elEconomista.es
Colombia
Últimas noticias
13.762,88
-0,21%
2.877,9950
0,00%
47,77
+7,28%
126,20
+1,12%

Ni amenazas, ni odios, ni populismos

elEconomistaAmérica.com | Colombia - 7:57 - 11/03/2018
0 comentarios
  • No menos asombroso es el papel de las redes sociales en este enfrentamiento, el cual rebasa todas las suposiciones, expectativas y creencias que pudiéramos tener los que las usamos.

  • Han abundado las persecuciones, el oportunismo y todo tipo de acusaciones entre los protagonistas, tanto de la izquierda como de la derecha, y cuyos efectos a mi juicio, han causado todo lo contrario a lo que han buscado varios estrategas con miopía.

La de hoy es la cuota inicial de lo que se juega Colombia en sus elecciones del 2018.

Sin que sea el día D, hoy bien puede darse un desembarco de ideas coherentes que lleven a un mejor puerto el barco llamado Colombia, durante la jornada electoral que se desarrolla en todo el país, o un arribo de los mil demonios que llevan dentro los ciudadanos votantes.

Por Lourdes Molina Navarro (*)

Especial para El Economista

Unos atemorizados por las constantes amenazas que han venido escuchando en estos días y otros vestidos de un descontento prolongado, felizmente alimentado por el resentimiento que nace en la falta de respuestas y la esperanza rota de la inclusión.

Pero unos y otros deben saber que precisamente son de esos discursos populistas y débiles de argumentos de los que hay que cuidarse a la hora de votar. La responsabilidad no es poca y ojalá el abstencionismo no salga con su mejor atuendo a hacerse notar por todos los rincones del territorio.

El modelo lamentable de Venezuela, ejemplo que nos asusta por supuesto, al tenerlo tan cerca, no es que lo vaya a replicar éste o aquel, al pie de la letra, y que la izquierda sea el "coco" porque el candidato Gustavo Petro, por ejemplo, encarne, a juicio de muchos electores, al nuevo Robin Hood, tras la supuesta promesa que éstos quieren escuchar de "quitarle a los ricos para darle a los pobres".

En realidad no se trata de eso, a lo que hay que temerle, de verdad, es al desconocimiento para manejar un país, a la prepotencia, al manejo equivocado del poder y al autoritarismo, entre otras razones, que son las causas reales que han llevado al vecino país a su crítica situación actual, desde Hugo Chávez hasta Nicolás Maduro, porque tal parece que se hubieran dedicado a gastar la riqueza de un país, sin generar nada más, hasta agotar todas sus posibilidades.

Y en este escenario como bien dice Antanas Mockus, cuando es mejor apostar al "no todo vale" y reflexionar sobre cuál es el país que deseamos en el futuro inmediato, sin desconocer que a la gente le duele una paz que muchos sienten que se hizo "a la brava" y sin que ello reste la trascendencia de haberla firmado, deben recordarse los casos de quienes han tenido la oportunidad de manejar el poder, los recursos públicos, cómo los han usado y cuáles fueron sus resultados en administraciones pasadas. Basta acudir a la ayuda de memoria.

En esta puesta en escena de la política y su perversa parafernalia, han abundado las persecuciones, el oportunismo y todo tipo de acusaciones entre los protagonistas, tanto de la izquierda como de la derecha, y cuyos efectos a mi juicio, han causado todo lo contrario a lo que han buscado varios estrategas con miopía. Es así como he percibido un Alvaro Uribe victimizado, acusado de varios presuntos delitos, en plena época electoral, incluso violación, y lo único que he visto es que en cada embate se fortalece, al igual que los nombres que propone como el del candidato del Centro democrático a la Presidencia, Iván Duque, quien va punteando en las encuestas, porque Uribe, fenómeno de animal político, indudablemente despierta tantos odios como amores, con igual vehemencia y eso se ve en las urnas.

Un confidencial de la Revista Semana, publicado en enero de este año, señala que en 2014, con lista cerrada, Uribe sacó dos millones de votos y que en esta oportunidad la cifra podría llegar a 1.100.000 votos.

Y qué decir del reciente caso de violencia contra la campaña de Petro en Cúcuta? Muy grave que se pierda el norte democrático y que no se le permita exponer las ideas a un candidato. Todos tienen los mismos derechos a ser escuchados por quienes simpaticen con sus propuestas y definitivamente están a la vista los resultados de otra ruta equivocada. Petro, victimizado en esta campaña, utilizando todo el ruido que tal acto genera.

Lo cierto es que en este momento, hay un abanico de candidatos, con diversidad de credos, ideología y género, entre ellos Martha Lucía Ramírez, a quien conozco desde hace años, cuando era nuestra fuente económica como Ministra de Comercio Exterior y a quien he visto crecer en la política con un discurso muy serio y considero una mujer trabajadora y muy calificada, y otros que conozco menos como Alejandro Ordoñez, con una fuerza cimentada, aparentemente, en la votación religiosa y a Sergio Fajardo, a quien le endilgan que no asume posturas contundentes y quizá por ello tiene a Claudia López como fórmula a la vicepresidencia, en un claro contrapeso de carácter y tono.

Los grandes damnificados en esta contienda parecen ser Germán Vargas Lleras, castigado con muy pobres porcentajes en las encuestas, acaso porque la gente no lo deslinda de su talante de cascarrabias y de su responsabilidad en la reciente caída del puente de Chirajara en la vía al Llano y Humberto de La Calle, por adelantar el proceso de paz, con lo que esto implica en materia de resquemores y también de reconocimientos.

Hay igual un monstruo de siete cabezas, al que la medusa se le queda corto, y al cual todos se arriman ahora, mostrándose como fórmula salvadora para derrocarlo y es la corrupción rampante que se cuela por multitud de instancias del país, una talanquera que estanca y frena el desarrollo de una nación por muchas potencialidades que ésta tenga.

No menos asombroso es el papel de las redes sociales en este enfrentamiento, el cual rebasa todas las suposiciones, expectativas y creencias que pudiéramos tener los que las usamos. Son utilizadas para provocar, desafiar, mentir, descalificar y acusar a diestra y siniestra, por eso ojo con tomar decisiones apresuradas por los comentarios que aparecen en redes, es una trampa tendida ante nuestros ojos en la que es muy fácil caer.

Así las cosas, el tablero de ajedrez está frente a nosotros, esperando que comience el juego, no solo es elegir nuevos congresistas, Colombia tiene el reto de mostrar, una vez más, la fortaleza de su democracia y su legitimidad institucional, de cara a una feroz campaña presidencial. Ojalá que en esta batalla de ideas, las alianzas y coaliciones que surjan entre los opcionados, nos permitan salvarnos de un desembarco inevitable de frustraciones.

(*) Periodista y escritora colombiana con trayectoria en medios de comunicación económicos y empresariales. Actualmente aspirante a Magister de Estudios Políticos en la Universidad Javeriana.

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Flash de noticias Colombia

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
México.- La explosión de Playa del Carmen fue causada por un artefacto casero detonado a distancia
Incertidumbre en mercados de Colombia por no insignificante probabilidad que izquierda gane presidencia