Economía

A junio, 8,6 millones de colombianos tenían acceso a una línea de crédito

Al segundo trimestre de 2019, 8,6 millones de consumidores tenían acceso a una línea de crédito revolvente, un 6,7% más que en el segundo trimestre de 2018, según el más reciente informe de la industria de crédito de consumo realizado por TransUnion.

Este aumento fue mayor que el crecimiento anual del 3,8% observado en el segundo trimestre de 2018 y fue impulsado principalmente por un mayor crecimiento en tarjetas de crédito.

Los créditos revolventes incluyen tarjetas de crédito (tarjetas bancarias, tarjetas de marca privada y tarjetas retail con franquicia) y créditos rotativos. El saldo promedio por consumidor en estos créditos, entre los consumidores que tienen saldo, se situó en $5,1 millones, un aumento anual del 1,8%.

De estos consumidores con un producto de crédito revolvente, 6,8 millones tuvieron saldo en el segundo trimestre de 2019 (79% del total). Al igual que en trimestres anteriores, el crecimiento de tarjetas de crédito fue impulsado por los bancos, quienes registraron un crecimiento del 13,3% en originaciones año contra año en comparación con el 5,3% para las tarjetas de marca privada y el 4,2% para las tarjetas retail con franquicia.

El número de consumidores en Colombia que al segundo trimestre de 2019 tenía saldo en un crédito no revolvente aumentó a 6,2 millones, un aumento del 4,5% en relación con el mismo período del año anterior. Este crecimiento fue impulsado por el aumento en el número de consumidores con créditos de libre inversión y créditos de vivienda, que crecieron 6,2% y 4,8% anual, respectivamente.

Los créditos no revolventes incluyen créditos de vehículo, créditos de vivienda, créditos de libranza, créditos de libre inversión y créditos educativos. La deuda promedio no revolvente por consumidor continuó creciendo año contra año en el segundo trimestre de 2019, alcanzando 31,3 millones de COP, luego de crecer un 7,1% año con año.

"El número de consumidores que tienen acceso al crédito continúa creciendo, lo que indica que las entidades continúan sus esfuerzos de aumentar la inclusión financiera. Este es un desarrollo alentador ya que el crédito es una herramienta importante para iniciar hogares, comprar viviendas y comenzar pequeños negocios, todo lo cual puede contribuir a estimular el crecimiento económico", señaló Virginia Olivella, gerente senior de investigación y consultoría para TransUnion Colombia.

El informe mostró un crecimiento anual positivo en originaciones (nuevas cuentas abiertas) y en saldos para los principales productos de crédito en el segundo trimestre de 2019.

Adicionalmente, el crecimiento parece estar acelerándose en categorías como tarjetas de crédito – el producto con mayor participación entre los colombianos - con originaciones que mostraron su mayor incremento anual desde el primer trimestre de 2017.

Créditos de libre inversión (22%), créditos de vehículo (16,8%) y tarjetas de crédito (10,8%) evidenciaron todos crecimientos de doble dígito en originaciones año contra año. Además, en el segundo trimestre de 2019 el mayor crecimiento anual en saldo por consumidor se observó en microcrédito (7,8%), seguido de créditos de libranza (6,8%) y créditos de vivienda (6,4%).

Estas tendencias indican que la demanda de crédito por parte del consumidor permanece fuerte y lo más importante, las entidades continúan dando a los consumidores acceso al crédito, una dinámica importante para la recuperación continua de la economía colombiana.

De manera significativa, el crecimiento en el crédito de consumo no se limitó a un nivel de riesgo específico, sino que se observó en todo el espectro de riesgo. Tanto los segmentos de consumidores de riesgo alto como los de riesgo bajo continuaron viendo crecimiento anual positivo en las originaciones en la mayoría de los productos crediticios, con la excepción de créditos de vehículo, donde se registró una ligera disminución en las originaciones de alto riesgo.

A medida que se observa esta expansión del acceso y uso del crédito, el panorama general de morosidad (una medida de los pagos vencidos en los créditos) se mantuvo en una tendencia positiva, lo que indica que los consumidores en general están haciendo un buen trabajo de manejo de sus obligaciones financieras. En particular, el trimestre más reciente mostró mejoras de dos dígitos en puntos básicos (pbs) en las tasas de morosidad grave a nivel de consumidor para créditos de libre inversión (78 pb), créditos de vivienda (49 pb) y microcrédito (28 pb) durante los últimos 12 meses. Se consideran tasas de morosidad grave 90 días o más para tarjetas de crédito y 60 días o más para todos los otros productos de crédito.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.