Economía

Gobierno prorrogó medida contra importaciones de cuero y calzado que llegan a precios bajos

El buen momento del gasto de los hogares y el gusto de chicos, jóvenes y viejos por tener unos zapatos informales de marca extranjera, una billetera, un morral, una cartera o una maleta que reponga la achacada que reposa en el clóset, son algunas de las causas del auge de ventas de esos artículos en el país.

No obstante, la llegada de mercancía a precios bajos y el contrabando le quitan brillo a los productores locales porque no solo deben enfrentar la competencia internacional sino también a jugadores desleales.

Las estadísticas más recientes indican que la facturación al detal de los productos de cuero creció dos dígitos el año pasado en Colombia.

En los 11 primeros meses del 2019 – según el Dane – las ventas reales (descontando la inflación) al por menor de calzado, artículos de cuero y sus sustitutos aumentaron el 11,5 por ciento, casi el doble que el conjunto del comercio al detal, que tuvo un ascenso del 6,4 por ciento.

La favorable situación fue impulsada, entre otros, por el alto consumo de los hogares, las importaciones y un buen momento de varios subsectores de la producción local.

Respecto a esto último, cabe señalar que la fabricación de artículos de viaje, bolsos de mano y artículos similares en cuero creció 19,1 por ciento en los 11 primeros meses del 2019, contra igual periodo del 2018, cuando en el conjunto del sector manufacturero la variable solo subió el 1,3 por ciento.

Adicionalmente, las unidades productivas tuvieron un buen 2019 en las ventas hacia los distribuidores, ya que estas subieron el 11,1 por ciento en el periodo analizado por el Dane.

Sin embargo, problemas como el contrabando y las importaciones a bajo costo apretaron el año anterior a algunos segmentos del sector de artículos de cuero, calzado y marroquinería en Colombia.

Por ejemplo, la producción de las empresas enfocadas en el curtido, recurtido y teñido de cueros descendió 20,7 por ciento en los 11 primeros meses del 2019, frente a igual periodo del 2018, mientras que la facturación se redujo el 20,6 por ciento.

Igualmente, el empleo mostró un mal momento, toda vez que en los 11 primeros meses del año anterior, en el subsector de artículos de viaje, bolsos de mano y artículos similares en cuero, presentó una caída del 5,7 por ciento.

Y ni qué decir del rubro propiamente de fabricación de calzado, donde la producción descendió el 6,8 por ciento, las ventas a distribuidores el 3,1 por ciento y el empleo el 8,1 por ciento.

En el último año, el cuero, el calzado y la marroquinería dejaron de generar en conjunto 10.000 empleos, y actualmente solo vincula a 110.000 personas. Y en las cuentas no aparecen por donde llegan 9 millones de pares de zapatos, de los 110 millones que se demandan en Colombia al año.

Y es que si bien las importaciones legales de calzado, las que hacen empresas desleales a precios sospechosamente bajos y el contrabando han perdido ritmo, en particular por la devaluación, siguen impactando a la gran y pequeña industria local porque logran ser vendidas en su totalidad entre los consumidores.

EXTIENDEN UMBRALES

Cabe recordar que a finales del año pasado, sin hacer mucho ruido, el Ministerio de Comercio Industria y Turismo prorrogó, hasta 31 de diciembre de 2020, la norma que establece umbrales para la penetración al país de calzado que viene a precios sospechosamente bajos.

Lo anterior se ha convertido en un apoyo importante para proteger la producción local, según los industriales.

Cabe recordar que se trata del decreto 2279 de diciembre del 2019 expedido por Mincomercio, que establece un arancel máximo del 35 por ciento para las importaciones de zapatos cuando el precio declarado sea inferior o igual al umbral definido entre 6 y 10 dólares por par, y que implantó por primera vez a partir a partir del 1 de enero del 2017 e inicialmente por dos años.

Igualmente, es el arancel máximo que se aplica bajo las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Sin embargo, no aplica para países o bloques con los cuales Colombia tiene acuerdos comerciales vigentes.

Aún así, como se dijo, la llegada a Colombia de mercancía extranjera no ha perdido importancia, pues en los 11 primeros meses del 2019 – también según el Dane – las importaciones de calzado crecieron de 360 a 380 millones de dólares y la de manufacturas de cuero, artículos de viaje y bolsos de 151 millones de dólares a 159 millones de dólares.

Inclusive el año pasado se presentaron incrementos en el volumen (toneladas) de esos productos a su ingreso al país, aún en medio de alta devaluación del peso.

BRILLA EL CONTRABANDO

La informalidad, en opinión de empresarios, es otra de las causas para que todos los subsectores del cuero y calzado no hayan crecido de manera homogénea en el 2019.

Y debido que los importados y el contrabando les están ganando la carrera, hasta ahora, consideran que tienen un gran reto por delante.

Y el impulso de las ventas totales del sector de cueros y calzado en el comercio al por menor en 2019 lo atribuyen más al crecimiento de segmentos como billeteras, carteras, morrales y cosmetiqueras (para las empresas por catálogo) y los juguetes para mascotas.

Inclusive la venta de los anteriores artículos, pero hechos en materiales sintéticos, tuvo en 2019 uno de sus mejores momentos en el mercado local.

CALZADO INFORMAL PISA FUERTE

Los industriales, no obstante, observan un crecimiento de la demanda de calzado informal (zapato tenis y mocasines, entre otros), debido no solo al aumento de la población joven sino a que los consumidores acortan el tiempo de vida de esos artículos.

Los problemas de movilidad en las ciudades, con la necesidad de recorrer mayores distancias a pie, también obligan a indumentaria y calzado más ligeros.

La facilidad de la combinación con prendas de vestir también se cuenta entre las causas de cambios de hábitos de consumo de una parte de los consumidores locales hacia líneas menos formales del calzado.

Sin embargo, en general el incremento de las ventas de esas líneas se debe a que las oficinas y espacios de trabajo son ahora menos rígidos y más abiertos.

VITRINA MAYOR

Aún así en medio de este entorno ambiguo, de altas y bajas a nivel de sus distintos subsectores, el gremio Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y las Manufacturas (Acicam) tiene lista la inauguración de la versión 41 de la Feria del Cuero, Calzado, Marroquinería, Insumos y Tecnología; y la número 23 del evento International Footwear & Leather Show (IFLS)- EICI Otoño-Invierno 20/21.

Los eventos se realizarán simultáneamente, entre 4 y el 6 de febrero, en Corferias, en Bogotá.

Por su lado, IFLS es un evento especializado en la exhibición de calzado, marroquinería y prendas de vestir en cuero, que integra las últimas tendencias en diseño y moda de producto terminado, a través de las principales colecciones que ofrece la industria colombiana y de países como Brasil, México, Nicaragua, Portugal, Francia y España.

Entre tanto, EICI es la exhibición especializada de cuero, insumos, maquinaria, tecnología y servicios, que presenta a fabricantes de calzado, marroquinería, prendas de vestir en cuero e industrias afines. Sus espacios mostrarán las últimas tendencias de moda en proveeduría y contarán con la participación de expositores de nuestro país, México, Brasil, Italia y China.

Los expositores se dividirán en 10 secciones especializadas: manufacturas, calzado contemporáneo, calzado urbano, calzado formal, calzado infantil, sintéticos y textiles, maquinaria y tecnología, cueros, calzado para actividades al aire libre ('outdoor') y componentes.

Además, la feria e IFLS- EICI Otoño-Invierno 20/21 son dos eventos en uno, que marcan el nivel de producción del sector a lo largo del 2020, pues con base en los pedidos que se hagan a las fábricas, estas pueden programar la producción y los mayoristas se aseguran los volúmenes de venta al por menor para los momentos del año más importantes comercialmente como son febrero, los días de la Madre y el Padre, junio, Amor y Amistad y Navidad.

También sirven para lanzar al mercado las colecciones de la industria colombiana para la próxima temporada de moda, que está acorde con los ciclos internacionales.

Además de las tendencias de diseño internacionales, los productores colombianos ofrecerán las líneas para captar la atención de los consumidores locales e internacionales en 2020.

Los diseñadores de calzado tendrán además su reconocimiento durante los mencionados eventos feriales con el premio 'Innovación para tus pies'.

"Es la representación más significativa de la economía naranja dentro del sector del cuero, el calzado y marroquinería nacional porque los diseñadores son los que desarrollan la idea de un zapato, los materiales, los colores y la ficha técnica, entre otros. Y son los que le dan valor agregado al producto final y crean las condiciones para llevar los diseños a las líneas de producción", dijo el presidente de Acicam, Luis Gustavo Flórez Enciso.

META DE CORTO PLAZO

Los organizadores prevén la presencia de unos 500 expositores y 11.000 visitantes como representantes de almacenes, directivos de grandes superficies y pequeños comercializadores, entre otros.

El público en general podrá asistir al recinto de Corferias, pero los espacios de compra son exclusivos para los mayoristas.

La expectativa de negocios durante los días de los eventos es de 30.000 millones de pesos, pero superará esa cifra, pues otros pedidos se concretarán a lo largo del 2020.

Habrá además una articulación con el sistema de moda internacional porque el cuero abarca todos los usos como prenda de vestir y accesorios

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin