Economía

Comercio, uno de los sectores más afectados por vándalos de las protestas

Entre los millones de afectados por los actos vandálicos que siguen cometiendo los inadaptados de las protestas en Bogotá y otras partes del país, además de los ciudadanos de a píe son los comerciantes.

De acuerdo con Fenalco aunque no se pueden cuantificar aún las pérdidas por ataques a los establecimientos; en una operación básica y teniendo en cuenta que el conjunto de actividades de comercio, restaurantes y hoteles aporta el 12% del PIB, es decir, alrededor de 40 mil millones de dólares al año, el valor agregado del comercio diariamente es, en promedio, de 111 millones de dólares, lo que en pesos arroja una cuantía del orden de los 377 mil millones.

"Siempre hemos sido respetuosos de la protesta pacífica como un derecho. Sin embargo, lo ocurrido ayer sobre todo en horas de la noche, cuando fueron atacados sistemas de transporte, bienes públicos y varios establecimientos comerciales; merece el rechazo categórico de todos los colombianos. Desde Fenalco nos solidarizamos con los afectados y hacemos un llamado al respeto y a aprovechar los espacios de diálogo social", afirmó Jaime Alberto Cabal, presidente del gremio.

Por su parte, Fenalco Bogotá indicó que el90% de los negocios ubicados en el Centro de Bogotá, cerraron sus puertas debido a las multitudinarias marchas. Según cálculos del FENALCO Bogotá, el 40% de los establecimientos comerciales en el resto de la ciudad no abrieron sus puertas y cerca del 80% de los que sí abrieron, cerraron antes de lo normal, hacía las 2:00 p.m.

Algunas cadenas del sector de víveres ubicadas en el sur de Bogotá resultaron afectadas por vándalos que rompieron vidrios y saquearon tiendas. Los comerciantes reportan que aún están evaluando pérdidas.

En cuanto al balance de Centros Comerciales, se reportó el ingreso de manifestantes a Gran Estación pero las directivas señalaron que más allá de algunos grafitis no hubo daño en las instalaciones. En la localidad de suba el Centro Comercial Plaza Imperial cerró sus puertas al público a la 1:30 p.m. por los problemas de orden público en la zona.

Juan Esteban Orrego, director de FENALCO Bogotá señaló, "rescatamos el comportamiento de la mayoría de las personas que salieron a marchar, lamentablemente como en las últimas protestas, es un grupo de vándalos los que empañan la jornada y terminan afectando bienes públicos y privados, cuyos arreglos debemos pagar de nuestros bolsillos".

El líder gremial aseguró que la jornada afectó la productividad de la ciudad, muchas empresas optaron por realizar teletrabajo para no poner en riesgo a sus colaboradores. "Sin duda, este paro impactó de manera negativa a la economía y a la clase trabajadora, que sufrió por falta de transporte, problemas de seguridad como hurtos e incluso afectación en la salud"

A su turno, Asobares informó que debido a la ley seca que debió imponer la Alcaldía por culpa de los violentos de las manifestaciones en la capital, este fin de semana se dejará de atender a cerca de un millón de clientes con la consabida pérdida para los establecimientos.

Según el gremio En un día normal trabajan 30.000 empleados en los bares y restaurantes formales de Bogotá, pero en un fin de semana la cifra de trabajadores sube a 66.000 personas, incluyendo meseros, cocineros y hasta músicos, que son personas que dejarán de percibir un ingreso.

"Es ahí donde tenemos que focalizar las acciones: en contra de esos violentos, de esos delincuentes y no perturbando los derechos legítimos de los ciudadanos que hoy decidimos salir a trabajar", aseguró el presidente de Asobares, Camilo Ospina.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.