elEconomista.es
Colombia
Últimas noticias
13.762,88
-0,21%
3.009,4800
-0,32%
47,77
+7,28%
120,30
+0,17%

El motivo por el que no debes envolver el queso en papel transparente

EcoDiario.es - 3:17 - 2/12/2017
0 comentarios
  • Vienen envueltos con un plástico especial para conservarlo adecuadamente

  • Es un alimento elaborado a base de leche cuajada, muy sensible a la humedad

tagsMás noticias sobre:
Queso Imagen: Pixabay

Cuando vamos a la sección de quesos, es muy fácil entusiasmarse y comprar más queso del que podrías comer en un sólo día. Esto lleva a vernos en la obligación de almacenarlo en un compartimento o envolverlo con papel transparente, pero no es la opción más recomendada por diversos motivos.

Generalmente, los quesos vienen envueltos con un plástico especial para conservarlo adecuadamente hasta que se abre. Los quesos son pequeñas cuñas llenas de vida; es un alimento elaborado a base de leche cuajada, y como tal, necesitan respirar. Enrollarlos con papel transparente sólo hace impedir que se escape la humedad, por lo que puede producir la aparición de moho y sabor de film.

La conservación del queso puede tomar un poco más de tiempo, pero existen métodos al alcance de cualquier "quesero". Por medio de los consejos que damos a continuación el sabor del queso se mantendrá durante mucho más tiempo y evitaremos la aparición de humedad en las cuñas; lo que en muchas ocasiones nos ha llevado a tirar y desperdiciar el coste del queso.

Tabla de quesos. Imagen: Pixabay

Consejos para conservar adecuadamente el queso

En primer lugar, si no tienes intención de comer queso de inmediato, o bien puedes dejarlo tal cual lo compraste (si viene con papel de queso), o retirarlo del plástico que lo envuelve para guardarlo en una quesera. Se recomienda mantener el queso alejado del refrigerador; por lo que tendremos que encontrar un lugar adecuado para que el queso respire a temperatura ambiente.

Otro método para conservar el queso, es mantener los quesos rellenos de agua o salmuera en su líquido original. Eso sí, tendremos que acordarnos de cambiar el agua cada pocos días si todavía queda queso por consumir.

También puedes crear el mismo ambiente respirable y húmedo con cosas que ya tienes en tu cocina. Una de las formas es envolver el queso con papel de horno, asegurarlo con cinta de pintor y etiquetando el nombre del queso y la fecha de compra para consumirlo lo antes posible. En caso de que prefieras conservarlo en la nevera, lo aconsejable es meter el queso en un recipiente de plástico sellable, lo que evita que absorban olores al mismo tiempo de que les da espacio para respirar.

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Enviar

Flash de noticias Colombia

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Saltarse el desayuno, hábito alimenticio poco saludable
La banda Vetusta Morla tiende un puente musical entre España y Latinoamérica