Actualidad

Colombia avanza ocho puestos en el Índice Global de Seguridad Alimentaria

Colombia fortalece su posición en el Índice Global de Seguridad Alimentaria (GFSI - por sus siglas en inglés) ubicándose en el puesto 43 del ranking, avanzando ocho puestos frente a la última medición.

Este índice realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, junto con el apoyo de Corteva Agriscience es una valoración integral del estado de la seguridad alimentaria mundial y abarca los factores subyacentes que impulsan la inseguridad alimentaria en tres dimensiones establecidas a nivel internacional como son la asequibilidad, disponibilidad y calidad y seguridad.

El GFSI es una importante herramienta interactiva que evalúa a 113 países a través de 28 variables y permite ver una radiografía sobre la capacidad alimentaria de cada país; así como monitorear el impacto actual de las inversiones en agricultura, colaboraciones y políticas públicas en todo el mundo.

Colombia presenta fortalezas en temas de presencia y calidad de los programas de seguridad alimentaria, estándares nutricionales, costo promedio de alimentos, proporción de población bajo la línea de pobreza global, desperdicio de alimentos, volatilidad en la producción agrícola y diversidad de dieta.

A nivel Latinoamérica, Chile se encuentra a la cabeza con la posición 25, seguido por Uruguay (33), Argentina (37), Brasil (39), Costa Rica (39), Colombia y México (43).

El Índice de este año reveló que Singapur e Irlanda mantienen sus posiciones como los líderes en materia de la seguridad alimentaria (primero y segundo lugar, respectivamente). Estados Unidos y Suiza se ubican en el tercero y cuarto lugar.

El 88% de los países informan que cuentan con suficiente oferta de alimentos disponible en el país, el 31% de los países informaron tener una oferta insuficiente de vitamina A, mientras que una cuarta parte de los países medidos tienen una oferta insuficiente de zinc; y menos del 10% de las tierras agrícolas están equipadas para el riego, en 79 de los 113 países.

"Ante los tiempos que estamos viviendo, es importante que toda la cadena productiva de alimentos, incluyendo gobiernos, academia e industria privada seamos resilientes para mejorar la forma en que alimentamos al mundo. Nuestra responsabilidad es entender plenamente los riesgos e influencias cambiantes de nuestro medio ambiente. El GFSI nos permite evaluar cómo podemos dedicar mejor nuestros propios recursos y experiencia, para avanzar en la sostenibilidad agrícola y proteger la seguridad de los alimentos, para quienes los producen y los consumen", señala Ana Claudia Cerasoli, presidenta de Corteva Agriscience para la región Meso Andina.

Los sistemas alimentarios hoy más que nunca deben ser resilientes para responder a la nueva realidad. A medida que la pandemia de coronavirus amenaza con duplicar el número de personas hambrientas en todo el mundo y la crisis climática continúa limitando la producción de alimentos; la innovación juega un papel fundamental. Tanto gobierno como empresarios necesitan usar la ciencia y la tecnología para crear nuevas maneras de cultivar, procesar y distribuir que permitan garantizar la seguridad alimentaria.

Así mismo, Cerasoli recalcó el compromiso de Corteva Agriscience con la elaboración y distribución de los insumos necesarios para que los agricultores puedan continuar con la producción de las cosechas que proveerán de alimentos a todos los colombianos en medio de la contingencia.

Con el apoyo a la realización de este estudio mundial, Corteva Agriscience busca poner en el centro de la discusión, los retos que enfrenta la población del planeta para garantizar la disponibilidad de alimentos para las futuras generaciones y trabaja día a día en el desarrollo de soluciones que permitan incrementar la productividad de los cultivos, garantizando un mínimo impacto en el ambiente.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin