Actualidad

Acodal pide enfrentar deterioro en calidad del aire con acciones estructurales

  • De acuerdo con la Presidente de Acodal, con la implementación de estas acciones, se pueden incrementar zonas de calidad de aire óptimas que cumplan con uno de los estándares más estrictos de la Organización Mundial de la Salud.
Acodal pone de presente las herramientas con que cuentan administraciones colombianas en pro de la calidad del aire.

Ante las crecientes alertas por la mala calidad del aire en Bogotá y Medellín, detectadas a partir de los datos que se toman desde las redes de monitoreo, así como alarmas que comienzan a encenderse en otras importantes ciudades colombianas como Cali, Barranquilla (donde ya estudian aplicar el día sin carro), Bucaramanga y Cúcuta, entre otras, la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, planteó la necesidad de integrar mecanismos ya existentes para encaminar a las autoridades locales y la comunidad hacia unas mejores prácticas ambientales de carácter estructural.

En tal sentido, la Presidente Ejecutiva de Aacodal, Maryluz Mejía de Pumarejo, afirmó que "siendo este creciente fenómeno una consecuencia del cambio climático por lo que el país debe pasar ya a modo adaptación por lo que es urgente adoptar medidas como las que han planteado organismos de control como la Procuraduría y extremar los controles a las emisiones de gases contaminantes, tanto por vehículos, como por las industrias y otras actividades".

De acuerdo con la dirigente gremial, "los controles deben incluir medidas preventivas, para evitar que la población de los grandes centros urbanos quede expuesta en forma recurrente a niveles máximos permisibles de contaminantes como PM2.5, PM10, SO2, NO2, O3 y CO".

Para el gremio, abanderado desde hace 64 años de los temas sanitarios y ambientales en el país, en Colombia existen ya herramientas como, por ejemplo, la Norma sobre Calidad del Aire (Resolución 2254 de 2017), expedida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, orientada, precisamente, a proteger la salud pública.

Acciones inmediatas

Entre las acciones inmediatas que pueden implementar las autoridades ambientales y administrativas figuran:

1 Aplicar el Protocolo para el monitoreo y Seguimiento de la Calidad del Aire, que establece procedimientos y metodologías para medir los niveles de contaminación.

2 Elaborar y entregar periódicamente los reportes sobre niveles de contaminación al Subsistema de Información Sobre Calidad del Aire (SISAIRE).

3 Identificar en cada jurisdicción, municipio o distrito, las tablas que establecen los niveles máximos permisibles de contaminantes y tóxicos del aire, y que rigen desde hace un par de años.

4 Adelantar campañas de monitoreo periódico de la calidad del aire, asegurando el uso de aparatos debidamente calibrados y que cumplan con los estándares establecidos internacionalmente para ese tipo de mediciones.

5 Establecer un monitoreo permanente en caso de que se identifique que la concentración de material peligroso para el cuerpo como, por ejemplo, benceno plomo o mercurio, en valores superiores a los niveles máximos permisibles, según la norma de calidad del aire.

6 Crear un Sistema de Vigilancia de la Calidad del Aire-SVCA- que permita elaborar reportes orientados a definir los niveles de Prevención, Alerta o Emergencia y a establecer las medidas preventivas y reactivas que se requieran según cada caso.

7 Instalar equipos automáticos en los puntos críticos que se identifiquen por su alta concentración de material particulado (PM), conforme lo establece la Norma de calidad del Aire desde 2018.

8 Establecer un sistema coordinado entre las autoridades ambientales y de salud para atender las alertas y emergencias que se declaren por contaminación del aire y socializados con los actores públicos, privados, académicos y comunitarios.

9 Mejorar y modernizar los equipos existentes para el monitoreo de la calidad del aire.

10 Adoptar planes de movilidad orientados a reducir la emisión de gases contaminantes y de material particulado. Estos planes deben incluir estímulos a la chatarrización de vehículos obsoletos y al uso de vehículos modernos y de tecnología de punta como los eléctricos.

Gobernanza del aire

Pero, además, la presidente de Acodal propuso adoptar una estrategia consistente a la que denominó "la gobernanza del aire", que, en su concepto, ayudaría bastante en la urgente necesidad de trabajar en equipo por su mejoramiento.

En ese contexto, la Ingeniera Mejía de Pumarejo asegura qué desde el permanente seguimiento del gremio a estos temas, las siguientes acciones pueden ayudar notoriamente:

Fortalecimiento de la gobernanza de la calidad del aire con mejor articulación entre los actores, al tiempo que se fomente la investigación y la participación ciudadana.

Promoción del conocimiento técnico científico y los sistemas de información para conocer con mayor precisión y alcance la problemática de calidad del aire.

Incentivos económicos y de mercado para promover la reconversión tecnológica en el sector automotor y productivo.

Medidas puntuales como promoción de vehículos eléctricos y de bajas emisiones, así como implementación de una etiqueta vehicular que certifique, entre otros aspectos: mejoramiento de la calidad de los combustibles y fortalecimiento de los Centros de Diagnóstico Automotor (CDA).

De acuerdo con la Presidente de Acodal, con la implementación de estas acciones, se pueden incrementar zonas de calidad de aire óptimas que cumplan con uno de los estándares más estrictos de la Organización Mundial de la Salud.

Además, sostuvo, Minambiente, las Secretarías de Ambiente y el Ideam trabajan en un sistema de información relacionado con calidad del aire, con el fin de garantizarles a las instituciones gubernamentales, la academia, la sociedad civil y el sector privado, el acceso a la información de manera abierta y oportuna sobre contaminantes del aire de todas las fuentes de emisión industriales.

Así mismo, en coordinación con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y sus entidades adscritas, se trabaja en la inclusión de criterios relacionados con reducción de emisiones contaminantes dentro de los programas de desarrollo empresarial, con el objetivo de promover la implementación de mejores técnicas y prácticas ambientales que contribuyan a la consecución de las metas de la estrategia.

La renovación tecnológica que se promueve a través de esta estrategia se encuentra alineada con los objetivos de la Estrategia Nacional de Economía Circular, en la cual se pretende fortalecer el modelo de desarrollo económico, ambiental y social del país, concluyó.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.