Economía

Crecimiento real del PIB dista un poco del optimismo de los gobiernos

  • Anif estuvo ligeramente por encima del error de pronóstico del BR (0.37pp), pero sustantivamente por debajo del error medio del gobierno (0.67pp).
El PIB real crece a lo que dan los números, no a lo que desean los gobiernos.

Anif evaluó el pronóstico durante el último quinquenio, midiendo cuál es la discrepancia promedio que se registró entre el valor finalmente observado del PIB real y el pronóstico que se anunció un año antes.

De allí se puede concluir que, para 2014-2019 (primer semestre), se cumple la hipótesis de que los gobiernos tienden a ser los más optimistas, pues registraron una sobreestimación del PIB-real equivalente a 0.67 puntos porcentuales (pp) en promedio anual durante dicho período.

En el caso del banco central (BR), se registró una desviación promedio de 0.32pp anuales (prácticamente la mitad del error cometido por los gobiernos), dice un informe de Anif.

Anif estuvo ligeramente por encima del error de pronóstico del BR (0.37pp), pero sustantivamente por debajo del error medio del gobierno (0.67pp).

Este registro de Anif desvirtúa entonces la aseveración que se escucha (por parte de los gobiernos) de que esos son pronósticos pesimistas, más cuando las proyecciones de Anif tienen una desviación estadísticamente similar a la del BR o a la del consenso de mercado (0.37pp Anif vs. 0.40pp mercado).

Así, los ejercicios de predicción del PIB-real (con un año de antelación) arrojan resultados relativamente satisfactorios para el BR, Anif y el consenso de mercado, donde el margen de error relativo está entre el 11% del BR, el 13% de Anif y el 14% del consenso (sabiéndose que en el quinquenio la cifra de crecimiento ha sido del 2.8% anual).

El gobierno, por el contrario, arroja un error relativo del 24%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.