Economía

Aumenta la afectación de ingresos por reducción de horas de trabajo

La reducción de las horas de trabajo sigue siendo la principal causa de disminución de ingresos para los colombianos. En una nueva actualización de su Encuesta de Dificultades Financieras, TransUnion Colombia revela que el 42% de los consumidores afectados por la pandemia informaron que sus horas de trabajo han sido reducidas, en comparación con un 37% en el mes anterior y un 33% dos meses atrás.

En contraste con lo anterior, el estudio destaca una ligera mejora en términos de conservación de empleo. El sondeo expone una reducción de 2 puntos en el porcentaje de consumidores que indican haber perdido sus puestos de trabajo, pues en la más reciente medición este indicador pasó de 24% a 22%. Por otro lado, los dueños de pequeñas empresas que debieron cerrar o perdieron ventas debido a las restricciones del COVID-19 se mantuvieron igual (20%).

El estudio de TransUnion muestra que el 80% de los colombianos continúan sintiendo el impacto negativo del COVID-19 sobre sus ingresos familiares. Sin embargo, la investigación encontró también que un mayor número de colombianos está reduciendo gastos y evaluando estrategias financieras para manejar la crisis (88% en el tercer mes de la encuesta en comparación con 83% en el mes dos y 80% en el mes uno).

La tercera Encuesta de Dificultades Financieras encuestó a 1.101 adultos durante la semana del 25 de mayo de 2020. La encuesta ofrece una visión amplia del impacto en los consumidores colombianos del COVID-19 y de cómo los consumidores esperan hacer frente a las dificultades financieras consecuencia de la pandemia.

Los datos encontraron que el porcentaje de consumidores que informaron pérdida de ingresos debido a la pandemia de COVID-19 disminuyó del 83% en los meses uno y dos al 80% en el mes tres. Sin embargo, aquellos empleados en la industria manufacturera y en empresas de menos de 10 empleados continúan viendo niveles de impacto significativamente más altos (91% y 88%, respectivamente). Los consumidores indican que la reducción de las horas de trabajo sigue siendo la principal causa de la disminución de los ingresos (42% en el mes tres en comparación con el 33% en el mes uno).

"La tercera ola de nuestra investigación confirmó que el alcance del impacto financiero en los consumidores de la pandemia es significativo", explica Virginia Olivella, directora de investigación y consultoría para TransUnion. "A medida que el impacto continúa, los consumidores se están volviendo más diligentes en el desarrollo de estrategias financieras para hacer frente a la crisis y de esta manera poder administrar sus finanzas y pagar sus obligaciones mensuales".

La comunicación entre entidades y consumidores continúa siendo muy importante. Los consumidores se están enfocando cada vez más en la planificación financiera y en la comunicación con sus entidades para evaluar opciones de pago, con el 63% de los consumidores indicando que han contactado a las entidades con las que tienen obligaciones, en comparación con el 60% en el mes dos y el 57% en el mes uno. Paralelamente, los consumidores han indicado una mayor confianza en su capacidad para cumplir con las obligaciones financieras, lo que se traduce en una ligera disminución en el porcentaje de consumidores preocupados por sus pagos para la mayoría de categorías.

Consumidores siguen preocupados por su capacidad para pagar obligaciones, pero la preocupación por obligaciones financieras específicas está disminuyendo ligeramente

El 92% de los consumidores colombianos afectados continúan preocupados por su capacidad para pagar obligaciones a tiempo. De los consumidores afectados, el 34% espera tener un déficit en menos de un mes, el 48% espera poder pagar sus obligaciones durante más de un mes, pero menos de tres meses, mientras que solo el 18% cree que podrá cumplir con sus obligaciones financieras durante más de tres meses.

Los servicios públicos siguen siendo la obligación que más preocupa, con el 43% de los consumidores afectados expresando preocupación, pero este porcentaje ha disminuido seis puntos porcentuales con respecto al mes anterior. Esta tendencia a la baja se observó para casi todas las obligaciones, a medida que los consumidores parecen estar mejorando en el manejo de sus finanzas.

Otro indicador prometedor es que el monto promedio en que los encuestados esperan quedarse cortos al pagar obligaciones ha disminuido desde las dos últimas encuestas, pasando de aproximadamente 1.005.043 COP a 896.082 COP (-11%).

Para enfrentar mejor el impacto negativo de los ingresos familiares, los consumidores han seguido introduciendo cambios en sus hábitos de consumo. El 53% de los consumidores afectados han reducido el gasto discrecional, en comparación con el 60% en el mes dos, mientras que el 36% ha cancelado las membresías o suscripciones, frente al 32% en el mes dos.

Los consumidores que indican haberse comunicado con las entidades y estar explorando opciones de pago han aumentado. El 63% de los consumidores afectados indicaron que han contactado a las entidades con las que tienen obligaciones para discutir opciones de pago, un aumento con respecto al 60% en el segundo mes de la encuesta y al 57% en el primer mes. Esta tendencia se observa en paralelo al aumento en el porcentaje de consumidores afectados que informan haber recibido orientación sobre las opciones de pago disponibles por parte de sus entidades, un 71% en comparación con el 62% en el primer mes.

Al preguntarles sobre los alivios financieros recibidos, el 35% de los consumidores encuestados indicaron haber recibido algún tipo de alivio, como períodos de gracia y extensión de plazos por parte de las entidades. Sin embargo, el 18% de estos consumidores afirman que no están muy o nada seguros de su comprensión de los términos de los alivios, lo que crea una oportunidad para que las entidades se comuniquen con los consumidores para brindar orientación adicional y definan más claramente los términos para el pago de estas obligaciones diferidas.

"Nos alientan las acciones proactivas que los consumidores están tomando para planificar durante la crisis y hacia la recuperación. Sin embargo, para que las herramientas financieras disponibles sean efectivas y asegurar la viabilidad de la estabilidad financiera de los consumidores a largo plazo, es necesario continuar apoyando la educación financiera de los consumidores sobre los tipos y términos de las herramientas disponibles y cómo usarlas en su beneficio", continuó Olivella.

La amenaza para los consumidores por fraude financiero durante la pandemia sigue siendo alta. El 26% de los consumidores informaron haber sido objeto de esquemas de fraude relacionados con COVID-19, por encima del 21% reportado en el segundo mes de la encuesta. La comunicación entre entidades y consumidores continúa siendo fundamental para prevenir y abordar todas las formas de fraude.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin