Actualidad

Se fortalecen los procesos para otorgar licencias ambientales en la crisis

La actual emergencia sanitaria ha puesto a repensar los procesos en todos los sectores, y el licenciamiento ambiental no ha sido la excepción. Con la necesidad urgente de algunos proyectos de continuar con la ejecución de actividades, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) junto con la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME), están estableciendo en el marco de la contingencia, estrategias para crear una planeación conjunta en beneficio del sector energético.

Desde las fortalezas de cada entidad, se han planeado agendas interinstitucionales de trabajo permiten a las empresas solicitantes de licencias ambientales, acceder a información completa para la construcción de sus estudios de impacto ambiental (EIA).

La ANLA por su parte, puso a disposición su instrumento de Regionalización, donde a través de sus líneas de acción de reportes regionales, estrategias de redes de monitoreo donde se modelarán los componentes físicos y bióticos, y el componente de valoración económica, entre otras herramientas, las empresas contarán con información regional actualizada en tiempo real para la elaboración de sus estudios.

La UPME, por su lado, proveerá los procesos de alertas tempranas, planes de expansión y convocatorias futuras, recomendando desde su comité técnico ambiental, aspectos claves para la articulación, socialización y planeación de temas de mutuo interés para las entidades.

Así las cosas, las acciones encaminadas a fortalecer estos procesos se enfocarán en la identificación de presión de los proyectos sobre los ecosistemas, la planeación conjunta en áreas de interés, el análisis de la superposición de proyectos, los análisis de alternativas, la creación de agendas interinstitucionales de trabajo y la estructuración de una línea base para el licenciamiento.

Esta planificación buscará tener la mayor cantidad de información para que los usuarios tengan la tranquilidad de la fuente cuando presenten los EIA; definir los temas que son críticos y claves para transferencia de conocimiento como las competencias de cada una de las entidades y, por último, la definición de temas de aspectos técnicos para la evaluación de los proyectos.

"Esta planeación y articulación interinstitucional con transparencia con nuestros grupos de interés, reducirá los impactos ambientales, optimizará los recursos y redundará en la oportunidad de las decisiones", aseguró Rodrigo Suárez Castaño, director de la ANLA.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin