Actualidad

Usuarios crónicos, negativos para covid 19 pero positivos para enfermedades mortales

Mientras avanza la implementación del Plan Nacional de Vacunación contra COVID 19, con el propósito de reducir el número de contagios, y por lo tanto de defunciones; contrario a eso, se incrementarían los índices de mortalidad, como consecuencia de la interrupción en tratamientos y atenciones, en medio de la pandemia, para pacientes con comorbilidades graves, principalmente enfermedades hipertensivas, diabetes mellitus (DM), patologías isquémicas del corazón y cáncer.

Precisamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que, de 155 países, en los que hizo un sondeo, incluido Colombia, el 53 % interrumpió parcial o totalmente los programas de atención para usuarios hipertensos y con DM. Así mismo, el seguimiento oncológico para pacientes con cáncer se ha visto afectado en un 42 % y en un 31 % para el caso de emergencias de tipo cardiovascular.

Según el más reciente informe demográfico publicado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), entre enero y octubre del 2020 se presentaron 238.209 defunciones por causa natural, el 56.8 % fueron hombres y el 43.1 %, restante, mujeres. De esa cifra, sorprende el número de fallecimientos no necesariamente como consecuencia del COVID 19. Con respecto a enfermedades isquémicas del corazón, 19.347 hombres y 15.470 mujeres fallecieron; por complicaciones de tipo cerebrovascular, también 5.931 hombres y 6.385 mujeres perdieron la vida. Así mismo, por hipertensión hubo un reporte de 4.018 y 4.288 defunciones respectivamente para cada uno de los grupos mencionados.

"La población con comorbilidad está en mayor riesgo de mortalidad cuando no hay continuidad en los tratamientos y mucho menos un seguimiento médico especializado. Las alertas rojas decretadas, el miedo al contagio por covid 19, entre otras razones, podría haber contribuido a que muchas personas, con enfermedades crónicas, se hayan agravado o, en el peor de los casos, fallecido", aseguró Édgar Marroquín, Gerente de Gestión del riesgo en Salud de Medimás EPS.

Comparando el tercer trimestre del 2020 (julio, agosto y septiembre), con el del 2019, revela el DANE que hubo un incremento del 52.1 % en defunciones, principalmente por motivos de la pandemia, lo que equivale a 88.854 registros. De todas maneras, sin tener en cuenta las muertes por COVID 19 que para esos tres meses sumaron 22.528, el índice de mortalidad se habría situado en 66.326 fallecimientos por causa natural; es decir, un poco más del doble de muertes reportadas para el mismo periodo del año anterior, que para eso entonces la cifra fue de 30.418. En conclusión, aún sin pandemia, se duplicó el número de muertes en Colombia.

Por ejemplo, mientras que en el 2019 murieron 8.927 personas por complicaciones del corazón, en el 2020 la cifra ascendió a 12.006. En 2019 fallecieron 2.167 colombianos por enfermedades hipertensivas, en el 2020, fueron 2.758, es decir, 591 personas más. Sobre diabetes mellitus, el año pasado murieron 903 personas más por esta causa y, en el caso de las mujeres, llama la atención que 884 perdieron su vida por tumor maligno de mamá, lo que corresponde a 63 mujeres más que en el 2019.

La interrupción en los tratamientos, para pacientes con cáncer, podría afectar la adherencia lograda y, por supuesto, poner en riesgo la vida de los usuarios. Justamente, científicos en Reino Unido concluyeron que, por el aislamiento y las medidas restrictivas, en el 2021 habría un aumento del 20 % en la mortalidad por cáncer debido a los retrasos en diagnósticos, intervenciones y demoras en la atención.

Para el caso colombiano, según la Liga Colombiana contra el Cáncer, durante el 2020 se presentaron 113.200 nuevos casos de cáncer y, paralelo a eso, teniendo en cuenta la plataforma Mipres del Ministerio de Salud y Protección Social, hubo una reducción del 70 % en la prescripción de órdenes para oncología, así como también en citologías vaginales, en comparación con el año 2019.

Con respecto a las citologías, el panorama es preocupante aún teniendo en cuenta que el cáncer de cuello uterino o de cérvix es uno de los más frecuentes entre la población femenina, "no es justo que, según la Cuenta de Alto Costo, en Colombia se nos hayan muerto alrededor de 400 mujeres, entre el 2007 y el 2017, es decir, un promedio de 40 defunciones al año por una enfermedad que es prevenible" aseguró el Dr. Jairo Bonilla, ginecólogo y presidente de la Asociación Colombiana de Colposcopistas.

El Dr. Bonilla, también gerente de Colpolatina, una IPS que le presta servicios a Medimás EPS, añade que solo el 60 % de las mujeres con resultado anormal o precanceroso en sus citologías, logran tener atención oportuna por medio de una colposcopia, "un examen en el que observamos la anomalía e inmediatamente intervenimos para eliminar cualquier posibilidad de desarrollo de la enfermedad en el cuello uterino de las mujeres. Por eso este es el examen más importante cuando se reporta una evaluación citológica que requiere atención a tiempo", agrega Bonilla.

Precisamente, en articulación con Colpolatina, y a través de Es Real, el programa de responsabilidad social de Medimás EPS, el año anterior se practicaron 2.331 colposcopias, 1.737 en el régimen contributivo y 594, en el subsidiado. Así mismo, fueron practicadas 292.758 citologías, de las cuales 204.102 corresponden al régimen contributivo y 88.656 al subsidiado.

"Hay un innumerable número de factores que entorpecen la ruta de atención y dilatan el tratamiento de una paciente con cárcer de cérvix, por eso, desde Medimás EPS priorizamos la intervención con Colpolatina logrando que, en tiempos de pandemia, en donde la atención está focalizada principalmente en el COVID 19, se evite la incidencia y letalidad en este tipo de cáncer", concluyó Marroquín, gerente de gestión del riesgo en salud para Medimás EPS.

Para otras patologías, no solamente cáncer de cérvix, desde Medimás EPS, durante los meses de confinamiento, se brindaron distintas alternativas, recurriendo a la teleconsulta y las atenciones brindadas a domicilio, para evitar que usuarios, con comorbilidades, suspendieran lo que el ordenamiento médico ha definido para sus patologías.

Durante el 2020, en el domicilio de los usuarios fueron garantizadas 388.047 atenciones, se entregaron 825.645 fórmulas de medicamentos, de las cuales 552.544 se dispensaron directamente en el lugar de residencia de usuarios crónicos. Con respecto a exámenes de laboratorio, se tomaron 480.653 muestras también de forma domiciliada.

Así mismo, en medio de la pandemia, fueron realizadas más de 3 millones de teleconsultas, de las cuales 897.397 estuvieron dirigidas a usuarios con comorbilidades y 671.908 fueron consultas con especialistas.

En total, fueron autorizadas 3.214.485 atenciones ambulatorias y se dispensaron, tanto a domicilio como directamente en las farmacias, un total de 427.997.060 fórmulas de medicamentos.

La entidad continúa asegurando servicios en salud en 14 departamentos donde actualmente hace presencia, en los cuales residen cerca de quinientos mil afiliados con comorbilidades y/o enfermedades crónicas que siguen recibiendo servicios de salud de manera confiable, humanizada y eficiente, aún en medio de la pandemia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin