Economía

El crédito de consumo en Colombia continúa creciendo a doble dígito

En el tercer trimestre de 2019 se registró un crecimiento en los nuevos créditos personales (que incluyen créditos de libre inversión y libranza), de vehículo y tarjetas de crédito, de 24,5%, 13,4% y 11,4%, respectivamente, en comparación con el mismo período del año pasado, según el más reciente informe de tendencias del mercado de crédito de consumo elaborado por TransUnion.

Los nuevos créditos de vivienda también registraron un incremento año contra año, de 9,1%. Por su parte, el microcrédito fue el único producto en el que se observó una disminución en nuevas cuentas abiertas.

Al analizar la información en mayor detalle, se resalta que el mayor crecimiento anual en originaciones (nuevas cuentas abiertas) en el tercer trimestre de 2019 (último dato de originaciones disponible) se observó para los créditos personales (24,5%). Este fue el cuarto trimestre consecutivo en el que esta categoría registró crecimiento de doble dígito en originaciones año contra año.

Los créditos de vehículo (13,4%) y tarjetas de crédito (11,4%) también mostraron crecimiento anual significativo en nuevas cuentas en el tercer trimestre de 2019, marcando el cuarto y tercer trimestre consecutivo de crecimiento anual de doble dígito, respectivamente, para estos dos tipos de productos.

A pesar de ver un crecimiento anual negativo en las originaciones de microcréditos en el tercer trimestre de 2019 de -4,6%, estos registraron un crecimiento anual positivo en saldos totales y saldo promedio por consumidor, de 5,1% y 7,6% respectivamente, en el cuarto trimestre de 2019. Esto significa que, aunque la cantidad de nuevos créditos otorgados en esta categoría disminuyó, el monto promedio de los nuevos créditos otorgados tanto a clientes nuevos como existentes aumentó (18,8% anual).

Al igual que con microcrédito, el saldo promedio por consumidor también aumentó para los principales productos de crédito de consumo durante el cuarto trimestre de 2019, observándose el mayor crecimiento para los créditos personales, con un aumento anual de 8,4%. En los créditos personales, que incluyen créditos de libre inversión y créditos de libranza, este último fue el que más contribuyó al crecimiento en saldo promedio por consumidor, con un crecimiento anual de 13,5%.

"El mercado colombiano de crédito de consumo continúa resistiendo presiones macroeconómicas y una confianza negativa por parte del consumidor, retornando otro trimestre de crecimiento anual en saldos. Existe alguna evidencia de presiones emergentes en el pago de las obligaciones crediticias en algunas categorías de productos, pero por el momento no parecen significativas. Sin embargo, creemos que sí justifican un monitoreo cercano en futuros trimestres", dijo Virginia Olivella, gerente senior de Investigación y Consultoría para TransUnion Colombia.

La morosidad a nivel de consumidor, una medida de comportamiento de pago de los créditos, mostró una imagen mixta en el cuarto trimestre de 2019, con mejoras para créditos de vivienda, créditos de vehículo y créditos personales de 51 puntos básicos (pbs), 50pbs y 46pbs, respectivamente. Las tarjetas de crédito y microcréditos experimentaron un deterioro de 22pbs y 17pbs año contra año, respectivamente.

A pesar de que tanto las tarjetas de crédito como los créditos personales registraron fuerte crecimiento en originaciones y saldos, las tendencias de morosidad a nivel de consumidor en las dos categorías fueron muy diferentes y podrían ser en parte el resultado de las diferencias en las originaciones de cada producto por perfil de riesgo.

En el tercer trimestre de 2019 (último dato de originaciones disponible), se observó un crecimiento en originaciones de tarjetas de crédito para todos los niveles de riesgo, 11,4% anual para el total. Sin embargo, como en trimestres anteriores, el crecimiento de las originaciones se centró en las poblaciones subprime* (de mayor riesgo) y near prime (riesgo medio-alto), con un aumento del 29,6% y 22,7% anual, respectivamente. Los segmentos prime, prime plus y super prime (riesgo medio, medio-bajo y bajo, respectivamente) aumentaron un 7,5%, 12,3% y 18,8% anual, respectivamente. Este aumento en nuevos créditos a segmentos más riesgosos, que se ha venido observando ya durante varios trimestres, puede explicar parte del deterioro de la morosidad observado año contra año a nivel de consumidor para las tarjetas de crédito en el cuarto trimestre de 2019, un aumento de 22 puntos básicos.

Entre tanto, los créditos personales, que también experimentaron un fuerte crecimiento en originaciones (24,5% anual), mostraron tendencias diferentes a las observadas en tarjetas de crédito en términos del perfil de riesgo de las nuevas cuentas. Los nuevos créditos personales, aunque también crecieron en todos los niveles de riesgo, registraron las mayores tasas de crecimiento en los segmentos de menor riesgo, super prime, prime plus y prime, con tasas anuales de 34,9%, 29,7% y 26,3%, respectivamente. Las originaciones de los segmentos de mayor riesgo, near prime y subprime, crecieron a un ritmo más lento, un 24,8% y un 5,6% anual, respectivamente. En particular para el segmento subprime, este crecimiento significó una caída importante en comparación con el año anterior (tercer trimestre de 2018), donde el crecimiento fue del 23,1% anual, pero estuvo en línea con trimestres más recientes, donde se observó un bajo crecimiento en originaciones de este segmento de alto riesgo. En consecuencia, las tasas de morosidad a nivel de consumidor para créditos personales en el cuarto trimestre de 2019 mejoraron 46 pbs año contra año.

Sin embargo, solo mirando la tasa de morosidad medida como el porcentaje de consumidores en mora al cuarto trimestre de 2019, no se tiene la historia completa sobre las tendencias en el comportamiento de pago del consumidor y los posibles riesgos emergentes en la cartera de créditos personales. Al igual que en trimestres anteriores, se realizó un análisis de cosechas para evaluar si el alto crecimiento del crédito al consumo podría estar ocultando aumentos en la morosidad a nivel del portafolio, y los resultados fueron particularmente reveladores para los créditos personales. El análisis de cosechas mira todas las cuentas originadas en un trimestre y mide las tasas de morosidad de esas cuentas nuevas después de tres, seis, doce meses de actividad, o más. Cortes trimestrales sucesivos de nuevas cuentas y sus tasas de morosidad pueden compararse para determinar si un corte en particular (o "cosecha") ha estado mejorando o deteriorándose con el tiempo.

En particular, aunque la calidad de la cartera parece haber mejorado para los créditos personales, la cosecha más reciente del segundo trimestre de 2019 mostró una tasa de morosidad más alta después de tres meses en comparación con el comportamiento de tres meses de la cosecha del segundo trimestre de 2018. Del mismo modo, las cosechas del primer trimestre de 2019 y el tercer trimestre de 2018 mostraron un deterioro seis y doce meses después de originadas, respectivamente, en comparación con las del primer trimestre de 2018 y tercer trimestre de 2017, respectivamente, también seis y doce meses después de su originación. Este análisis se realizó para todos los niveles de riesgo, para tener en cuenta las diferencias en la combinación de riesgo de las diferentes cosechas, y el deterioro se observó en todos.

"Está claro que las entidades todavía tienen un fuerte apetito para otorgar crédito en todo el espectro de riesgo. Es importante que continúen monitoreando el comportamiento de la cartera tanto a nivel de portafolio como de cosechas y tengan una comprensión profunda del comportamiento de pago del consumidor. Condiciones económicas volátiles y finanzas personales restringidas implican que las entidades deben ser ágiles en su respuesta a la dinámica cambiante del mercado de crédito de consumo", concluyó Olivella

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0