Deportes

Futbolistas de liga profesional colombiana anuncian fecha para iniciar huelga

  • En respuesta, la Dimayor envió una carta al gremio en la que asegura que las peticiones "no pueden ser entendidas con un carácter vinculante o definitivo".
La huelga llega justo en la última fecha en la que se definen los ocho finalistas de la Liga Profesional de Fútbol.

La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) anunció un "cese de actividades" a partir de la primera semana de noviembre luego que fracasara un intento de negociación con rectores del fútbol.

"Los futbolistas profesionales asociados a Acolfutpro y vinculados con los 36 clubes decidieron declarar el cese de actividades a partir de la fecha 20 de la liga, entre el 2 y el 3 de noviembre, la tercera fecha de cuadrangulares del Torneo (segunda división) el 3 de noviembre", detalló la Asociación en un comunicado.

La información agregó que los futbolistas "no se presentarán a disputar los partidos que programe la Dimayor (División Mayor del Fútbol Colombiano) a partir de esa fecha y hasta tanto no se inicie la negociación de sus peticiones con Acolfutpro".

No obstante, la entidad detalló que los jugadores sí seguirán asistiendo a los entrenamientos en los horarios que establezca el cuerpo técnico de sus respectivos clubes.

El conflicto comenzó en septiembre pasado cuando la Acolfutpro presentó a la Dimayor, que organiza los campeonatos masculinos y femeninos profesionales del país, unas peticiones para mejorar las condiciones laborales de los futbolistas.

Entre lo pedido, que fue firmado por más de 1.100 jugadores, hay temas como la duración de la liga masculina, así como lo relacionado con el torneo femenino, pues hasta marzo pasado no se sabía si se iba a disputar la edición de 2019.

También mujeres

"En el tema del torneo de las mujeres es saber cuál va a ser su liga, que sepan a qué atenerse para que no estén al vaivén de las determinaciones que adopten los directivos con relación a cuál va a ser su futuro laboral", explicó a Efe el director ejecutivo de Acolfutpro, Carlos González Puche, el pasado 2 de octubre.

Los deportistas también dicen que varias normas del Estatuto del Jugador de la Federación Colombiana de Fútbol "afectan en algunos aspectos" sus derechos y no cuenta en su contenido con "temas que la FIFA ha ordenado incluir desde 2018".

González señaló que otra de las peticiones es que se establezcan los protocolos "de manera clara" para que los futbolistas, tanto hombres como mujeres, sepan cuál es el camino que deben tomar cuando son "abusados o discriminados" porque "no existen en la Federación manuales o reglamentos sobre ese particular".

En respuesta, la Dimayor envió una carta al gremio en la que asegura que las peticiones "no pueden ser entendidas con un carácter vinculante o definitivo".

Por ello, el Ministerio de Trabajo convocó este lunes a una reunión de la Comisión Especial de Tratamiento de Conflictos ante la Organización Internacional del Trabajo (Cetcoit) para que la Dimayor, la FCF y Acolfutpro reanuden las negociaciones sobre el estatuto de los jugadores del país.

No obstante, el presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez, decidió no asistir porque, según explicó, esa entidad "no detenta la calidad de empleador de los futbolistas profesionales afiliados a Acolfutpro y por ello carece de competencia para celebrar acuerdos con dicha asociación por cuenta o en representación de los clubes".

Tras la reunión, el viceministro de Trabajo, Carlos Alberto Baena, informó que el próximo 1 de noviembre se realizará una nueva reunión con la Cetcoit a la que supuestamente confirmaron asistencia la FCF, la Dimayor y la Acolfutpro.

Sin embargo, la Dimayor respondió a Baena en Twitter que "en ningún momento" Vélez se ha comunicado con él "ni ha confirmado asistencia a esta nueva reunión".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.