Actualidad

Colombia, entre los peores lugares del mundo en la era del covid, según Bloomberg

Colombia se encuentra en el antepenúltimo puesto del ranking de países que peor abordarían la crisis generada por el Covid, según el índice de Bloomberg, al registrar un pobre puntaje de 38.2.

El país registra una mortalidad elevada, con 1.002 colombianos por millón; una positividad alta, que presenta una tasa de 28,8% (la tercera más alta del ranking); y una baja cobertura con vacunas, del 33% de la población.

"Sudáfrica, Colombia y la República Checa caen entre los cinco últimos a medida que aumentan los casos y las restricciones más estrictas reducen la movilidad de las personas. Una nueva cepa de virus está provocando un aumento de las infecciones en Sudáfrica, y crece la incertidumbre sobre si las vacunas pueden proteger completamente contra nuevas variantes", explicó la agencia, una de las desmejoras más considerables.

Colombia mantiene en ceros el número de vacunados, junto con Sudáfrica, Nigeria, Egipto, Pakistán, Irán, Perú, Bangladesh, Filipinas, Irak, Malasia, Tailandia, Corea del Sur, Vietnam, Hong Kong, Japón, China, Taiwán y Nueva Zelanda. La diferencia entre dichos países y el territorio colombiano es unos mejores registros de resiliencia, menor mortalidad y menos pruebas positivas, con excepción de Sudáfrica.

Las economías avanzadas como Estados Unidos y Reino Unido, clasificadas según varias medidas anteriores a 2020 como las más preparadas para una pandemia, se han visto repetidamente abrumadas por los casos y enfrentan un regreso a costosos cierres.

El Ranking de Resiliencia al Covid clasifica economías de más de US$200.000 millones en diez métricas clave: desde el crecimiento de los casos de virus hasta la tasa de mortalidad general, las capacidades de prueba y los acuerdos de suministro de vacunas que los lugares han forjado.

También se tiene en cuenta la capacidad del sistema de salud local, el impacto de las restricciones relacionadas con el coronavirus, como los bloqueos económicos, y la libertad de circulación de los ciudadanos.

Nueva Zelanda encabeza el Ranking al 23 de noviembre, gracias a una acción rápida y decisiva. La pequeña nación insular comenzó a tomar medidas el 26 de marzo antes de que ocurriera una sola muerte relacionada con el covid-19, cerrando sus fronteras a pesar de la gran dependencia de la economía del turismo.

En segundo lugar está Japón, que trazó un camino diferente. Carece de medios legales para hacer cumplir un confinamiento, pero otros puntos fuertes surgieron rápidamente.

Los altos niveles de confianza social y cumplimiento significaron que los ciudadanos usaran tapabocas de manera proactiva y evitaran los lugares concurridos.

Aunque ahora está viendo un aumento récord en las infecciones a medida que se acerca el invierno, la nación de más de 120 millones de habitantes tiene solo 331 casos graves de covid-19 en la actualidad; Francia, con una población de la mitad del tamaño, tiene casi 5.000 pacientes con virus en cuidados intensivos.

Muchos en el "top 10" fueron pioneros y modelaron lo que ha surgido como las estrategias más efectivas para luchar contra covid-19. El control fronterizo ha sido un elemento clave, comenzando con el cordón sanitario original de China alrededor de la provincia de Hubei, que en gran medida protegió al resto del país de la infección.

América Latina, la región más devastada por la pandemia ocupa la mitad inferior del Ranking, con México en el último lugar. La última tasa de pruebas positivas disponible en el país es de un enorme 62%, lo que sugiere que la infección no detectada está muy extendida.

Brasil, con el tercer brote más grande del mundo después de India, ocupa el puesto 37. Al igual que Trump, el presidente brsileño, Jair Bolsonaro, y el mexicano, Andrés Manuel López Obrador, han minimizado repetidamente la amenaza del coronavirus.

Este enfoque de liderazgo "arrogante", sumado a la falta de redes de seguridad social y sistemas de salud pública sólidos, ha empeorado la crisis, menciona Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano del Centro de Estudios Wilson Center de Washington DC.

América Latina es la región más urbanizada del mundo, y gran parte de la población vive en condiciones de hacinamiento donde el distanciamiento social es difícil. La alta proporción de personas que dependen del trabajo informal y los salarios diarios significa que pocos están dispuestos a quedarse en casa.

"Las grandes disparidades entre la atención médica pública y privada han alcanzado a la región, al igual que otras formas de desigualdad, incluida la educación", declaró Arnson.

La mayoría de los países de América Latina no podrán volver a los niveles de crecimiento prepandémicos hasta 2023, y el ingreso per cápita no se recuperará hasta 2025, más tarde que en cualquier otro lugar, destacó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin