Economía

Productividad, menores costos y calidad, los desafíos de la caficultura colombiana

  • Es evidente que la caficultura colombiana requería de la implementación del FEPC, considerando los cuantiosos recursos públicos destinados a enfrentar las frecuentes crisis de rentabilidad cafetera.
La caficultura colombiana mantiene apoyos fiscales pero depende de si misma para ser más productiva.

El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 (Ley 1955 de 2019) estableció la creación de un Fondo de Estabilización de Precios del Café (FEPC), con el fin de proteger el ingreso de los caficultores colombianos.

Esta medida, de acuerdo con un  diagnóstico de Anif, había sido reclamada por el sector cafetero, aquejado recurrentemente por los bajos precios internacionales del grano (situándose su cotización spot incluso por debajo de US$1/libra durante 2018-2019).

Es evidente que la caficultura colombiana requería de la implementación del FEPC, considerando los cuantiosos recursos públicos destinados a enfrentar las frecuentes crisis de rentabilidad cafetera, tal y como sucedió con el programa de Protección al Ingreso Cafetero-PIC (vigente entre 2013-2015).

Al margen de ello, el sector cafetero deberá continuar trabajando en lograr ganancias en productividad, reducción de los costos de producción y mejoramiento de la calidad del grano, puntualiza el diagnóstico del influyente centro de pensamiento económico.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin