Actualidad

México establece plazo hasta 2024 para eliminar el uso del glifosato

  • Bayer, propietaria de los derechos de Roundup tras la adquisición de Monsanto en 2018, rechaza categóricamente las acusaciones y asegura que no existe evidencia suficiente que indique que el pesticida produce cáncer.
Aunque el presidente López Obrador ha sido partidario de eliminar su uso, solo dos años de iniciado su gobierno abre el camino para eliminar el glifosato.

El Ministerio de Agricultura en México fijó la ruta para eliminar en 2024 el uso de glifosato, un pesticida clasificado por la Organización Mundial de la Salud como "posiblemente cancerígeno para humanos".

De acuerdo con información publicada en el portal Yahoo Finanzas y citada por la agencia AP, el Ministerio de Agricultura mexicano publicó una serie de reglas para eliminar gradualmente el uso de glifosato, conocido comercialmente como Roundup, en un plazo no mayor a tres años.

"Hasta el 31 de enero de 2024 se establece un periodo de transición para lograr la sustitución total del glifosato", señala la propuesta de la oficina gubernamental.

La eliminación del glifosato de los cultivos mexicanos ubicarían al país en el mismo camino de la Unión Europa, donde el pesticida no podrá usarse más allá de 2023.

La propuesta fue recibida con beneplácito por organizaciones ambientalistas y de productores orgánicos. Sin embargo, muchos otros productores criticaron la medida, pues aseguran su producción depende del glifosato.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se opone desde hace varios años al uso de glifosato.

Es hasta dos años de iniciado su gobierno que el Ministerio de Agricultura allana el camino para llevar a cabo la prohibición del glifosato, que ambientalistas señalan es causante de la extinción de millones de insectos, entre ellos las abejas, claves en la producción de alimentos.

El pesticida también es acusado de provocar cáncer en miles de personas.

Bayer, propietaria de los derechos de Roundup tras la adquisición de Monsanto en 2018, rechaza categóricamente las acusaciones y asegura que no existe evidencia suficiente que indique que el pesticida produce cáncer.

Sin embargo, en 2018, una jueza de San Francisco falló a favor de Dewayne Johnson, un jardinero que desarrolló linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que surge en los linfocitos, tras años utilizando Roundup.

En su fallo, la jueza Suzanne Ramos Bolanos afirmó que Monsanto había actuado con malicia y de manera represiva, por lo que ordenó a Monsanto el pago de $289 millones de dólares por concepto de reparación del daño.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin