Actualidad

El gran Marqués del periodismo, el señorío y los viñedos

  • Alfonso De Salas también presidió las bodegas de Ribera del Duero que llevan el nombre de su marquesado, Montecastro y Llanahermosa.
Alfonso de Salas hizo de el Economista una excelente casa periodística que generosamente nos abrió sin fronteras y con la imaginación como límite.

De Alfonso De Salas me queda el mejor de los recuerdos, ante todo lo conservaré por siempre en la retina de la memoria, como un ser humano maravilloso, buen conversador y excelente anfitrión.

Por Lourdes Molina Navarro

Y es que con sus anécdotas e historias podía llenar tardes, cuartillas y portadas impresas y virtuales de cualquier periódico o publicación seria y prestigiosa porque sus contenidos eran altamente noticiosos y divertidos, ya que respiraba periodismo y conocimiento por todos sus poros, además de señorío y franca amistad.

Me impactó mucho conocerlo en una de nuestras visitas a Madrid, España, por invitación de Francisco Rodríguez, mi esposo periodista, delegado de El Economista en Colombia, y así pude recorrer de la mano del querido Marqués (que nunca uso su título) la redacción del diario, que en ese momento me recordó a la antigua República de mis años juveniles en el centro de Bogotá.

Nos habló de varios de sus grandes amores, del periodismo económico y político, ya que fue creador, inspirador, gestor y fundador de varios medios de comunicación desde su adolescencia como la revista Anales y más tarde de El Economista y de El Mundo, dada su visión para los negocios y su vocación por el periodismo, pero también lo apasionaba el buen vino y la buena mesa, que tuvimos la oportunidad de compartir.

Alfonso De Salas también presidió las bodegas de Ribera del Duero que llevan el nombre de su marquesado, Montecastro y Llanahermosa.

Igualmente, nos habló de su gran amor por la familia, de sus viajes y momentos especiales y hoy, al despertar me encuentro con la triste noticia de su partida y comparto el profundo pesar de todos los periodistas y directivos de El Economista, su otra familia, de la cual me siento parte porque siempre me han abierto las puertas de su casa periodística y de su amistad.

No queda más que recordar a Alfonso, a su legado y su obra y trayectoria, que incluye su trabajo en la revista política Cambio 16, que lo llevó a la creación del Grupo 16, donde coordinó el lanzamiento y desarrollo de hasta 15 medios distintos, tanto semanales como mensuales, y ocho emisoras de radio.

Estuvo en la dirección general de la empresa editora de 'Diario 16', y ejerció como presidente de la Asociación de Editores de Diarios españoles, y en 2005 puso en marcha el periódico económico 'El Economista', aunque siguió vinculado a la editora del diario 'El Mundo' como presidente de la Junta de Fundadores de Unidad Editorial.

El nuevo diario económico puso el primer ejemplar en la calle el 28 de febrero de 2006, siendo De Salas ya presidente de la editorial Ecoprensa; y un año después de su lanzamiento, el medio alcanzó un tiraje de 39.990 números con una audiencia de 63.938 personas, lo que mostró claramente la aceptación del público por su estilo impecable y seriedad de sus contenidos, que siempre recordaremos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0