La buena marcha que traía la venta de viviendas nuevas en Colombia en los últimos años comienza a mostrar un declive al finalizar 2017, como consecuencia de altos precios y elevados intereses entre 2015 y 2016.

Un análisis de ANIF muestra como la contracción de las edificaciones en lo corrido del año 2017 fue un fenómeno nacional y generalizado.

A excepción de Barranquilla, las ventas de vivienda nueva se desaceleraron o contrajeron en las principales ciudades del país en los últimos doce meses.

La desaceleración económica y el incremento del desempleo (sobre todo a nivel urbano, llegando al 11% en lo corrido de 2017) jugaron, de forma generalizada, en contra de este tipo de ventas.

Dos razones

Además, estas también se vieron afectadas por dos razones:

UNO. Los elevados niveles de precios de vivienda observados sobre todo en las tres principales ciudades (que la demanda parece no validar, evidenciando el rasgamiento de la burbuja hipotecaria no apalancada inflada en los años anteriores).

DOS. El incremento de tasas de interés de 2015-2016 por parte del Banco de la República, que redujo la asequibilidad a vivienda por parte de los hogares.

Outbrain