Actualidad

En febrero bajaron los índices de confianza industrial y comercial en Colombia

En febrero, el Índice de Confianza Comercial (ICCO) se ubicó en 28,3%, lo que representa una disminución de 4,0 puntos porcentuales (pps) frente al mes pasado y de 3,5 pps respecto a febrero de 2019, según la Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo.

El ICCO reúne tres elementos: la percepción de la situación económica actual de la empresa o negocio, el nivel de existencias y expectativas sobre la situación económica para el próximo semestre

En febrero, la disminución en la confianza de los comerciantes frente al mes anterior obedece principalmente a una reducción de 7,3 pps en el indicador de expectativas de situación económica para el próximo semestre y en menor medida a la disminución de 4,1 pps en el indicador de situación económica actual de la empresa y el incremento de 0,6 pps en el nivel de existencias.

Por su parte, el resultado frente a febrero de 2019 se debe a una reducción de 8,4 pps en el indicador de expectativas de situación económica para el próximo semestre y al incremento de 4,5 pps en el indicador de nivel de existencias, mientras que el indicador de situación económica actual de la empresa aumentó 2,5 pps

Así mismo el Índice de Confianza Industrial (ICI) se ubicó en 9,8% en su serie original, lo que representa una disminución de 2,4 pps frente a enero de 2020 y un incremento de 4,7 pps relativo a febrero de 2019. Por su parte, su promedio móvil trimestral fue de 10,2%, lo que equivale a un aumento de 2,8 pps frente al mes pasado.

El ICI está conformado por tres componentes: nivel de existencias, volumen actual de pedidos y expectativas de producción para los próximos tres meses. En la serie original, la disminución en febrero del ICI frente al mes anterior obedece a la reducción de 10,3 pps en el indicador de expectativas de producción para el próximo trimestre, mientras que el indicador de volumen actual de pedidos aumentó 2,3 pps y el nivel de existencias se redujo 0,8 pps.

Aislando las variaciones de carácter estacional, frente a enero se presentó una disminución en el nivel de existencias, un incremento en las expectativas de producción para el próximo trimestre y una disminución en el volumen actual de pedidos.

El incremento en la confianza industrial respecto a febrero de 2019 se debe principalmente a un aumento de 17,5 pps en el indicador de volumen actual de pedidos y en menor medida a una reducción de 6,0 pps en el indicador de nivel de existencias, mientras que el indicador de expectativas de producción para los próximos tres meses se redujo 9,6 pps

En febrero, el balance del sector industrial sobre la favorabilidad de las condiciones económicas para invertir se ubicó en -16,8%, lo que equivale a una disminución de 15,2 pps frente a la pasada medición de noviembre de 2019.

Los resultados muestran que 34,7% de los encuestados cree que las condiciones económicas actuales son desfavorables, frente a 29,2% de la medición anterior. Por su parte, 17,8% de los empresarios considera que las condiciones actuales son favorables frente a 27,5% de la medición anterior y 47,5% afirma que son neutras frente a 43,3% de la medición anterior.

Por su parte, el balance sobre la favorabilidad de las condiciones sociopolíticas para invertir se ubicó en -35,7%, reflejando un incremento de 4,1 pps respecto al trimestre anterior. Los resultados muestran que 8,1% de los encuestados cree que las condiciones sociopolíticas son favorables frente a 8,4% de la medición anterior. Por su parte, 43,8% de los empresarios considera que las condiciones actuales son desfavorables frente a 48,2% de la medición anterior y 48,1% afirma que son neutras frente a 43,5% de la medición anterior.

En febrero, el porcentaje de utilización de la capacidad instalada fue 74,8%, lo que representa una reducción de 1,3 pps respecto a la medición de noviembre de 2019 y un aumento de 3,5 pps frente al mismo mes del año anterior.

Trimestralmente, Fedesarrollo realiza una encuesta enfocada en los empresarios del sector de la construcción, con el fin de conocer su percepción acerca de la situación económica actual y de sus expectativas a futuro.

En la medición del primer trimestre de 2020, el balance de la situación económica actual de las empresas del sector construcción se ubicó en 9,3%, que equivale a un aumento de 6,0 pps respecto al trimestre anterior y de 2,5 pps frente al mismo periodo de 2019. El balance del subsector de edificaciones fue 8,5%, que representa una reducción de 4,7 pps frente al trimestre anterior y de 2,2 pps frente a un año atrás.

El indicador del ritmo de construcción se ubicó en -14,7%, evidenciando una reducción de 2,0 pps frente al trimestre anterior y de 7,0 pps con relación al primer trimestre de 2019. Para el subsector de edificaciones, este indicador registró un balance de -10,9%, lo que presenta una reducción de 1,6 pps frente al trimestre anterior y de 2,0 pps con respecto a un año atrás

El balance acerca de las expectativas de construcción para el próximo trimestre se ubicó en 14,3% mostrando un aumento de 11,9 pps frente a la medición anterior y de 9,8 pps respecto al registro del primer trimestre de 2019. Por su parte, en el subsector de edificaciones, las expectativas registraron un balance de 27,1%, lo que representa un aumento de 10,1 pps frente al mes anterior y de 21,8 pps con respecto al mismo trimestre del año pasado.

El director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, explicó que las encuestas alcanzaron a incorporar parte del efecto provocado por el contagio del COVID-19, pero no lo más importante que empezó en marzo, por lo que admitió que los datos son susceptibles a deteriorarse más durante los siguientes meses.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.