Actualidad

A la educación le estamos cumpliendo y debe ser un tema de todos

  • En materia de calidad, queremos impactar en los aprendizajes de los estudiantes con ambientes escolares inclusivos. En jornada única 1.112.805 niños disfrutan hoy de más y mejor tiempo en la escuela. Cumplimos con la meta del 15% en 2019 y llegaremos en 2020 al 24%.
La ministra de Educación, María Victoria Angulo, es nuestra columnista invitada de hoy.

En 15 meses de gestión, el gobierno del presidente Iván Duque le ha dado respuesta y ha avanzado en asignaturas que Colombia tenía pendiente en materia de recursos, reformas, iniciativas y proyectos para la educación de los colombianos.

Por María Victoria Angulo, Ministra de Educación de Colombia

Será recurrente en el país, encontrar prioridades que se integren a la agenda educativa, pues las necesidades son muchas; pero hay que destacar el compromiso del gobierno por entregarle al sector más recursos y muchas más oportunidades de crecimiento y desarrollo a los estudiantes y maestros. Prueba del compromiso, es la asignación presupuestal donde pasamos de 38,5 billones en 2018 a 44,1 billones en 2020, el más alto de la historia.

Estamos convencidos que los retos en educación van más allá de asegurar coberturas; por eso avanzamos en estrategias de acogida, bienestar, calidad y permanencia que garanticen el tránsito efectivo de los estudiantes por todo el sistema educativo. De esta manera, hoy 110 mil niños de preescolar en instituciones oficiales cuentan con educación inicial en el marco de una atención integral; a 2022 serán 500 mil para llegar a 2 millones en 2022, gracias al trabajo de la Comisión Intersectorial para la Atención Integral de la Primera Infancia.

Con respecto a las estrategias de bienestar y permanencia, en 2019 aumentamos el 45,3% de los recursos del Programa de Alimentación Escolar; hoy se benefician 5,6 millones de estudiantes. En 2020 inicia operaciones la Unidad de Alimentación Escolar para asegurar calidad y lograr llegar a 7 millones de niños atendidos en 2022. En infraestructura educativa, estamos fortaleciendo el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa - FFIE y reactivando las obras que se encontraron con fuertes rezagos. Estamos ejecutando 541 proyectos que representan 10.851 aulas básicas nuevas y mejoradas en el país. Abrimos la primera convocatoria para el mejoramiento de infraestructura educativa rural por $170 mil millones que beneficiará a 557 instituciones educativas en toda Colombia, y con el mecanismo de Obras por Impuestos se están inviertiendo más de $60.000 millones para brindar dotaciones a las zonas afectadas por el conflicto en 34 municipios de Antioquia, Arauca, Cesar, Chocó, Meta, Nariño, Putumayo y Tolima. Sumado a lo anterior, trabajamos en los municipios PDET en el marco de la política de ruralidad con estrategias que aportan a la construcción de una paz con legadidad y promueven oportunidades de acceso a la educación para todos.

En materia de calidad, queremos impactar en los aprendizajes de los estudiantes con ambientes escolares inclusivos. En jornada única 1.112.805 niños disfrutan hoy de más y mejor tiempo en la escuela. Cumplimos con la meta del 15% en 2019 y llegaremos en 2020 al 24%. Asimismo, promovemos la generación de oportunidades, en diciembre de 2019 más de 140.000 estudiantes se graduarán con doble titulación y en 2022 serán 650.000.

En cuanto a los maestros y directivos como líderes de la transformación educativa, hemos honrado los acuerdos suscritos que se evidencian en el pago de la bonificación; cierre de brechas salariales; protección a la vida, seguridad e integridad; evaluación con carácter diagnóstico formativa; mayores oportunidades de formación posgradual, continuada y situada; y la designación del defensor del usuario en salud. Se destinó $1 billón de pesos para el pago de la sanción por mora y se optimizó el trámite del pago de cesantías. Se creó la Comisión Nacional de Salud que avanza en una solución estructural y concertada con los prestadores del servicio, pues al momento se evidencia inoportunidad y la apertura de procesos administrativos por incumplimiento.

De otra parte, estamos comprometidos con una agenda de impulso a la educación superior. Asignamos más de $4,5 billones adicionales a la educación superior pública; en 2019 fueron entregados más de $1,26 billones para funcionamiento, inversión, pasivos, infraestructura y el fortalecimiento de las capacidades científicas. Asimismo, avanzamos con el programa Generación E, que promueve la gratuidad y la excelencia y permite que hoy más de 71.000 estudiantes accedan a la educación superior. Trabajamos por el fortalecimiento del Sistema de Aseguramiento de Calidad (SAC), y rediseñamos el proceso de convalidaciones para hacerlo más ágil y oportuno.

Son ya más de 15 meses de dialogar y construir con los diferentes actores, y seguiremos con este trabajo enalteciendo el debate académico en sus diferentes instancias. Tenemos el desafío como sociedad de ser corresponsables en este proceso que busca generar más y mejores oportunidades; y por ello, más allá del color político, la invitación es a hacer equipo por la educación y lograr que todos estos esfuerzos y recursos tan importantes que hoy el gobierno destina a la educación, se ejecuten con transparencia y podamos avanzar hacia una educación de calidad que genere las condiciones para que nuestros niños, niñas y jóvenes cumplan sus sueños y aporten al desarollo del país.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.