Actualidad

En alza ingresos tributarios de Cúcuta pese a emergencia por covid-19

  • Sin embargo, Fitch Ratings Colombia (FRC) afirmó las calificaciones en escala nacional de largo y corto plazo de Cúcuta en A+ y F1, respectivamente.
Pese al embate conjunto de la migración venezolana y la pandemia, Cúcuta avanza en sus finanzas públicas.

En medio de las dificultades de desempleo y situación social que genera la migración, los habitantes y empresas de Cúcuta, principal zona limítrofe con Venezuela, son buenas pagas de impuestos en plena pandemia de coronavirus.

Esa sí como al cierre del tercer trimestre hubo un crecimiento en el recaudo ligeramente superior al de igual periodo del 2019, reveló la Alcaldía, sin señalar la cifra.

La administración de la ciudad agregó que se debe a un buen control de los gastos operativos y a que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) la acaba de habilitar como gestor catastral.

Ello le permitirá en el mediano plazo fortalecer la generación de ingresos tributarios y mantener de forma permanente las bases catastrales.

No obstante, la administración seguirá sujeta a la capacidad de pago de los contribuyentes, en medio de un ambiente económico adverso, según conceptuó la calificadora Fitch Ratings Colombia.

Entre el 2015 y el 2019 la estructura de los ingresos tributarios se compuso principalmente del impuesto predial unificado (IPU) y del impuesto industria y comercio (ICA), cuyas tendencias de crecimiento han sido superiores al 10%, gracias a las actualizaciones de bases prediales, gestión de cartera y cambios en el estatuto impositivo.

Cúcuta también tiene capacidad legal para aumentar las tarifas de los impuestos principales, que representan aproximadamente 80% del recaudo tributario.

Además, las tarifas de IPU e ICA están alejadas de los límites legales en Colombia para la mayoría de los predios y de las actividades económicas.

Entorno y capacidad

No obstante, Fitch opina que, en el entorno internacional, la capacidad de los contribuyentes de asumir un incremento de las tarifas es limitada, dado el nivel relativamente bajo de ingresos per cápita del país.

A lo anterior, se suman las particularidades de un mercado laboral mayormente informal.

El saldo de deuda de Cúcuta está denominado en moneda local, con tasa de interés indexada más un diferencial, lo cual refleja un apetito de riesgo bajo.

Tanto así que al cierre de 2019, el saldo de las obligaciones directas sumó $146.000 millones.

Además, en los primeros meses de 2020 el municipio renegoció las condiciones de la deuda, obteniendo períodos de gracia a capital e interés.

No obstante, tiene pretensiones de deuda, por $65.000 millones, adicionales para la financiación de la implementación y operación del catastro multipropósito y desarrollar proyectos de infraestructura destinados a la reactivación económica.

Además, el indicador de sostenibilidad bajo la ley 358 de 1998 no superaría el 74%, mientras que el de solvencia sería inferior al 10%.

Se señala también que un impacto prolongado que resulte de las medidas de contención de la pandemia por coronavirus y una recuperación económica más lenta que perdure hasta el 2025, podrían presionar los recaudos impositivos de Cúcuta.

Por ello, un supuesto clave de la agencia calificadora es que en el largo plazo el crecimiento real del recaudo de impuestos, tasas, multas y otros ingresos operativos sea similar al producto interno bruto (PIB) nacional.

Prevén caídas en el ICA

Sin embargo, habría una caída temporal del ICA cercana al 10%, al finalizar el 2020, y del 25% en el 2021, seguida de una recuperación completa para el 2022.

Adicionalmente, se presentaría este año en Cúcuta una disminución en IPU y otros impuestos del 10%, con una recuperación completa en el 2021.

Por tanto, si el municipio presenta dificultades para reducir proactivamente el gasto o compensar los cada vez más débiles recaudos con mayores transferencias de órganos superiores de gobierno, habría una percepción mayor de riesgo por parte de los acreedores.

Se mantiene calificación

Sin embargo, Fitch Ratings Colombia (FRC) afirmó las calificaciones en escala nacional de largo y corto plazo de Cúcuta en A+ y F1, respectivamente.

La perspectiva de la calificación de largo plazo la mantuvo Negativa, como consecuencia, precisamente, de la contingencia derivada del coronavirus.

San José de Cúcuta

Este municipio está ubicado en la frontera con Venezuela, por lo que su condición y actividad económica se ve influenciada fuertemente por las dinámicas económicas y sociales del país vecino.

Aunque su mercado laboral siempre se ha caracterizado por tener niveles de desempleo e informalidad más altos que los promedios nacionales, la situación se agudizó en los últimos años debido al flujo masivo de migrantes venezolanos, que incrementan la población económicamente activa sin que exista una creación suficiente de puestos, a pesar del aumento de la demanda de bienes y servicios agregada.

La población, de acuerdo con los datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), fue cercana a 700 mil habitantes en el 2018.

Con información del municipio de San José de Cúcuta y Fitch Ratings Colombia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin