Actualidad

El envejecimiento de la población, un tema de interés para la seguridad social

Este miércoles se dio inicio al primer foro virtual de Asofondos, "Entendiendo el Futuro", donde el presidente del gremio, Santiago Montenegro, aseguró que dejará importantes elementos de análisis sobre factores de fondo que deben estar en el centro de la discusión en torno a medidas que impactarán, sobre todo, el futuro de los actuales trabajadores.

"En este foro queremos concentrarnos en los problemas más estructurales como factores que determinan los sistemas pensionales, muy importante analizar la relación entre trabajadores activos y adultos mayores".

Por ello, el envejecimiento de la población fue el tema de apertura de este foro, a cargo del profesor Stein Emile Vollset, experto en demografía, quien abordó las proyecciones de su investigación más reciente en la que pronosticó el declive en la población mundial a la vuelta de 80 años.

Ante el panorama actual, el experto advirtió que "este año nos hemos dado cuenta que es muy difícil predecir el futuro, aunque es poco probable que el COVID afecte los pronósticos de la población". De acuerdo con sus análisis, para fin de siglo el 92,3% de los países tendrán una tasa de fertilidad inferior a la tasa necesaria para mantener la población estable. "En perspectiva hacia 1950 tan sólo el 2,6% de los países estaban por debajo de la tasa de fertilidad de reemplazo", precisó Vollset.

Asimismo, explicó que la expectativa de vida seguirá aumentando, es decir, la gente vivirá más años y señalo que "esto se traduciría en cambios fuertes en la pirámide poblacional. A final del siglo vamos a tener una proporción mayor de 65 años más grande que la población menor de 20 años".

En particular, para Colombia, el experto reveló que en 1950 había 10 personas en edad de trabajar por cada adulto mayor, y que este año dicha relación se redujo a 5,8 y proyectó que "en 2100 solo habrá 1,1 personas en edad de trabajar por cada adulto mayor de 65 años".

El profesor Vollset aseguró que la población en 1950 era de 2,6 miles de millones (mm) y hoy es de 7,9 mm, pero hacia 2050 se prevé que la población llegará a 10 mm, pero hacia final decrecerá por primera vez ubicándose en 8,8 mm. Elementos esenciales para pensar el futuro del mercado laboral, y de la economía.

Los cambios demográficos que experimentará el mundo en las próximas décadas traen varios retos para los países en materia de seguridad social. En particular, ante el envejecimiento de la población es necesario diseñar sistemas pensionales que garanticen la cobertura de un número creciente de adultos mayores y que sean viables en términos fiscales.

Otro de los factores de mayor relevancia abordado en la primera sesión de hoy en el foro virtual "Pensando el Futuro" es el de mercado de trabajo. En este escenario, la experta Veerle Miranda, economista Senior de la OCDE planteó su visión sobre el estado del mercado laboral bajo la coyuntura COVID-19, de la que dijo ha tenido un impacto diez veces mayor que la crisis de 2008 y de hecho resaltó que "por cuenta del COVID, lo ganado en empleo en la última década se ha perdido en un trimestre".

La experta explicó que durante la pandemia se han visto diferencias en las tasas de desempleo en los países de la OCDE debido a los esquemas utilizados para retener el empleo, entre los que se resaltan alivios para las empresas y la garantía de ingresos para los hogares. Sin embargo, Miranda advirtió que pese a dichos programas "la demanda laboral cayó fuertemente, como se ha observado por ejemplo en los países OECD, incluso luego de la reapertura de las economías".

Aseguró que los mayores afectados han sido los segmentos de población más pobres por cuenta de las cuarentenas, asimismo los jóvenes y las mujeres. En particular, para el de Colombia, la economista aseguró que ha sido uno de los países más afectados por la dentro OCDE, "más del 60% de trabajadores son informales y se encuentran excluidos de los esquemas de seguridad social y, por ende, tiene un mayor riesgo de caer en la pobreza", advirtió.

Según sus estimativos, se espera que, para finales de 2021, la caída total de empleo entre los países miembros de la OECD será de 25 millones, por ello, la economista planteó la necesidad de "reconstruir los mercados laborales, crear más empleo, aumentar la capacidad de los servicios públicos de empleo, tener políticas más inclusivas en materia de protección social, reducir los beneficios tributarios, y tener sistemas de entrenamiento para los jóvenes".

De otra parte, el experto Sebastián Nieto Parra, jefe para América Latina y el Caribe OCDE, destacó que en medio de la crisis por la pandemia, se ha visto un incremento en el comercio digital como aspecto positivo pero alertó que "en el campo laboral, la OCDE encontró que en América Latina más del 20% de los puestos de trabajo tiene un riesgo de automatización" por lo cual planeó la importancia de desarrollar las competencias necesarias para que los trabajadores se puedan insertar en la economía digital.

En particular, el economista resaltó que es fundamental generar las competencias en los trabajadores para que puedan volver al mundo laboral y eso pasa por "fomentar competencias TIC, incluidos adultos mayores e infantes desde la fase de educación básica". Por último, se hizo énfasis en la necesidad de mejorar la estructura tributaria de América Latina, para fomentar la creación de empresa y así mismo e mayor empleo formal

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin