercado, la presión sobre la tierra y su impacto sobre su valor con las actuales administraciones locales.

tagsMás noticias sobre:
La presidente de la Cámara de la Propiedad Raíz de Colombia, Gloria Bonilla de Almanza.

La presidente ejecutiva de la Cámara de la Propiedad Raíz, Gloria Bonilla de Almanza, pronosticó que 2018 puede ser un año de quiebre para el negocio inmobiliario en Colombia.

La dirigente estimó que este año se puede presentar un repunte en la actividad.

La Cámara de la Propiedad Raíz, que celebra este martes 27 de febrero 50 años de fundación, plantea en su análisis que hablar del desempeño de la actividad inmobiliaria en el año pasado sin analizar el comportamiento de los últimos años, nos llevaría desestimar los alcances del momento actual que vive el sector inmobiliario, el cual registró una bonanza de precios nunca antes vista en la historia de la actividad, como consecuencia de la articulación de varios fenómenos macroeconómicos y demográficos sustentados en el crecimiento económico del país registrado en el periodo 2010 – 2015.

No obstante, explica la presidente de la entidad, algunos de ellos como el caso de Bogotá "se originaron en una desacertada política urbana que altero caóticamente la ecuación de valor de la tierra, estimulando al mercado y sobre todo a pequeños y medianos constructores algunos de ellos sin experiencia, a generar una sobre oferta en de metros cuadrados en usos tan distintos como vivienda para estratos 6 y 5, oficinas, bodegas, parques industriales, etc".

Una circunstancia similar se registró en otras ciudades, no obstante por causas distintas, especialmente por el surgimiento de pequeños inversionistas que, motivados por el boom económico de ciudades como Barranquilla y la escalada de los precios de todos los activos inmobiliarios, buscaron altas rentabilidades en corto tiempo, generando una demanda no efectiva y como consecuencia la acumulación de un stock que compitió con los promotores en un primer momento y que hoy al no poder venderlos, compite en el mercado del arriendo.

Sobreoferta

Así las cosas, explica Gloria Bonilla, la gran mayoría de las ciudades - unas más que otras - han venido lidiando con la acumulación de un sobre stock, que asociado al pobre desempeño de la economía de los tres últimos años y a la disminución en la inversión pública en vivienda, contribuyeron a la caída paulatina de la dinámica de la actividad constructora, registrando en el 2017 una reducción en el área licenciada de 1.579.894 metros cuadrados.

La demanda se refugió en el mercado del usado, en el cual gracias al sobre stock, los precios han caído de manera importante fenómeno apreciable en el valor de los cánones de arriendo que pasaron de ser 7% del valor comercial a situarse cerca de 4,%, lo que desde la óptica de un inversionista profesional significa que los activos están sobrevalorados, toda vez que el activo vale en proporción a lo que produce, y en el caso específico de la vivienda resulta ser bastante bajo aún si al cálculo de rentabilidad le sumáramos la valorización que el los mejores casos es similar a la inflación, que para el 2017 se situó en 4,09%, y si a la rentabilidad bruta le restáramos los costos de mantenimiento e impuestos, la inversión en finca raíz tendría rentabilidades similares a las de un título del Banco de la República, lo que refuerza la tesis que los precios de la vivienda seguirán ajustándose por lo menos un año más.

Este ajuste y todos los demás del sector han sido costosos no solo en términos y económicos dado la correlación entre empleo y productividad, sino en materia de competitividad y bienestar, que han conllevado a fenómenos tan preocupantes como la urbanización de la Sabana de Bogotá, cuyo real impacto aún estamos lejos de comprender, explicó.

No obstante, en términos agregados en el mediano plazo una coyuntura como la vivida por el sector inmobiliario colombiano tiende buscar el equilibrio al propiciar mejores condiciones para todos los agentes que en ella intervienen toda vez, al absorberse el stock se equilibrará la oferta y la demanda.

Los precios de los activos se estabilizaran a condiciones reales de mercado, la presión sobre la tierra y su impacto sobre su valor con las actuales administraciones locales prevén la regularización de la oferta de tierra, los pequeños inversionistas cazadores de oportunidades tenderán a desaparecer y refugiarse en activos más volátiles que ofrezcan mejores rentabilidades de corto plazo.

En fin, reiteró la presidente, desde la Cámara de Propiedad Raíz – Lonja Inmobiliaria, "se prevé el inicio de un mercado en condiciones de equilibrio, cuyos primeros síntomas hemos comenzado a apreciar toda vez que el mes de enero registra un incremento en la unidades vendidas cercano al 30%, los costos de construcción ya comienzan a registrar una menor variación al pasar de 1,28% en enero del 2017 al 0,98% en enero del 2018".

"Sin entrar estimar el impacto positivo o negativo que pueda generar el nuevo gobierno, para la Cámara de Propiedad Raíz- Lonja Inmobiliaria, el 2018 es el año del quiebre y espera un inicio de un nuevo auge de la actividad inmobiliaria del país", concluye el análisis.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Flash de noticias Colombia

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
CCB promueve negocios para impulsar la competitividad de las curtiembres
Decretan liquidación judicial de la sociedad Go Five S.A.S.