Economía

En cerca de 7% se incrementaron los activos del sistema financiero en julio

Al cierre de julio, los activos del sistema financiero alcanzaron $2,130.4 billones, con lo cual el crecimiento real anual se situó en 6.9%, según el reporte de la Superintendencia Financiera de Colombia.

Los activos totales crecieron $27.2 billones frente al mes anterior, como resultado de un incremento en $6.1 billones en los instrumentos de patrimonio de emisores extranjeros. Los activos de las entidades vigiladas ascendieron a $1,057.7 billones y los recursos de terceros, incluyendo activos en custodia, a $1,072.7 billones. Los fondos administrados por las sociedades fiduciarias registraron $698.4 billones, de los cuales $195.8 billones correspondieron a custodia.

El sistema financiero continúa diversificando sus tenencias de títulos en el mercado de capitales con un portafolio de inversiones que alcanzó $894.2 billones. El incremento anual fue de $65 billones, explicado principalmente por el mayor saldo de los instrumentos de patrimonio de emisores extranjeros, títulos de tesorería TES, así como por derivados de negociación, que aumentaron en $39.2 billones, $15.5 billones y $10.2 billones, respectivamente.

El portafolio de inversiones de los recursos de terceros administrados representó el 61% del total de inversiones del sector financiero.

Los fideicomitentes de negocios administrados por las sociedades fiduciarias registraron rendimientos acumulados de $2.6 billones, cifra que representa una recuperación frente al mes anterior (-$394.8 miles de millones). Los inversionistas de los 195 fondos de inversión colectiva (FIC) administrados por las sociedades fiduciarias, las sociedades comisionistas de bolsa de valores (SCBV) y las sociedades administradoras de inversión (SAI) presentaron una reducción en el saldo de $653.8 mil millones, debido principalmente a pérdidas netas en la valoración de instrumentos de patrimonio.

Los inversionistas de los 91 fondos de capital privado (FCP) administrados por sociedades fiduciarias e intermediarios de valores tuvieron rendimientos acumulados por $364.9 mil millones. En el caso de los fondos de pensiones obligatorias, a los 16.804.701 de afiliados se les abonaron en el último año a sus cuentas individuales rendimientos acumulados por $9.8 billones

Por tipo de industria, y como era de esperarse en esta coyuntura, se observaron reducciones en las utilidades frente al año anterior. Al cierre de julio, los establecimientos de crédito alcanzaron resultados acumulados por $4.6 billones, cifra inferior en $3 billones (-40%) frente a 2019 y superior en $595.6 mil millones respecto al mes inmediatamente anterior. La industria aseguradora registró $1.2 billones (-23.7% frente a 2019), las sociedades fiduciarias4 $399.8 mil millones (-1.6% frente a 2019) y las sociedades administradoras de fondos de pensiones $335.7 mil millones (-56% frente a 2019).

En julio finalizó la primera fase de medidas de contención del riesgo de crédito, formalizada mediante la expedición de las Circulares Externas 007 y 014 de 2020. El balance de esta etapa es positivo por cuanto se contuvo el deterioro de aquellos deudores que requerían de herramientas para gestionar sus pagos, no se comprometió la revelación de los riesgos del portafolio de los establecimientos de crédito y se propició un entorno para que la oferta de crédito continuara fluyendo

En julio el saldo total de la cartera bruta ascendió a $526.2 billones, con lo que el indicador de profundización alcanzó el 50.9% del PIB. En términos reales el saldo de la cartera bruta continúa registrando variaciones anuales positivas, esta vez de 6.5%, tasa superior a la media de los últimos 5 años (4.19%). La cartera comercial registró un crecimiento de 8.1%, impulsada por los desembolsos al segmento corporativo. Consumo y vivienda, aunque a un menor ritmo, continuaron aportando positivamente al total, luego de registrar variaciones reales anuales de 4.7% y 5.7%, respectivamente. En contraste, la cartera de microcrédito se contrajo levemente, prolongando así la desaceleración observada desde principios de 2018.

Al respecto, vale la pena destacar el efecto que han tenido las líneas de redescuento y garantías impulsadas por el Gobierno Nacional sobre el crecimiento de la cartera a empresas. En general, el repunte del portafolio comercial inició en marzo, es decir previo a estos programas y al descontar el aporte de las líneas de garantía, la tasa de crecimiento real de esta modalidad habría sido 7.4%, en lugar del 8.1% reportado. En contraste, en microcrédito dicho efecto es significativo, dado que la contracción sería mayor de no haber sido por estas líneas (-4.3% vs. - 0.7%).

Los desembolsos se han venido acelerando conforme se acentúa la recuperación económica, al alcanzar en julio $24.6 billones. Conforme se normaliza la percepción de riesgo sectorial y aumenta el apetito de financiación también se ha venido produciendo un incremento en el monto y número de las solicitudes de crédito. En julio se demandaron cerca de 1.2 millones de solicitudes por un monto de $58 billones, de este total un 79% fue aprobado. La tasa de aprobación en las empresas alcanza el 87% y para los hogares es cercana al 45%. En este último caso, es de esperar que conforme se recupere el empleo perdido entre marzo y abril, los niveles de aprobación retomen una dinámica ascendente.

Los periodos de gracia, prórrogas o redefiniciones, que estuvieron habilitados hasta el 31 de julio, por cuenta de las disposiciones de las Circulares Externas 007 y 014 de 2020 cubrieron un total de $225 billones de cartera distribuidos entre 11.7 millones de clientes, lo que representa un 42.9% del saldo total y 21.8% del PIB. Las modalidades destinadas a hogares, como vivienda y consumo, concentraron un 62% y 52.1% del total respectivamente; mientras que los portafolios orientados al sector productivo, es decir, comercial y microcrédito participaron con 32% y 47.7%, en cada caso.

La cartera al día (aquella que registra mora menor o igual a 30 días) ascendió a $505.7 billones, lo que equivale a un crecimiento real anual de 7.4%. Su participación en la cartera total fue 96.1%. Por su parte, la cartera vencida, es decir aquella con mora superior a 30 días, registró un saldo de $20.5 billones, equivalente a una variación real anual de -11.3%, lo cual coincide con el efecto de las medidas sobre alturas de mora temprana y la disminución del saldo por cuenta del volumen de castigos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.