Actualidad

92 mil toneladas de carga se movilizaron por los corredores férreos en 2020

Los corredores multimodales Bogotá – Belencito y La Dorada – Chiriguaná mostraron un crecimiento sin precedentes en términos de movilización de productos. Las cifras así lo indican, ya que en los dos años de Gobierno se han transportado más de 198.000 toneladas de carga diferente al carbón en operaciones de importación, exportación y distribución a nivel nacional.

Este hito en la movilización de carga se da producto del trabajo articulado entre la Agencia Nacional de Infraestructura-ANI y el actual contratista de los corredores férreos.

"El trabajo articulado entre las diferentes entidades del sector transporte empieza a dar sus buenos resultados. Así lo demuestra el crecimiento que ha tenido el transporte de carga a través del tren, que además de garantizar menos costos logísticos fortalece el multimodalismo. De esta manera, seguimos ofreciendo más alternativas a los generadores de carga para el transporte eficiente, económico y seguro de sus productos", explicó Ángela María Orozco, Ministra de Transporte.

CORREDOR FÉRREO LA DORADA - CHIRIGUANÁ

Por el corredor férreo La Dorada – Chiriguaná, a través de sus 560 km de red férrea, se conecta el centro del país con los puertos del Caribe. Por allí, se movilizaron más de 41 mil toneladas en 2020, lo que equivale al 75% del total de la meta anual establecida, la cual estaba en 55.000 toneladas.

De hecho, pese a la pandemia por Covid-19, los servicios por este corredor fueron regulares y se logró un incremento en la movilización de contenedores tanto en importación como de exportación, el cual ha sido todo un hito, ya que se pasó de movilizar 567 contenedores en 2019 a movilizar 3.641 en 2020, lo que representa un incremento del 542%, considerando que por este corredor no se transportaba carga comercial desde hace más de 30 años.

Esto ha tenido un impacto directo en el incremento de generadores de carga entre 2019 y 2020. Mientras que, en agosto de 2019, se contaba con siete generadores, en agosto de 2020, se registraron 25 operadores, que le apostaron por cambiar su logística de transporte, principalmente, por el ahorro y la optimización del costo logístico.

Precisamente, se tiene que los beneficios han estado entre el 5% y 10% de ahorro en los costos de la operación logística, convirtiéndose en un corredor clave para reactivar la economía del país, mostrando flexibilidad, capacidad de respuesta y con operaciones competitivas.

Por esta ruta se han movilizado cargas diferentes al carbón. Por ejemplo: acero, materia prima para la fabricación de papel, cerámica y envases, insumos químicos, productos terminados de plástico y cerámica, de consumo masivo como papel higiénico, café y aguacate hass.

Como hitos importantes, durante este periodo de Gobierno, sobresale que se logró en agosto la movilización del primer tren con carga compensada, tanto de importación como de exportación, utilizando su máxima capacidad, esto con una longitud de 700 metros, por el corredor que conecta a La Dorada con el puerto de Santa Marta (ruta denominada Dorasam).

Justamente, la operación que conecta a La Dorada con el Puerto de Santa Marta ha aportado al total de la meta del corredor La Dorada – Chiriguaná, el 54% de la carga movilizada durante el año 2020.

Al inicio de este ejercicio, de reactivación del modo férreo, varios generadores de carga le notificaron a la ANI la importancia de contar con espacio virtual donde se pudiera obtener información sobre la disponibilidad de viajes de carga comercial por lo corredores férreos activos.

En ese sentido, vale la pena destacar que, en el último trimestre del año 2020, la Agencia lanzó un aplicativo, en un esfuerzo coordinado con la Universidad Nacional de Colombia. Allí, los usuarios actuales o potenciales están informados sobre los viajes programados, costos y plataformas disponibles para el transporte de su carga por el modo férreo. Este aplicativo, en su fase inicial, está diseñado con el servicio que conecta Santa Marta con La Dorada.

CORREDOR FÉRREO BOGOTÁ – BELENCITO

Este corredor, a través de sus 308 km, establece una conexión entre los departamentos de Boyacá y Cundinamarca con el interior del país.

En 2020, el corredor logró transportar más de 50 mil toneladas de carga, principalmente, cemento, con un 93%, seguido por productos de acero (palanquilla y alambrón).

La carga transportada, a pesar de la pandemia presentada, logró un cumplimiento del casi 100% frente a lo establecido para el 2020, demostrando la cantidad de carga que puede ser movida en esta vía férrea.

A partir de la reactivación del modo férreo, se han movilizado más de 109 mil toneladas en este corredor, con una frecuencia regular de tres servicios por semana y un tiempo efectivo de 14 horas en el servicio, desde el centro de producción hasta el punto de distribución. Esto ha generado muchas ventajas, entre ellas: mayor volumen de carga transportada en un solo viaje, seguridad en la carga y menor congestión para el desplazamiento dentro de la ciudad de Bogotá.

De esta manera, a lo largo del año 2020, la Agencia Nacional de Infraestructura, a través de la gestión del equipo férreo de la Vicepresidencia Ejecutiva de la Entidad, se ha encargado de demostrar que el tren es un medio de transporte fundamental, el cual requiere de una sincronización con los demás modos de transporte para una operación competitiva y eficiente en la cadena logística de las empresas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.