Economía

Economía de la zona euro sigue débil en 2020, pero se ven brotes verdes

(Reuters) - La actividad empresarial en la zona euro continuó mostrando debilidad en el arranque del nuevo año, según mostró una encuesta publicada un día después de que el Banco Central Europeo señalara al sector manufacturero como una rémora para la economía, si bien se observan indicios de que lo peor podría haber pasado.

El índice compuesto de gestores de compras (PMI) de la zona euro elaborado por IHS Markit, que se considera un buen barómetro del estado de forma de la economía, se mantuvo en 50,9 en enero, por debajo de la media de una encuesta realizada por Reuters que preveía una lectura de 51,2. Toda marca por encima de los 50 indica crecimiento.

"Aunque hemos entrado en un nuevo año, el desempeño de la economía de la zona euro en enero fue similar. El crecimiento de la producción se mantuvo sin cambios con respecto al modesto ritmo registrado en diciembre, lo que indica que el crecimiento de la economía no acabó de despegar", dijo Andrew Harker, director asociado de IHS Markit.

El índice PMI principal se vio lastrado por un sector industrial todavía en dificultades. El PMI manufacturero registró su duodécimo mes por debajo de la marca de equilibrio, en 47,8, lo cual no obstante supone una mejora sobre la lectura de 46,3 de diciembre y queda muy por encima del 46,8 de lo previsto por la encuesta de Reuters.

El subíndice que mide la producción, que es uno de los componentes para calcular el PMI compuesto, ascendió a 47,5 desde la marca anterior de 46,1, el registro más alto desde agosto.

Si bien la mayoría de los indicadores provisionales del PMI manufacturero se mantuvieron en territorio negativo, avanzaron posiciones hacia el crecimiento. Los índices de pedidos nuevos, empleo, cartera de pedidos y compras se mantuvieron por debajo de 50, pero mostraron mejoría.

Sin embargo, se apreciaron señales de debilidad en el sector servicios, dominante en el bloque, ya que su indicador PMI cayó a 52,2 desde los 52,8 anteriores, en contra de las expectativas de que se mantuviera sin cambios.

Lo que probablemente preocupe más a los responsables económicos y monetarios de la región será, no obstante, la debilidad de la demanda, que apunta a que no habrá un cambio significativo en el corto plazo. El índice de nuevos negocios en el sector servicios cayó a 51,5 desde 52,1.

Sin embargo, el optimismo de cara al nuevo año remontó. El índice compuesto de producción futura subió de 59,4 a 61,2, la lectura más alta desde septiembre de 2018.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin