Actualidad

Cuarentena de tres días que tendrá Bogotá genera el rechazo de los gremios

(Agencias) - Bogotá, impondrá una cuarentena general de tres días entre el sábado y el lunes para reducir el impacto de la tercera ola de la pandemia del COVID-19, al tiempo que aplicará restricciones a la movilidad por el último número de identificación personal, anunció la alcaldesa Claudia López.

Las medidas para la capital de ocho millones de habitantes se aplicarán en momentos en que el país experimenta un aumento del número de contagios y de muertes por coronavirus con altos niveles de ocupación en las unidades de cuidados intensivos que obligaron a las autoridades a imponer toques de queda nocturnos y restricciones a la movilidad en varias ciudades.

Bogotá, con 694.715 casos confirmados de COVID-19 y 14.506 muertes, registra una ocupación total de 70,1% de las unidades de cuidados intensivos de sus clínicas y hospitales.

"Este fin de semana, el sábado, el domingo y el lunes, todos nos vamos a quedar en casa. Vamos a estar en cuarentena general en toda Bogotá, solamente estarán habilitadas las actividades estrictamente indispensables", dijo López en una declaración el lunes hacia la media noche.

La ciudad vivió el año pasado cierres generales y sectorizados que se repitieron en enero en medio de una segunda ola de la pandemia. Pese a las medidas de aislamiento se autorizará a un integrante por familia para salir a comprar alimentos o medicinas, mientras continuará la vacunación contra el coronavirus, explicó la alcaldesa.

La funcionaria aseguró que la restricción para ingresar a supermercados, bancos y centros comerciales dependiendo del último número de identificación personal comenzará este martes y que próximo 13 de abril se evaluarán las medidas para determinar la posibilidad de implementar una nueva cuarentena.

Las personas que trabajan en el sector de la salud, los efectivos de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, los trabajadores de los servicios públicos y de la producción de alimentos estarán exentos de la cuarentena.

La alcaldesa dijo que las medidas se adoptaron debido a que en la última semana se duplicó el nivel de positividad en las pruebas COVID-19 a alrededor de un 20% por lo que se busca evitar una presión al sistema hospitalario que también experimentó un aumento de la ocupación de las ucis.

Colombia, que registra hasta el momento 2,45 millones de casos positivos de COVID-19 y 64.293 muertos, ha aplicado hasta ahora 2,4 millones de dosis como parte de su plan para vacunar un 70% de su población y alcanzar la inmunidad colectiva.

RECHAZO

Mantener la reactivación segura de las actividades económicas es el llamado del gremio de los constructores de Bogotá a la administración distrital. Lo hacen después de conocer los planteamientos de la Alcaldesa Mayor en los que se anuncia el esquema de cuarentena general, lo que traería el cierre de las diferentes actividades económicas, impactando a las empresas y con por consiguiente el ingreso de los hogares bogotanos.

"Después de un año de aprendizajes en el manejo de la pandemia, no creemos que cerrar las actividades económicas sea una alternativa. La experiencia nos ha enseñado, por lo menos desde la actividad edificadora, que el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad es la manera de evitar la propagación del virus", explicó el gerente de Camacol B&C, Alejandro Callejas Aristizábal.

Durante este año, las empresas han invertido importantes presupuestos en adaptar sus instalaciones y cumplir con los protocolos de bioseguridad, lo que les ha permitido detectar los casos a tiempo y registrar niveles de contagio bastante bajos. Por eso, el dirigente gremial recalcó la necesidad de seguir en esa línea que ha dado buenos resultados y con la que los empresarios han estado muy comprometidos. "Desde el sector empresarial formal hemos apoyado, y lo seguiremos haciendo, las medidas que tome la administración para atender la pandemia, pero no le encontramos sentido al cierre general de todas las actividades en la ciudad", agregó Callejas.

Para el gremio de los constructores, mantener los horarios y los aforos establecidos, seguir el estricto cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y, sobre todo, fortalecer el cuidado individual, le permitirá a la ciudad superar el nuevo pico que se avecina sin impactar la economía más de lo que ya se ha visto afectada.

Por su parte, el director de Fenalco Bogotá -Cundinamarca, Juan Esteban Orrego, manifestó que con las nuevas medidas adoptadas por la Administración Distrital y aprobadas por el Gobierno Nacional de una cuarentena para el fin de semana y el lunes, y el 'Pico y Cédula' a partir de hoy, el comercio de la ciudad entra a una nueva crisis, que implica más cierres definitivos, incremento del desempleo y un grave retroceso en la reactivación de la ciudad.

Sostuvo que si bien que es necesario tomar medidas focalizadas al cuidado de las personas y al fortalecimiento del sistema de salud, medidas restrictivas de la movilidad causan un gran impacto negativo para el comercio formal.

Para Orrego, el principal problema del cierre obligatorio durante el fin de semana, es que son los mejores días para el comercio, "es que más allá de que las ventas caen en más del 70% e incluso para algunos sectores del comercio caen en su totalidad (100%); los gastos, es decir el arriendo, los servicios públicos, las nóminas siguen estando presentes, no hay descuentos, subsidios o ayudas que cubran estos mínimos vitales de cada establecimiento y eso es lo que termina llevando a la quiebra a los negocios, ahondando en una crisis humanitaria".

A la situación de estar cerrados durante 3 días, se suma que los otros 4 días regirá la restricción de Pico y Cédula, que sólo afecta al comercio formal limitando el acceso a la mitad de personas cada día, aún cuando ya hay máximo aforo por local.

"Hemos insistido que el Pico y Cédula es una medida inequitativa, pues obliga al comerciante a ejercer una labor de control y vigilancia, además no hay evidencia científica comprobada que esto tenga incidencia en la disminución de contagios, y por el contrario arrastra la demanda al comercio informal donde no hay control estricto en los protocolos de bioseguridad", aseguró el líder Gremial.

Con estas medidas un comerciante sólo podrá trabajar 4 días atendiendo a la mitad de las personas, pero pagando el 100% de sus obligaciones, lo cual no es rentable y generaría cierres masivos como los registrados el año pasado. Desde el Gremio de los comerciantes se espera que la medida sea reevaluada en la siguiente reunión con el comité de expertos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin