Actualidad

Los tres países mayores consumidores de carbón aumentarán su uso

(Bloomberg) -- Los tres mayores consumidores de carbón del mundo, el combustible fósil más sucio, se preparan para aumentar tanto su uso que será casi como si la caída de las emisiones inducida por la pandemia nunca hubiera ocurrido.

Las centrales eléctricas de Estados Unidos consumirán 16% más carbón este año que en 2020, y luego otro 3% en 2022, dijo la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) la semana pasada.

China e India, que en conjunto representan casi dos tercios de la demanda, no tienen planes de reducción en el corto plazo.

Esto significa mayores emisiones, un revés para la acción climática antes de las conversaciones internacionales este año destinadas a elevar el nivel de ambición de los compromisos bajo el Acuerdo de París para reducir los gases de efecto invernadero. En EE.UU., las ganancias podrían socavar el impulso del presidente Joe Biden para restablecer al país como líder ambiental y aumentar la presión sobre él para implementar rápidamente su agenda climática.

"Veremos un aumento realmente marcado de las emisiones", con un consumo de carbón en las centrales eléctricas de EE.UU. que volverá casi a los niveles de 2019, dijo Amanda Levin, analista de políticas del Consejo para la de Defensa de Recursos Nacionales con sede en Nueva York. Pero si Biden implementa políticas de energía verde como se esperaba, "en realidad podríamos ver cambios bastante rápido".

El aumento en EE.UU. proviene de precios más altos del gas natural y la recuperación de la pandemia. Para China e India, es un reflejo del aumento de la demanda de electricidad que mantiene al carbón como la fuente dominante de generación de energía, incluso cuando agregan grandes cantidades de capacidad solar y eólica.

Si bien el estímulo por covid de Biden no se centró en la energía verde, se espera que un proyecto de ley de infraestructura pendiente incluya planes para cumplir sus promesas de campaña sobre el cambio climático, lo que hace que EE.UU. esté mejor preparado para el progreso en la reducción de las emisiones globales. Biden ha dicho que EE.UU. tendrá como objetivo la neutralidad de carbono para 2050 y ha convocado a una reunión en abril que se espera que incluya a China e India.

El presidente de China, Xi Jinping, sorprendió al mundo con su promesa el año pasado de lograr emisiones netas cero para 2060. India aún no ha hecho ningún compromiso similar.

En el último plan quinquenal de China anunciado el 5 de marzo, el primer ministro, Li Keqiang, no definió un objetivo difícil para la reducción de emisiones, y dijo que el carbón seguiría siendo un componente clave de la estrategia eléctrica. Planes de energía más detallados que se publicarán más adelante en el año podrían incluir pasos específicos para frenar el consumo de combustibles fósiles.

Si bien Pekín ha reducido la participación del carbón en la combinación energética del país en los últimos años, el consumo total de energía ha aumentado, por lo que su uso también se ha incrementado. Para complicar las cosas, China también tiene la mayor flota mundial de centrales eléctricas de carbón, y más de la mitad tienen menos de 10 años. Debido a que pueden funcionar durante varias décadas más, será difícil adoptar alternativas.

"Toda esa capacidad instalada no desaparece de la noche a la mañana", dijo Dennis Wamsted, analista del Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero.

India también está muy lejos de una red limpia, incluso si el primer ministro, Narendra Modi, dijo este mes que está por delante de lo previsto para cumplir con las promesas iniciales de reducción de carbono en virtud del Acuerdo de París, reduciendo la emisiones entre 33% y 35% respecto a los niveles de 2005 para 2030.

Si bien el país ha implementado un despliegue ambicioso de energía solar, el carbón continúa representando alrededor del 70% de su generación de electricidad. El consumo en las centrales eléctricas subirá 10% este año, y se prevé que aumente cada año hasta al menos 2027, según Bloomberg Intelligence.

En EE.UU., el carbón se está recuperando después de que la pandemia de coronavirus redujera el uso de electricidad y también la demanda del combustible en 19% el año pasado. También es el resultado de alzas en los precios del gas natural, que aumentaron más de 40% respecto al año anterior.

Cuando el gas se vuelve más caro, las empresas de servicios públicos a menudo comienzan a quemar más carbón para reducir los costos, a pesar de que genera el doble de emisiones. La EIA espera que los precios del gas se mantengan altos en 2022, lo que apunta a una fuerte demanda de carbón el próximo año.

A largo plazo, las perspectivas del carbón son más sombrías. Si bien el consumo de los principales usuarios podría aumentar en 2021, los mercados emergentes, que alguna vez parecían como el mejor mercado para la demanda a largo plazo, están dando la espalda al combustible a medida que el financiamiento se vuelve más difícil y las alternativas como el gas y las energías renovables son cada vez más accesibles y más baratas. Bangladesh está abandonando casi todos sus proyectos planificados y Filipinas declaró el año pasado una moratoria sobre las nuevas centrales eléctricas de carbón.

Pero primero, el combustible tendrá un resurgimiento que elevará la demanda global general este año después de dos caídas anuales sucesivas, según la Agencia Internacional de Energía. Su proyección de un aumento del 2,6% en el consumo este año refleja las expectativas de un repunte en todas las regiones del mundo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin