Actualidad

Llamado a preservar las abejas para mantener la seguridad alimentaria

Casi el 90 % de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse; asimismo, el 75 % de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización y el 35 % de las tierras agrícolas mundiales.

La reflexión la hace Naciones Unidas a propósito del Día Mundial de las Abejas que se cumplió este 20 de mayo y que sirve para hacer una reflexión sobre el papel de estos animales en la vida diaria.

De acuerdo con Naciones Unidas, las abejas corren el peligro de extinguirse. Las tasas actuales de extinción de especies son de cien a mil veces más altas de lo normal debido a las repercusiones humanas. Casi el 35 % de los polinizadores invertebrados –en particular las abejas y las mariposas–, y alrededor del 17 % de los polinizadores vertebrados –como los murciélagos– están en peligro de extinción a nivel mundial.

Sin embargo, la población de polinizadores –en especial abejas y mariposas– ha disminuido de manera preocupante, debido principalmente a prácticas agrícolas intensivas, cambios en el uso de la tierra, plaguicidas (incluidos los insecticidas neonicotinoides), especies exóticas invasoras, enfermedades, plagas y el cambio climático.

Si esta tendencia continúa, algunos cultivos nutritivos —como frutas, frutos secos y muchas hortalizas— serán sustituidos cada vez más por los cultivos básicos como el arroz, el maíz y la patata, lo que podría desembocar finalmente en una dieta desequilibrada.

Las abejas y la apicultura forestal contribuyen igualmente a mantener los ecosistemas forestales, ya que la polinización ayuda a regenerar los árboles, lo que a su vez contribuye a conservar la biodiversidad forestal.

El objetivo principal de este día es proteger a las abejas y a otros polinizadores para que puedan contribuir de forma significativa a resolver los problemas relacionados con el suministro de alimentos en el mundo y acabar con el hambre en los países en desarrollo.

Los polinizadores no solo contribuyen directamente a la seguridad alimentaria, sino que además son indispensables para conservar la biodiversidad, recuerda Naciones Unidas.

Señala el organismo internacional que la Covid-19 ha tenido repercusiones innegables en el sector apícola, ya que ha afectado la producción, el mercado y, en consecuencia, los medios de vida de los apicultores.

El tema del Día este año se centra en la producción apícola y las buenas prácticas adoptadas por los apicultores de todo el mundo para apoyar sus medios de vida y ofrecer productos de alta calidad.

Según Alan Bojanic, Representante de la FAO en Colombia, "la desaparición de los polinizadores puede significar la pérdida de algunos de los alimentos nutritivos esenciales para una dieta saludable, su ausencia pondría en peligro nuestra alimentación, ya que más del 75 % de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización".

Añadió que "las abejas dependen de la humanidad para proteger su medio ambiente, y nosotros de ellas para polinizar y preservar la biodiversidad. Las prácticas agrícolas sostenibles -y en particular la agroecología-, pueden ayudar a proteger a las abejas al reducir la exposición a los plaguicidas y a diversificar los paisajes agrícolas".

Por su parte el presidente de Asocolflores, Augusto Solano, manifestó que "las alianzas y el trabajo conjunto son la clave para afrontar los desafíos que supone el nuevo contexto mundial y su desarrollo sostenible. Será imposible erradicar el hambre, Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2 de la agenda 2030 y cumplir con las metas de los otros 16, si las abejas desaparecen. Ellas se relacionan directamente con todas las actividades humanas y los diferentes ciclos de la naturaleza. No existe industria o actividad económica que no dependa del medio ambiente y sin abejas este colapsa".

Esta alianza busca también hacer un llamado para que la empresa privada y las organizaciones comprendan la importancia de trabajar unidos por el desarrollo social, económico y medioambiental. "Todos los esfuerzos que realicemos por la sostenibilidad del planeta son pocos en un momento en el que comenzamos a darnos realmente cuenta del gran daño que hemos causado a la naturaleza", dijo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.