Economía

A mayo el sistema financiero colombiano alcanzó utilidades por $37.7 billones

Hasta mayo el sistema financiero registró resultados acumulados positivos. Las utilidades acumuladas fueron $37.7 billones, presentando una variación de $1.3 billones respecto a abril y de $24.2 billones frente al mayo del año anterior, reportó la Superintendencia Financiera.

Las entidades financieras obtuvieron resultados acumulados de $9 billones, distribuidos de la siguiente manera: establecimientos de crédito (EC) $5.4 billones, instituciones oficiales especiales (IOE) $1.4 billones, aseguradoras $1.1 billones y sociedades administradoras de fondos de pensiones y cesantías $515.7 mil millones. Por su parte, los resultados acumulados de los recursos de terceros administrados ascendieron a $28.7 billones y fueron explicados, principalmente, por los fondos de pensiones y cesantías $18.1 billones, fondos administrados por sociedades fiduciarias $9.1 billones y los fondos administrados por los intermediarios de valores $1.2 billones.

Los activos del sistema financiero ascendieron a $1,828.1 billones en mayo de 2019, evidenciando un crecimiento real anual de 8.1%. Los activos totales aumentaron en $190.4 billones frente a mayo de 2018 y en $33.9 billones respecto a abril.

Los activos de las entidades vigiladas ascendieron a $933.9 billones (9.3% real anual) y los de los fondos administrados a $894.1 billones (6.7% real anual). Como resultado de este comportamiento el índice de profundización medido como la proporción de activos totales frente al PIB fue 184.24%.

La dinámica de los activos del sistema financiero estuvo influenciada por el comportamiento del portafolio de inversiones. Las inversiones del sistema financiero ascendieron a $922.9 billones presentando una variación real anual de 8.5%. En términos absolutos, el incremento anual fue de $99.8 billones explicado por el mayor saldo de instrumentos representativos de deuda de los emisores extranjeros y emisores nacionales, que aumentaron en $10.9 billones y $9.4 billones, respectivamente. El portafolio de inversiones de los recursos de terceros administrados representó el 67.4% del total de inversiones del sector financiero.

En mayo el crecimiento de la cartera comercial se mantuvo en terrenos positivo. En el mes de mayo el saldo total de la cartera bruta ascendió a $479.9 billones, registrando un crecimiento real anual de 3.89% con presentando un incremento de $4.5 billones frente al mes anterior, resultado del comportamiento favorable de las diferentes modalidades. En particular, la cartera comercial aumentó en el mes en $2 billones, equivalente a una variación real anual de 0.94% y la cartera de consumo lo hizo en $2 billones, es decir 7.84% real anual. Por su parte, la cartera de vivienda creció $463.3 mil millones y microcrédito $25 mil millones, con variaciones reales anuales de 7.93% y -0.25%, respectivamente.

El cumplimiento en el pago de las obligaciones de los deudores con el sistema financiero sigue siendo predominante. La cartera al día, es decir con mora inferior a 30 días, ascendió a $456.9 billones, lo que equivale a un incremento de $4.8 billones respecto al mes anterior y a un crecimiento real anual de 4.03%, representaron 95.2% de la cartera total.

El crecimiento de la cartera vencida se mantiene en terreno negativo. El indicador de calidad de la cartera total, cartera vencida / cartera bruta, fue 4.80%, es así como en mayo la cartera vencida registró un saldo de $23 billones, equivalente a un crecimiento real anual de 1.11%, presentando un ritmo de crecimiento por debajo de la cartera bruta. La brecha entre el crecimiento mensual de la cartera bruta (0.95%) y la cartera vencida (-1.10%) disminuyó, llevando a que el indicador de calidad presentara una disminución de 10 puntos base (pb) frente a abril.

El nivel de provisiones (denominado deterioro bajo NIIF) de los EC es consistente con los niveles de riesgo que asumen. Las provisiones corresponden a los recursos que destinan los EC de manera preventiva para proteger el activo ante la posibilidad de que el riesgo de incumplimiento asociado a un crédito se materialice. En línea con el comportamiento de la cartera en riesgo, así como con el crecimiento de la cartera vencida, las provisiones totales mostraron una variación real anual de 5.48%, alcanzando un valor de $29.7 billones, de las cuales $5.19 billones correspondieron a la categoría A (de menor riesgo) y representaron el 17.4%. El indicador de cobertura de la cartera (provisiones/cartera vencida) fue 129.1%, es decir que, por cada peso de cartera vencida los EC tienen cerca de $1.29 en provisiones para cubrirlo.

Los depósitos y exigibilidades registraron en mayo un saldo de $419.4 billones y una variación real anual de 3.90%. Este crecimiento fue explicado por el incremento mensual de $2.2 billones en el saldo de los CDT, equivalente a una variación real anual de -0.23%, mientras que las cuentas corrientes y las cuentas de ahorros registraron disminuciones mensuales de $971.8 mil millones y $815.3 mil millones, con una variación real anual de 4.35% y 7.65%, respectivamente. De esta forma, las cuentas de ahorro cerraron el mes con un saldo de $183.2 billones, CDT $171.9 billones y las cuentas corrientes $53.2 billones.

El saldo de los CDT con vencimiento superior a un año fue $110.4 billones, del cual $79.1 billones correspondieron a depósitos con plazo mayor a 18 meses, lo que equivale a 46.01% del total. La tenencia de CDT se distribuyó de la siguiente manera: 76.17% personas jurídicas y el restante 23.83% personas naturales.

Los resultados de los EC permiten un suministro permanente de servicios y productos financieros así como el fortalecimiento patrimonial de las entidades, esto es mayor solidez. Hasta mayo las utilidades acumuladas ascendieron a $5.4 billones, de las cuales los bancos registraron $4.5 billones, seguidos por las corporaciones financieras $808.9 mil millones, cooperativas financieras $69.8 mil millones y compañías de financiamiento $17.8 mil millones. La utilidad operacional fue explicada principalmente por el margen neto de intereses en 61.2%, ingresos por venta de inversiones y dividendos 14.3%, valoración de inversiones 8.6% y servicios financieros diferentes de comisiones y honorarios 4.4%.

Los EC cuentan con capacidad patrimonial para respaldar los riesgos que toman. El nivel de solvencia total se ubicó en 15.84%, cifra que superó en 6.84 puntos porcentuales (pp) el mínimo requerido (9%). La solvencia básica, que se construye con el capital con mayor capacidad para absorber pérdidas, llegó a 11.29%, excediendo en 6.79pp el mínimo requerido (4.5%).

Por tipo de entidad, los bancos registraron un nivel de solvencia total de 15.07% y solvencia básica 10.38%, las corporaciones financieras presentaron niveles de capital regulatorio total y básico de 46.27% y 44.57%. A su vez, las compañías de financiamiento mostraron niveles de 13.58% y 12.21%, en su orden. Por último, las cooperativas financieras cerraron el mes con niveles de solvencia total de 23.45% y básica 21.80%.

La capacidad para atender las necesidades de liquidez de los establecimientos de crédito es adecuada. Al cierre de mayo se registraron activos líquidos ajustados por riesgo de mercado que, en promedio, superaron 2 veces a los Requerimientos de Liquidez Netos (RLN) hasta 30 días. Esto quiere decir que este tipo de entidades contaron con recursos suficientes para cubrir las necesidades de liquidez de corto plazo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.