Actualidad

Incidente cerca frontera venezolana con Brasil deja un muerto y varios heridos

(Reuters) - Un incidente entre militares y residentes de una comunidad indígena venezolana, cerca de la frontera con Brasil, dejó una fallecida y varios heridos de bala, dijeron a Reuters líderes locales, familiares y médicos de centros de salud cercanos a la población de Kumarakapay, al sur del país

Los oficiales habrían disparado para evitar que les bloquearan el paso cuando movilizaban equipos para reforzar el cierre fronterizo que ordenó el presidente Nicolás Maduro, a pocas horas de que la oposición intente ingresar contenedores con ayuda humanitaria desde Brasil, agregaron los testigos.

Ricardo Delgado, uno de los líderes de la comunidad de la etnia pemón en Kumarakapay, identificó a la víctima fatal como Zoraida Rodríguez. Al menos una docena de personas también resultaron heridas, agregó Delgado, quien destacó que no tenía más detalles sobre lo ocurrido.

Delgado sostuvo que la comunidad tomó como rehén a un general y exigía el retiro de los convoys militares de la frontera para dejarlo ir.

La vía de Kumarakapay hacia Santa Elena de Guairén, la localidad venezolana fronteriza más cercana a Brasil, permanecía cerrada por la comunidad, que atravesó un auto militar.

Guillermo Rodríguez, hermano de la víctima, dijo que los militares llegaron por la madrugada y al no poder pasar por un bloqueo, se replegaron. Los uniformados regresaron y abrieron fuego, por lo que la víctima falleció tras recibir tres disparos, relató.

Cinco heridos graves fueron trasladados en ambulancia y atendidos en el Hospital General de Roraima, en la ciudad fronteriza de Boa Vista, dijo un portavoz de la oficina del gobernador del estado brasileño. "Todos tenían heridas de bala", explicó.

Entre los trasladados estaba el esposo de Rodríguez, dijo el hermano de la víctima.

La ayuda de Brasil y Estados Unidos, incluidas cajas de medicinas y bolsas de alimentos y leche en polvo, se trasladarán a través de la frontera de Pacaraima en un convoy de camiones el viernes por la noche, dijo María Teresa Belandria, enviada del líder opositor Juan Guaidó a Brasil, en un video en las redes sociales.

Guaidó, a quien decenas de países reconocen como jefe de Estado interino de Venezuela, dijo en Twitter que los militares deben decidir "de qué lado están en esta hora definitiva".

"A todos los militares: entre hoy y mañana ustedes definirán cómo quieren ser recordados. Ya sabemos que están con el pueblo, ustedes nos lo han dejado muy claro. Mañana podrán demostrarlo", agregó Guaidó, quien desde el jueves se dirigía en un convoy de carros hacia la frontera con Colombia para recibir la ayuda.

La diputada opositora Delsa Solórzano dijo que después de 30 horas de viaje desde Caracas llegaron a la frontera con Colombia los buses con parlamentarios que acompañarán a Guaidó.

FLUJO NORMAL

El paso entre la población venezolana de San Antonio y la ciudad colombiana de Cúcuta tenía un flujo normal. Algunas personas cruzaban para comprar comida en Colombia y otros para asistir al concierto organizado por el multimillonario Richard Branson.

"La ayuda es importante y debe ingresar. El país necesita medicinas y el gobierno tiene que dar su brazo a torcer", dijo Javier Correa, de 47 años, que viajó a San Antonio desde el central estado Portuguesa, para el concierto.

El anunciado concierto del oficialismo venezolano previsto para el puente Las Tienditas, cercano a San Antonio, todavía no había comenzado.

El constituyente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Darío Vivas dijo a reporteros en esa localidad que los artistas que participarán del el show son una "sorpresa".

Maduro ordenó que desde el jueves por la noche se cerrara la frontera de 2.199 kilómetros con Brasil, porque esa nación tiene un centro de acopio de alimentos y medicinas y apoya el ingreso de ayuda.

El gobierno niega que exista una crisis humanitaria en el país petrolero, del que han salido desde el 2015 al menos 3,4 millones de personas, de acuerdo con Naciones Unidas.

"Los venezolanos continúan huyendo a la misma tasa de unos 5.000 por día", dijo el portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, en una conferencia de prensa el viernes en Ginebra.

Organizaciones no gubernamentales han destacado los efectos de la carencia de comida y medicamentos en los venezolanos, algunos esperando con urgencia la ayuda.

Maduro, quien está cada vez más aislado internacionalmente, cuenta con el respaldo potencias como Rusia y China, y de aliados regionales como Bolivia.

"Lamentamos que la Ayuda Humanitaria quiera ser utilizada como 'caballo de Troya' en Venezuela, para invadir y provocar una guerra", escribió en Twitter el presidente de Bolivia, Evo Morales. "Los hermanos latinoamericanos no podemos ser cómplices de una intervención militar. Defender a Venezuela es defender la soberanía de #AméricaLatina", agregó.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0