Economía

"Gripecita" versión Bolsonaro postra a cero la proyección de crecimiento económico en Brasil

  • Bolsonaro, pedía el martes que su país deje atrás el "concepto de tierra arrasada" ante el coronavirus y dijo que no hay razón para confinar a la población, por lo que volvió a calificar el COVID-19 de "gripecita".
Bolsonaro anda en las misma onda de Donald Trump de presionar la normalización de la vida, en plena expansión del Covid19.

Más tardó el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en calificar al coronavirus (ya con 2.563 casos) como una "gripecita", que la realidad económica en hacerle tragar sus palabras.

El Banco Central de Brasil recortó este jueves su previsión sobre la actividad económica este año a un nulo crecimiento, desde su expectativa previa de una expansión del 2,2%, debido al impacto de la pandemia de coronavirus, mientras que advirtió sobre un elevado grado de incertidumbre para el panorama a futuro.

En su reporte trimestral, el Banco Central también redujo su previsión sobre la inflación este año a un 3%, desde la estimación anterior de 3,5%, con base en las proyecciones del mercado sobre tasas de interés y calculando un tipo cambiario 4,75 reales por dólares.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pedía el martes que su país deje atrás el "concepto de tierra arrasada" ante el coronavirus y dijo que no hay razón para confinar a la población, por lo que volvió a calificar el COVID-19 de "gripecita".

"El virus llegó" y "en breve pasará", manifestaba el líder de la ultraderecha brasileña en un pronunciamiento transmitido en cadena de radio y televisión, en el que subrayó que la "vida debe seguir", los "empleos tienen que ser mantenidos" y el "ingreso de las familias tiene que ser preservado".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.