Actualidad

Disminuye el porcentaje de consumidores que está retrasando compras importantes

El porcentaje de consumidores que están retrasando compras importantes, para mitigar el impacto económico negativo impacto del COVID-19 y en línea con la incertidumbre actual, disminuyó ligeramente en relación con los meses anteriores, según un nuevo informe de Transunión.

El trabajo señala que en particular, en septiembre, el 52% de todos los encuestados dicen estar posponiendo vacaciones (en comparación con el 56% en agosto), el 45% indican que están retrasando los gastos de mejoras del hogar y el 27% están retrasando los gastos en educación (menor al 50% y 35%, respectivamente, en agosto). Además, todavía hay un porcentaje significativo de consumidores que dijeron que estaban retrasando la compra de una casa (26%) y un automóvil (20%).

Al mismo tiempo, algunos consumidores indican que están considerando la posibilidad de realizar ciertos gastos en los próximos tres meses. El 42% de los consumidores dicen que podrían realizar gastos de mejoras en el hogar, mientras que el 34% de los consumidores indican que es probable que salgan a cenar y/o gasten en entretenimiento y el 31% señala que programarían salir de vacaciones en el país.

Los Baby Boomers y los Millennials son los que más están retrasando sus planes de vacaciones. Entre tanto, los Baby Boomers y la Generación X son los que más están posponiendo gastos en mejoras del hogar.

Sin embargo, el impacto financiero sigue siendo significativo.

La preocupación de los consumidores afectados por la capacidad de pago de sus obligaciones financieras sigue siendo alta (92%), y el 35% de esos consumidores espera tener un déficit en un mes.

La preocupación por la capacidad de pago en el futuro disminuyó en relación con el mes anterior, con el 25% de los consumidores impactados esperando poder pagar sus obligaciones durante más de tres meses, frente al 20% en la encuesta del mes pasado.

Las tarjetas de crédito y los créditos personales son las obligaciones que con mayor frecuencia indican los consumidores que no podrán pagar (38% y 37%, respectivamente).

Después de varios meses de disminuciones, el monto promedio en el que los encuestados esperan quedarse cortos al momento de pagar sus obligaciones aumentó en septiembre con relación al mes de agosto pasando de $793.054 a $890.689 (un aumento de casi $100.000 frente al mes anterior).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin