Actualidad

Colombia entre países con mayor penetración de la movilidad eléctrica en Latinoamérica

  • La movilidad eléctrica no solo promete grandes beneficios ambientales para Latinoamérica, sino que también representa oportunidades de negocio interesantes para una multitud de actores.
  • En Colombia actualmente el costo total para el consumidor de un vehículo eléctrico, incluyendo sus gastos de operación, todavía excede en más de un 50% al costo de su vehículo equivalente de combustión interna
Estas son las tendencias en América Latina sobre las ventas de vehículos eléctricos e híbridos.

Si bien Brasil será el país de Latinoamérica con mayor número de vehículos eléctricos en términos absolutos superando el millón de unidades para el 2030, Chile, Colombia y Uruguay tendrían las tasas de penetración más elevadas con niveles sobre 1.6%.

Además, de acuerdo con un estudio de la consultora internacional Arthur D. Little presentado en e-mobility talks, evento convocado por el Consejo Mundial de Energía Colombia y el Clúster de Energía Eléctrica de Bogotá, "Colombia ha tomado la delantera en este segmento con 830 buses eléctricos ya comprados y una ambiciosa meta de 100% de electrificación para el 2035".

No obstante, el informe advierte que el país solo alcanzaría un total de 190 mil vehículos para el 2030 (cifra muy por debajo de la última meta oficial de 600 mil vehículos eléctricos para ese año).

"Esto se debe en gran medida a los impactos negativos de la crisis del COVID-19 que retrasarán las metas de crecimiento de la movilidad eléctrica en el país", explicó Rodolfo Guzmán, responsable de Arthur D. Little para Latinoamérica y del estudio.

Otro aspecto en el que llama la atención el experto es que en el segmento de vehículos particulares, el sobrecosto de los vehículos eléctricos y la limitada infraestructura pública para recarga eléctrica constituyen las principales barreras para el crecimiento en la región.

"En Colombia actualmente el costo total para el consumidor de un vehículo eléctrico, incluyendo sus gastos de operación, todavía excede en más de un 50% al costo de su vehículo equivalente de combustión interna, a pesar de los incentivos impositivos que se han otorgado. Sin embargo, se espera que esta ecuación comience a emparejarse hacia el 2030 debido a las reducciones en los costos de las baterías eléctricas".

Movilidad eléctrica transforma

Por su parte, el presidente del Consejo Mundial de Energía Colombia (WEC por su sigla en inglés), José Antonio Vargas, sostuvo que la movilidad eléctrica es fundamental en la transformación energética actual, siendo un factor que opera transversalmente en los 4 ejes de la transición energética definidos por el WEC: Descarbonización, descentralización, digitalización y demanda.

Agregó que trae desarrollos como nuevos modelos de negocio, vehículos más sofisticados y eficientes, estaciones de carga en los hogares, aplicaciones móviles que permiten la venta de energía de personas naturales para vehículos con un clic, dando un mayor poder de participación a los usuarios y amplificando el acceso a la movilidad eléctrica.

Por otro lado, aseguró Vargas, los vehículos eléctricos son considerados un alivio para el sistema, puesto que pueden cumplir funciones de almacenamiento de energía, solucionando una de las mayores problemáticas de las energías renovables intermitentes, y por lo tanto convirtiéndose en un complemento ideal a estas.

"Igualmente, la movilidad eléctrica juega un papel clave en temas de medio ambiente. Como lo ha mencionado el gobierno colombiano en varias ocasiones, las fuentes móviles aportan el 80% de partículas al aire, y el 20% restante se atribuye a las fuentes fijas", subrayó.

Y concluyó que "los vehículos se convierten en un punto esencial para la descarbonización del sector, entonces si combinamos las energías renovables y la movilidad eléctrica, tendremos un enorme aporte, no solo para el medio ambiente, sino también para la salud publica en nuestro país".

Tendencias que se mueven

Otros datos de interés sobre movilidad eléctrica que presentó la consultora Arthur D. Little son los siguientes:

A nivel global la participación de mercado de los vehículos eléctricos es del orden del 2.6% y su penetración en el parque vehicular global es de tan solo un 1 % con un stock de 7.2 millones de vehículos eléctricos en el 2019.

Latinoamérica está muy rezagada con respecto al resto del mundo con un stock de apenas unos cien mil vehículos eléctricos.

En la próxima década la movilidad eléctrica se va a acelerar significativamente en el mundo debido principalmente a los avances en las tecnologías de baterías que permitirán reducir costos e incrementar el rango de operación.

Se espera que la penetración de vehículos eléctricos en el parque global se ubique en un rango de entre el 7% y 12% para el año 2030, con una participación en las ventas superior al 20% para ese año.

Según el escenario base de Arthur D. Little en Latinoamérica los avances serán más modestos con una penetración de escasamente un 1.1% para el 2030.

Latinoamérica enfrenta desafíos significativos para que la movilidad eléctrica pueda despegar, pero existen grandes oportunidades sobre todo en el segmento de buses eléctricos para el transporte público.

La movilidad eléctrica no solo promete grandes beneficios ambientales para Latinoamérica, sino que también representa oportunidades de negocio interesantes para una multitud de actores.

Los avances dependerán en gran medida de la efectividad de las políticas públicas y de la correcta aplicación de incentivos para dinamizar a este sector.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin