Actualidad

Médicos recomiendan que Bogotá regrese a cuarentena total de dos semanas

Sociedades médico científicas y agremiaciones de la salud les pidieron al Presidente Iván Duque y a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, que la capital del país tenga una cuarentena total por dos semanas, ante el incremento de casos de contagio de personas con el Covid-19.

De acuerdo con lo expuesto en la carta, "Dada la magnitud en la cantidad de contagios y decesos por COVID-19 en Bogotá y en el país y la creciente ocupación de camas UCI que ya supera el 87% en el D.C. (al momento de la carta) y advierte un inminente riesgo de desborde, consideramos necesario y oportuno se inicie de inmediato una cuarentena estricta inicial de dos semanas en toda la ciudad, cuyo objetivo central es disminuir con suficiencia la tasa de contagios, y continuar haciendo las adecuaciones locativas del sistema de salud y la consecución y preparación del talento humano necesario, con integración funcional entre el Distrito Capital y el resto del país".

Aseguran que estas dos semanas de cuarentena permitirían llegar a niveles de ocupación por debajo de la línea de alto riesgo, pues está demostrado que el confinamiento estricto y generalizado disminuye significativamente la cantidad de contagios y, con ello, el ingreso de nuevos enfermos críticos, hasta que se llegue nuevamente a un nivel de ocupación de menor riesgo, lo que evitaría el colapso del sistema.

Así mismo, dicen, se deben diversificar los indicadores que permitan tomar este tipo de decisiones en cada región, acorde con su realidad propia y evolución del contagio. En su concepto, los indicadores deben ser: Porcentaje de ocupación de camas UCI; disponibilidad de talento humano para la atención en estos servicios; variación del contagio; disponibilidad suficiente de equipos de salud pública para el control de la pandemia; y, cobertura actual y efectiva de pruebas y oportunidad en la entrega de los resultados, para hacer el diagnóstico real de la situación.

Además, consideran que para hacer posible y equitativo el confinamiento, las medidas de cuarentena estricta y aislamiento social, requieren del respaldo de una política social de renta básica real y efectiva, con garantía de alimentación y servicios públicos básicos, dirigida a la población más pobre y vulnerable cuyo ingreso como trabajadores independientes, informales o de micro y pequeñas empresas, no está garantizado sin la lucha diaria.

A juicio de estas agremiaciones debe corresponder a un salario mínimo mensual vigente (SMMLV), como lo expresa la propuesta que cursa en el Congreso de la República. El Gobierno Nacional y la ciudad de Bogotá cuentan con los recursos destinados en el plan de gastos para estos fines.

El levantamiento de la cuarentena se debe evaluar de manera gradual y controlada, que permita vigilar y hacer cumplir las medidas de bioseguridad y distanciamiento social en el transporte público y espacios de diversa índole que impliquen aglomeraciones humanas, así como contar con los equipos de salud pública para detectar, aislar y controlar nuevos brotes.

También platean que "es imprescindible extremar otras medidas que permitan disminuir efectivamente nuevos contagios para que haya menos personas que requieran Unidades de Cuidados Intensivos".

En tal sentido consideran que se debe asumir de inmediato la rectoría y control de todas las camas UCI y de hospitalización, y todos los servicios de urgencias del sistema de salud de Bogotá, que en su gran mayoría es privado.

Intervención coordinada, continua y efectiva de la Superintendencia Nacional de Salud con acciones de vigilancia, control y sanción sobre las IPS y EAPB (antes EPS), pues es responsabilidad de estas empresas garantizar a sus pacientes el acceso a servicios de salud.

Se debe disponer de una clara, precisa y firme política de salud pública con equipos humanos de atención primaria.

De igual manera, dicen, se recomienda una importante inversión de recursos en salud pública para todo el territorio nacional, con el objeto de conformar equipos de prevención y control de riesgos de salud pública en cada municipio del país, dependientes de las direcciones locales de salud, con 4 personas: epidemiólogo o salubrista, profesional social, tecnólogo en saneamiento y auxiliar de enfermería, a razón promedio de un equipo por cada 10 mil habitantes, dependiendo de la densidad poblacional, con el apoyo de dotación, transporte y laboratorio de respaldo necesarios para una efectiva cobertura de toda la población nacional, así como de las empresas y los establecimientos para lograr la contención efectiva del virus, responder con rapidez y controlar los rebrotes posibles.

"Si bien se requiere para ello una inversión cercana al billón de pesos por año, esto representa apenas un 2 por ciento de lo invertido en atención médica y aseguramiento, recursos que permitirán devolver a la salud pública del país y de cada territorio la capacidad de enfrentar enfermedades epidémicas y endémicas que azotan permanentemente a la población, y controlar diversos riesgos del ambiente que afectan la salud de los colombianos, labor que no corresponde a las instancias hospitalarias ni a las aseguradoras".

Entre los firmantes están la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, la Federación Médica Colombia, el Colegio Médico Colombiano, el Colegio Médico de Bogotá, la Asociación Médica Sindical (Asmedas) y la Asociación Nacional de Internos y Residentes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin