Economía

"Hay que abrir debate de la dolarización en Colombia": Pablo Trujillo

  • "Estamos pagando un impuesto silencioso a la devaluación y es hora que cada sector ponga sus cartas sobre la mesa para saber cuánto los afecta. El alza del dólar nos hace más pobres".
Pablo Trujillo Tealdo, presidente de la Junta Directiva de Acción Fiduciaria, revive el debate de la dolarización.

"Cada vez que el dólar sube de precio frente al peso colombiano, todos los habitantes del país se hacen más pobres", sostuvo el fundador de la fiducia en Colombia, Pablo Trujillo Tealdo, presidente de la Junta Directiva de Acción Fiduciaria.

Trujillo plantea abrir un debate nacional en el cual participen todos los sectores de la economía como gremios, organizaciones sociales y Gobierno a los cuales invitó a poner sus cartas sobre la mesa para saber cómo se afectaría cada uno de ellos si el dólar comenzara a formar parte de las transacciones diarias en el país.

"No nos podemos quedar en la discusión chiquita de si nos dolarizamos o no nos dolarizamos porque eso es no pensar en grande; tampoco compararnos con los vecinos que ya lo han hecho porque son casos diferentes, para empezar son países muy pequeños frente al nuestro; Panamá, por ejemplo, no tiene punto de comparación pues su economía siempre ha estado muy a la par con la norteamericana", indicó el experto quien además ha sido líder de más de mil proyectos en muy diversos sectores de la economía en especial en el inmobiliario, el turístico y el de las inversiones.

Propuso que Colombia piense en una solución intermedia tal como lo hacen economías de la talla de la inglesa o la suiza que tienen su moneda propia y al mismo tiempo manejan el Euro.

¿Costosa indiferencia?

Advirtió que el debate es urgente ya que la economía colombiana se está resintiendo por la indiferencia y la falta de acciones no sólo de parte de iniciativas estatales sino de la sociedad como un todo.

Frente a las críticas que surgieron tras la atrevida propuesta del reconocido economista mundial, Steve Hanke, quien en su columna de la revista Forbes propuso el pasado 12 de agosto que Colombia frene la acelerada devaluación del peso y controle la inflación adoptando el dólar como su moneda oficial, Trujillo expresó que se puede pensar en una alternativa que tenga en cuenta las diversas posiciones pero que se haga algo.

"Lo que no podemos hacer es quedarnos quietos esperando a que se acabe de derrumbar todo. La mayoría de los insumos de alimentos para pollos, ganado, para la agricultura y muchísimos sectores más de la economía son importados, empezando por un celular, un televisor, y cuando sube el dólar el consumidor debe pagar un impuesto que es silencioso pero es el impuesto a la devaluación, ¿quién nos habla de eso?", cuestionó.

Explicó que el modelo que maneja Inglaterra y Suiza es ideal porque permite que cualquier persona a conveniencia pueda abrir una cuenta en dólares o en pesos y así manejar su economía sin perjudicarse.

Frente a las críticas que se hacen en el sentido de que podría afectar la soberanía monetaria y que en caso de adoptar el dólar como la moneda oficial cualquier eventualidad internacional afectaría a Colombia, manifestó que en las recientes escaramuzas entre China y Estados Unidos generaron en el país una crisis cambiaria sin procedentes.

"Si llega a haber una crisis mundial de gran dimensión el peso nos va a proteger?", concluyó.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.