Economía

El sector privado será el mejor aliado para que se consolide la recuperación

Cuando Colombia está viviendo el peor momento por cuenta de la pandemia del Covid-19, los representantes de los sectores productivos y económicos del país, en el marco del foro "Ideas para la reactivación", iniciativa del Consejo Gremial Nacional, continuaron esta semana con la agenda de análisis y discusión sobre lo que viene para el país bajo la llamada "nueva normalidad".

En tal sentido, el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro Trujillo, dio su visión sobre los retos más apremiantes que afrontará Colombia, y las bases sobre las que debería diseñarse la hoja de ruta para impulsar la reactivación de la economía y la recuperación del empleo y el ingreso en la pospandemia.

Uno de los cambios más dramáticos está en el rápido envejecimiento de la población. "El cambio demográfico, para el caso colombiano, significará que la población mayor de 65 años, hoy 10% del total, subirá un 25% en 30 años, y para finales de siglo será un 40% del total", explicó Montenegro quien, además, reveló que no solo habrá más viejos, sino también más habitantes que en tres décadas serán 61,5 millones, aunque a final de siglo, serán incluso menos que hoy: 46, 6 millones.

Según el dirigente, un segundo factor planteará desafíos adicionales: la acelerada digitalización de la sociedad puesto que algoritmos, robots e internet de las cosas seguirán reemplazando empleos formales en muchos sectores.

"Los efectos de estas dos tendencias sobre la sociedad, la economía y la educación son y serán profundos, basta con observar la relación entre trabajadores activos y activos mayores que continuará desplomándose lo que hará insostenible la financiación de sistemas de pensiones de reparto con contribuciones al trabajo".

En su intervención Montenegro pronosticó que la nueva normalidad de la pospandemia será diferente en muchos aspectos, por ejemplo, la normalización de asentamientos informales (más propensos a las pandemias), "llevando al desarrollo de nuevos proyectos inmobiliarios en grandes ciudades y pequeñas, reduciendo la aglomeración y también promoviendo proyectos para adultos mayores en el campo", explicó Montenegro.

Ante este nuevo ordenamiento, será necesario fortalecer las herramientas para la movilidad y el teletrabajo, pero también fortalecer el frente de la salud con "servicios acordes con la expansión y reestructuración del sector, a la luz de la experiencia de la pandemia, lo que va desde el capital humano de médicos, enfermeros y enfermeras, paramédicos, personal de apoyo y logístico, con incentivos para reconocer su trabajo, hasta disponer de hospitales de diferentes niveles, centros de salud, escuelas de medicina y de enfermería, montos y sistemas de financiación, etc."

Se prevé además que con la normalización de la vivienda urbana se produzca una mayor integración de las ciudades con sus contextos rurales, por lo cual será clave el desarrollo de accesos y salidas de las ciudades donde, por motivos ambientales, se deberá impulsar la movilidad de automóviles, motos, bicicletas y patinetas eléctricas.

Montenegro planteó la urgencia de concluir los proyectos de infraestructura 4G, y adelantar los de 5G, con los ajustes necesarios acordes con las nuevas tendencias. Agregó que la pospandemia acelerará el proceso de digitalización de todos los sectores, lo que demandará capital humano especializado en temas como Big Data, programación y seguridad cibernética.

El presidente de Asofondos concluyó que ante las crecientes demandas, el Estado contará con limitados recursos para subsidiar y proveer ingresos a los sectores de menores recursos y las personas con discapacidad, "por ello, la mayor parte de su financiación deberá provenir de iniciativa privada".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin