Economía

Estamos próximos a la finalización del ciclo de reducción de tasas de interés

(Alejandro Reyes - Economista principal BBVA Research).- En su reunión mensual de política para el mes de Julio, el Banco de la República redujo su tasa de política en 25pb hasta el 2,25% (en línea con el consenso de analistas y el BBVA). La decisión fue unánime.

El comunicado fue bastante reducido, concentrado en los tres argumentos recurrentes en las comunicaciones recientes del Emisor. En primer lugar, destacaron que la inflación total y básica se ha moderado significativamente en conjunto con una reducción en las expectativas de inflación. En el frente de actividad el comunicado expresa que la demanda agregada se encuentra más débil de lo esperado lo que lleva a mayores excesos de capacidad productiva en el marco de un mercado laboral deteriorado. Finalmente, reiteró que los mercados financieros continúan mejorando frente a la crisis en marzo y la liquidez continúa siendo abundante.

En la rueda de prensa, el Gerente destacó que el staff del Banco revisó su previsión de crecimiento económico a la baja, a un rango entre -6% y -10% (desde -2% y -7%).

En cuanto a las previsiones económicas consideran que los rubros que más afectan al crecimiento son las exportaciones y la inversión y en menor grado el consumo privado y público. Al tiempo, revisaron la brecha de producto a un rango entre -5% y -7% (desde -3% y -7% del informe previo). En este particular, la revisión apunta a un menor crecimiento potencial y un choque más estructural sobre la economía dado que se revisa el piso del rango de crecimiento pero no el de la brecha (tema a indagar con mayor detalle en la presentación del Informe de Política Monetaria la próxima semana).

Por otra parte, en cuanto a la inflación el Gerente destacó que el staff redujo el rango de pronóstico a entre 1% y 2% (frente 1% y 3% en el informe previo) tanto para la inflación total como la básica. En conjunto ambas revisiones de pronósticos jugaron un papel relevante en la decisión que tomó la Junta, continuando con la reducción de tasas en 25pb.

En cuanto a la expectativa futura en tasas, el Gerente ratificó que será una decisión que se tome acorde a los datos disponibles, pero aclaró que en adelante será más difícil prever lo que la Junta pueda realizar ya que la reducción ha sido importante, diferente a lo que ocurrió en meses previos en los que había un amplio consenso en la magnitud y dirección de la reducción de tasas.

Ello nos permite ratificar que estamos próximos a la finalización del ciclo de reducción de tasas, por lo que seguimos anticipando una reducción adicional de 25pb en el mes de agosto para cerrar el ciclo actual en 2,0% de tasa.

El riesgo sobre esta expectativa es a la baja, ello más que todo porque el balance de riesgos sobre actividad sigue siendo bajista y la revisión reciente de la expectativa de inflación puede llevar a una moderación adicional en las expectativas de inflación brindándole algo más de espacio al Emisor para reducir tasas, pero será un terreno incierto.

En la reunión del mes previo el Gerente mencionó que una reducción en la tasa de interés a niveles muy bajos por un periodo prolongado de tiempo podría tener efectos no deseados en el sistema financiero y en los flujos de capitales.

En esta oportunidad ante diversas preguntas en torno a esta afirmación, el Gerente moderó el tono de la relevancia de estos factores sobre las acciones de política, enfatizando que son la brecha de inflación, la brecha del producto y la tasa de interés natural las variables que están en el eje central de la política económica.

Agregó que las utilidades de la banca y las posibilidades de salidas de capital son factores que, entre otros, han sido incluidos de manera paulatina y cuidadosa en la revisión de la Junta. Finalizó explicando que la gradualidad en la reducción de tasas tiene mucho que ver con las posibilidades de salida de capitales pero las decisiones se han tomado viendo las variables de inflación, crecimiento y tasa natural.

En términos de otras medidas, el Gerente comentó que el Banco Central ha utilizado prácticamente todo el arsenal de medidas disponibles, con compra de deuda privada, colaterales más amplios y duración mayor de repos.

Comentó que quizás la única de las medidas que no se ha tomado es el crédito directo al gobierno, que comentó no se puede descartar por lo particular del momento actual, pero que no se ha contemplado ni en Colombia ni en otras geografías.

Adicionalmente, el Banco amplio el programa de NDFs para venta de dólares cubriendo los vencimientos que se causen en el mes de agosto.

Sobre temas puntuales asociados al sector financiero, comentó que a la fecha no han observado un deterioro en el pago de los hogares de sus compromisos con el sector financiero. Incluso se ha observado alguna moderación en la moratoria en este periodo. En parte asocia este comportamiento a las garantías otorgadas por el gobierno y los créditos otorgados por los bancos con estos recursos.

Para este año, el Gerente no considera que se observe un problema en este frente, y que el problema se podría materializar si se extiende la crisis y en especial si en 2021 no se logra mejorar esta capacidad de pago.

Por otra parte, ante un par de preguntas asociadas al traspaso de las tasas de política sobre las tasas de interés de mercado, el Gerente destacó que se han venido observando las reducciones en tasas, en particular para las tasas activas ponderadas ha bajado 168 puntos básicos desde marzo y 80 si se toman ponderadores fijos. Con lo que confirmó que la transmisión de tasas se ha observado.

En otros temas relacionados con el mercado de capitales, el Gerente mencionó que no le gusta la medida de poder retirar ahorro pensional, pero que entiende que son tiempos inusuales. Tiene efectos negativos sobre los esquemas pensionales que se suman a los que ya existen. La considera una medida de última instancia pero no puede descartarla.

Por otra parte, sobre la calificación soberana, el Gerente comentó que es parte de la incertidumbre asociada a la coyuntura y aclaró que Colombia se está comportando relativamente mejor que otros países emergentes pero reconoce que hay factores de riesgo como el tema fiscal y la cuenta corriente. Pero esperaría que antes de ver una reducción de la calificación en Colombia la espera en otros países y ello no ha pasado aún.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.