Economía

$1,24 billones dejaron de recibir los departamentos durante el primer semestre

Como consecuencia del impacto que han tenido las medidas de aislamiento para mitigar los efectos del COVID-19 en los departamentos, y el comercio ilícito que se ha venido incrementando, las rentas de las entidades territoriales reportaron una caída de 22% durante el primer semestre de 2020, con respecto a igual período del año 2019.

De acuerdo con un estudio realizado por la Federación Nacional de Departamentos, durante los primeros seis meses de 2020 se reportó una disminución en el recaudo departamental cercano a los $1,24 billones, siendo La Guajira, San Andrés, Vichada, Amazonas y Nariño, los departamentos más afectados en sus rentas.

Una de las mayores preocupaciones tiene que ver con la caída registrada en los impuestos al consumo, teniendo en cuenta que el recaudo de los departamentos depende principalmente de los impuestos de licores y cervezas, los cuales representan cerca del 48% del total de ingresos tributarios.

Debido a las limitaciones en el consumo, el crecimiento del mercado ilícito y el cierre de establecimientos de ocio, en el primer semestre de 2020 el recaudo del impuesto a la cerveza cayó en 21% y del impuesto a licores en 19%.

"Medidas como la Ley Seca se convierten en restricciones extremas que afectan las rentas y el empleo en los departamentos. La industria de los licores cuenta con 120 mil empleos directos y 300 mil cadenas de valor. El 30% de la comercialización de licor ha cerrado, y el recurso no recaudado ha afectado gravemente las rentas de los departamentos", explicó el director Ejecutivo de la FND, Carlos Camargo Assis.

De otra parte, para este período el impuesto sobre vehículos reportó una caída de 22%, el impuesto de registro 25%, el impuesto de loterías de 19%, y la sobretasa a la gasolina de 17%.

De acuerdo con el director Ejecutivo de la FND, la pérdida de ingresos tributarios de los departamentos dependerá del tiempo que duren las medidas de aislamiento obligatorio, las cuales afectan directamente el nivel de consumo de la población y la dinámica de la economía.

"Las cifras no mienten, medidas como la Ley Seca instigan a la ilegalidad de venta de alcohol y no arroja resultados positivos en materia de seguridad ciudadana. Hay que buscar otras alternativas entre municipios, departamentos y Gobierno Nacional" anotó el representante de los departamentos.

Las restricciones impuestas para el consumo de bebidas alcohólicas en el país han llevado a que las personas busquen otras alternativas de compra, incrementando los índices de ilegalidad y generando el riesgo de compra de bebidas que no cumplan con las condiciones de salubridad establecidas.

Gracias a la gestión realizada por los grupos operativos de las oficinas de rentas departamentales, en el primer semestre de 2020, se han aprehendido más de 21 mil botellas de licores en todo el territorio nacional y cerca de 69 mil unidades de cerveza. Los licores aprehendidos por adulteración corresponden al 17% del total a nivel nacional para este periodo, lo que equivale a 3.629 botellas, mientras que más del 66% de las aprehensiones de cervezas se realizaron en lugares diferentes a establecimientos comerciales.

"Preocupa que las personas que producen y comercializan estos productos están aprovechando las facilidades que brinda el comercio electrónico. Por esto, es necesario llamar la atención sobre estos problemas, para que no se impongan fuertes restricciones a los canales de venta de productos legales y, de forma paralela, se establezcan un mayor número de controles a las ventas electrónicas", puntualizó el director Ejecutivo de la FND, Carlos Camargo Assis.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin