Actualidad

Crece rechazo a la idea de imponer una cuarentena obligatoria total en Bogotá

La ANDI, ProBogotá Región, ANIF, la Cámara de Comercio de Bogotá y Fedesarrollo han activado un grupo técnico permanente que analizará y emitirá recomendaciones sobre la atención de la crisis provocada por el Covid 19 y las estrategias para la superación de esta.

El Observatorio para el Seguimiento de la Atención de la Emergencia y Reactivación Económica de Bogotá, compuesto por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), el Centro de Estudios Económicos de ANIF, la Cámara de Comercio de Bogotá, Fedesarrollo y ProBogotá Región, presentaron su Boletín No. 1 con el monitoreo de los 10 ejes de análisis y cuatro bloques de recomendaciones en política pública por ejes temáticos.

El documento incluye consideraciones como:

Dar continuidad a la estrategia de cuarentenas estrictas por localidad adoptada mediante el Decreto 169 de 2020 de la Alcaldía de Bogotá.

Evaluar los efectos generados en las instituciones Prestadoras de Servicios de Salud.

Permitir la actividad económica de los sectores productivos habilitados en el proceso gradual de reactivación económica y consolidar la estrategia de cultura ciudadana y del cuidado.

El sector productivo de la ciudad ha cumplido a cabalidad con todas las normas y requerimientos establecidos por el Ministerio de Salud y el Gobierno Distrital para la implementación de protocolos de bioseguridad, registro de empresas y reporte de planes de movilidad segura de cada uno de sus empleados. Así mismo, se han ajustado para poder operar en las franjas horarias establecidas por el Distrito y han promovido ampliamente medios alternativos al transporte público. Esto ha permitido proteger el empleo formal en la ciudad y el bienestar de dicha población. En ese sentido, se recomienda: Continuar con la habilitación de la actividad productiva de los sectores formales de la economía que han cumplido los parámetros establecidos por la normatividad expedida en el marco de la presente emergencia. Avanzar con la estrategia de cultura ciudadana para cerrar la brecha entre la normal social y las nuevas normas de comportamiento.

Contar con cuarentenas parciales y diferenciadas disminuye los riesgos de debilitamiento de la capacidad de seguridad, convivencia y control de la fuerza pública.

Implementar un aislamiento obligatorio generalizado en toda la ciudad de Bogotá implicaría imponer mayor presión a la fuerza pública dispuesta para la protección de la misma. Esta situación tendría efectos negativos como: i) un aumento de la vulnerabilidad de los dispositivos de seguridad y convivencia de la ciudad, por cuenta de la multiplicación de tareas no ordinarias para el personal, ii) aumento de riesgos de contagio y iii) el aumento del riesgo de desórdenes ciudadanos al no tener la sufi¬ciente capacidad de cobertura. Por su parte, continuar con lo dispuesto en el Decreto 169 de 2020, norma que establece una estrategia de cierre por localidades permite: Proteger la capacidad de seguridad, convivencia y control de la fuerza pública en la ciudad, para garantizar la prestación ininterrumpida del servicio y brindar un apoyo efectivo para la aplicación de la estrategia de control de la pandemia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin