elEconomista.es
Colombia
Últimas noticias
13.762,88
-0,21%
3.199,0050
0,00%
47,77
+7,28%
114,90
-1,50%

Los ciudadanos que viven en Bogotá se sienten cada vez más inseguros

elEconomistaAmérica.com | Colombia - 16:08 - 18/10/2018
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:

    La percepción de inseguridad en la ciudad se mantuvo entre el primer semestre de 2017 y el primer semestre de 2018. En la última medición, un 53% de los encuestados manifestó percibir mayor inseguridad en la ciudad, según los resultados de la Encuesta de Percepción y Victimización (EPV) de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB).

    Los habitantes de la capital colombiana perciben que el lugar donde más ha aumentado la inseguridad es el transporte público, con un 60%, frente a un 32% que asegura que sigue igual y un 8% que dice que ha mejorado.

    El espacio público con establecimientos comerciales es el segundo lugar donde los encuestados estiman que la inseguridad ha aumentado, pues un 46% de ellos así lo manifestó, mientras que un 44% dijo mantenerse igual, y un 10% dijo que había mejorado.

    En tercer lugar entre los espacios de la ciudad que los ciudadanos perciben han desmejorado en materia de seguridad son las calles, con un 42% de los encuestados que asegura que se sienten menos seguros allí, frente a un 48% que dice que la seguridad sigue igual y un 10% que considera que ha mejorado.

    Para el primer semestre de 2018, el índice de victimización total en Bogotá se ubicó en 47%, con un aumento de 7 puntos porcentuales frente a la encuesta realizada en el mismo periodo del año anterior.

    Del total de encuestados, un 18% dijo haber sido víctima directa de un delito, mientras que un 29% declaró que alguien en su hogar lo fue.

    Dentro de la población de víctimas directas, el estudio indagó cuál fue el delito de mayor ocurrencia. Allí se encontró que el hurto a personas fue lo que más afectó a los ciudadanos, pues 51% de los encuestados afirmó haber sido objeto de este delito. A éste le siguen hurto a residencias (8%), las lesiones personales (7%), el vandalismo (7%), y el hurto a vehículos (5%).

    En cuanto a los lugares donde más sucedieron hurtos, la calle registra el mayor índice entre los encuestados, con un 50% y un crecimiento de 11 puntos porcentuales frente a 2017 cuando se había ubicado en 39%. En segundo lugar como los sitios donde más ocurrieron estos delitos estuvo el transporte público, con un 19%, indicador que registró un decrecimiento de 10 puntos frente a la medición de hace un año cuando había sido de 29%.

    El objeto que los delincuentes más hurtan continúa siendo el teléfono celular, con un 40% de los casos; seguido de dinero en efectivo, con 22%; y de la billetera con un 12%.

    El indicador de denuncia, que mide si las víctimas de los delitos acuden o no a la justicia, se situó en 39% en el primer semestre de 2018, con ascenso de cuatro (4) puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2017 cuando se ubicó en 35%.

    Del total de personas que se abstuvieron de denunciar los delitos ante las autoridades, un 27% dijo haber tomado esta decisión porque el trámite "demora mucho tiempo", mientras que un 20% explicó que fue por "falta de confianza en las autoridades", y un 16% dijo que denunciar "es un trámite complicado".

    Ante la pregunta ¿el barrio que usted habita es seguro?, un 22% de los encuestados lo considera seguro, el 35% lo considera relativamente seguro, el 35% inseguro y el 8% muy inseguro.

    Los ciudadanos opinan que el sitio del espacio público más inseguro son las calles, con un 27%; seguido de los puentes peatonales, con un 22%; los potreros, con 16%; los parques, con 9%; y los paraderos y ciclorrutas, ambas con 8%.

    El delito que más preocupa a los bogotanos sigue siendo el hurto, pues un 43% de los encuestados así lo manifestó. Este indicador se redujo en seis (6) puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2017, cuando se había situado en 49%. Así mismo un 13% de los encuestados dijo estar preocupado por la venta de drogas y un 10% por los homicidios.

    Según el 57% de los encuestados, el sistema de justicia desempeña una mala labor, frente a un 31% que dice que es regular y un 12% que asegura que es buena.

    A pesar de su corta existencia, los ciudadanos consideran que la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia es una de las instituciones que contribuye al mejoramiento de las condiciones de seguridad de la ciudad.

    La entidad con mejor percepción en su labor son las comisarías de familia, pues un 29% de los bogotanos cree que es buena, mientras que un 37% dice que es regular y un 34% opina que es mala.

    Los ciudadanos consideran que la Administración Distrital ha tenido un buen desempeño con respecto a la dotación de la Policía Metropolitana (29%), seguido de la promoción de la participación ciudadana (26%), la prevención de la violencia contra las mujeres (23%) y de prevención en violencia juvenil (14%).

    Para esta medición la Cámara preguntó a los ciudadanos por primera vez ¿cuáles son las acciones que deben priorizarse para el mejoramiento de la seguridad de las mujeres en la ciudad? En este indicador, un 28% de los encuestados dijo que lo primero debe ser aumentar las penas a los agresores, un 21% dijo que se deben hacer campañas de prevención para generar un cambio cultural, y un 20% aseguró que lo más importante es mejorar el acceso a la justicia para las mujeres víctimas de violencia.

    Por otra parte, la encuesta arrojó que para el 27% de las personas la lucha contra la corrupción es una prioridad para mejorar la seguridad en la ciudad, seguido de un 13% que cree que debe ser el mejoramiento de la justicia y de un 11% que cree que debe ser el aumento del pie de fuerza policial.

    El programa de la Administración Distrital más conocido por la ciudadanía continúa siendo el Número Único de Seguridad y Emergencia (NUSE), con un 85%; seguido del programa de Entornos Protectores (35%), la ampliación del sistema de video vigilancia (30%) y la intervención de puntos críticos (20%).

    El porcentaje de personas que dijo haber utilizado el NUSE pasó de 22% en el primer semestre de 2017 a 28% en el mismo periodo de 2018. Del total de ciudadanos que se comunicaron en el último semestre, un 45% lo hizo por motivos de seguridad, un 29% por asuntos de convivencia y un 12% por temas de salud.

    Un 49% de los usuarios afirma estar satisfecho con el servicio que ofrece el NUSE, frente a un 26% que no lo está. El porcentaje de usuarios satisfechos con el NUSE aumentó 10 puntos porcentuales frente al primer semestre de 2017, cuando se ubicó en 39%.

    Un 25% de los entrevistados acudió a la Policía durante el primer semestre de 2018. De este total, un 35% lo hizo para denunciar un delito, mientras que un 22% lo hizo para poner en conocimiento una situación y un 13% porque ha observado situaciones sospechosas.

    Entre quienes acudieron a la Policía, la calificación positiva de esta institución se ubicó en el periodo en 46%, lo que significa un aumento de cinco (5) puntos frente a la cifra de 2017, cuando se ubicó en 41%.

    Un menor número de ciudadanos identifica el Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (MNVCC), toda vez que un 40% de los encuestados manifestó conocerlo, frente a un 60% que había dicho saber de esta iniciativa en el primer semestre de 2017.

    Del total de encuestados en esta medición, un 41% considera que el cuadrante ayudó a mejorar una problemática en su barrio, mientras que en el primer semestre de 2017 el dato había sido de 44%. Hubo una reducción de tres (3) puntos porcentuales en este indicador.

    Recomendaciones

    Contextualizar a los ciudadanos frente a los cambios metodológicos asociados a la unión de las plataformas de denuncia (SIEDCO, SPOA, ADenunciar) y mantener mesas interinstitucionales para tratar el cambio mencionado.

    Fortalecer las estrategias frente al hurto a personas en el transporte público, las vías principales y los puentes peatonales. Además, es importante comunicar efectivamente las acciones que adelantan las autoridades en esta materia.

    Establecer alianzas público-privadas para cerrar los círculos de celulares hurtados y darle prioridad a este tema que, por su gravedad, debe estar tanto en la agenda distrital como en la nacional.

    Revisar el nivel de conocimiento frente a los mecanismos y rutas de denuncia, y aumentar las campañas de difusión desde Policía, Fiscalía y Alcaldía Distrital. Además, analizar la efectividad y nivel de respuesta que tienen los ciudadanos que denuncian a través de este medio.

    Propiciar espacios de reflexión sobre cifras objetivas y subjetivas de seguridad para periodistas y directores de medios de comunicación que cubren estos temas en Bogotá.

    Revisar la estrategia de comunicaciones de la Secretaría de Seguridad, de manera que se resalten los resultados y el trabajo articulado que viene realizando.

    Reposicionar y relanzar las estrategias de seguridad en puentes peatonales y sistemas de transporte; y comunicarlas a la ciudadanía.

    Se debe fortalecer y consolidar la estrategia de Justicia Cercana al Ciudadano y la coordinación entre Secretaría de Seguridad – Policía Nacional y Fiscalía en cuanto a rutas de denuncia.

    Desarrollar campañas conjuntas (CCB – Policía – Alcaldía) enfocadas en los funcionarios públicos y que permitan comunicar acciones de mejora en la lucha contra la corrupción.

    Fortalecer el debate sobre los factores asociados a la percepción negativa de la justicia y el rol y las acciones que pueden tomar diferentes actores desde la capital.

    Formular la ruta de mejoramiento del 123 en los próximos años para mantener el buen servicio y percepción del mismo.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0

    Flash de noticias Colombia

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Terpel cumple 50 años con balance de apoyo a 6.511 estudiantes de Colombia
    En agosto el valor de las importaciones colombianas creció 9,3%: Dane