Actualidad

El páramo de Guerrero está agobiado por la agricultura

  • "Es de vital importancia, porque es el segundo en extensión después del de Sumapaz, pero a su vez ha sido el más intervenido".
Desde la Universidad Nacional urgen la intervención para salvar esta importante reserva natural.

Una voz de alerta sobre el deterioro de las tierras aledañas al páramo de Guerrero, en Zipaquirá (centro de Colombia) lanzó un grupo de estudios de la Universidad Nacional.

El suelo de este ecosistema ha perdido su capacidad de retener carbono, debido a los cultivos de papa y actividades de pastoreo, entre otras, por lo cual se requiere un trabajo de conservación a mediano plazo.

En este estudio, llevado a cabo por Melissa Lis Gutiérrez, magíster en Ciencias Agrarias de la U.N., se encontró que el 42 % de la zona es usada para actividades agrícolas y pecuarias.

También, se evidenció que el suelo ha perdido la capacidad de retención de agua, por su degradación física, causada en gran parte por labranza inadecuada y el sobrepastoreo.

"Todo esto ha generado procesos de degradación química de suelos y contaminación de aguas por los fertilizantes y agroquímicos", asegura la investigadora.

El trabajo de investigación advierte sobre el preocupante panorama que se tendría si se siguen expandiendo los cultivos agrícolas en este páramo, ubicado en la vereda San Antonio del municipio de Tausa, Cundinamarca.

"Es de vital importancia, porque es el segundo en extensión después del de Sumapaz, pero a su vez ha sido el más intervenido", anotó la investigadora.

Este ecosistema provee agua a la represa del Neusa, a varios acueductos veredales y municipales en Zipaquirá, Cogua, Tausa, además hace parte del sistema hídrico de Bogotá.

Hasta ahora, la información acerca del estado de los suelos del páramo es escasa, lo que ha dificultado la implementación de estrategias de manejo.

Para medir la calidad actual de los suelos y su capacidad de almacenar carbono, la investigadora llevó a cabo una medición en cada zona que conforma el páramo, como cultivos de papa, terrenos destinados a pastura, vegetación propia del páramo y bosque de encenillo.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin