Economía

Recuperación económica de Colombia tras la pandemia tardaría hasta 5 años

La recuperación de la economía colombiana después de los choques sufridos en 2020 puede tomar entre 2 años (en la perspectiva más optimista) y 5,2 años (en la perspectiva pesimista), con una extensión más probable de 3,1 años.

Así lo revela un informe del equipo de investigaciones económicas de Bancolombia, que indica que si se compara con la duración promedio de las recuperaciones posteriores a las crisis económicas más relevantes desde el siglo XIX (8,3 años para todos los países analizados y 10 años solo para los países emergentes), se puede concluir que la recuperación que nos espera será relativamente corta. "Esto se corrobora si tenemos en cuenta que la recuperación que se presentó en nuestro país después de la recesión de finales de los noventa tardó 8 años".

Sin embargo, en esta oportunidad el proceso de volver al ingreso real por habitante de 2019 puede percibirse como muy prolongado, ya que la caída de este indicador se presentó en un lapso muy corto

No obstante, no se puede perder de vista que la magnitud del desplome del ingreso que se presentó en el segundo trimestre de este año es tan grande que tiene muy pocos precedentes en la historia. Es así como la contracción de 9,1% del ingreso real per cápita que se ha presentado durante esta crisis no solo resulta mucho más pronunciada que el 5,2% de la recesión de 1999, sino que incluso supera la mediana de las crisis analizadas por Reinhart y Rogoff, la cual es de 8,8%.

Los datos más recientes son apenas los primeros pasos de un proceso de recuperación prologado que eventualmente nos llevará de nuevo al ingreso por habitante observado antes de la pandemia.

La historia demuestra que las recuperaciones son procesos prolongados, compuestos por múltiples fases y en los que se requiere acumular una tendencia consistente de dinamización que logre impactar de manera positiva la senda de ingreso por habitante.

Las reaperturas que estamos implementando ahora y que han generado unos brotes de esperanza deben ser interpretadas como los primeros pasos de un camino que hasta ahora empezamos a recorrer y que tendrá altibajos, pero que eventualmente nos llevará a equiparar y luego superar el estándar de vida que teníamos antes de los primeros contagios de coronavirus.

Si se comparan los valores más recientes de muchos indicadores líderes con las lecturas de meses anteriores, sobre todo los de abril y mayo, es evidente que ha habido secuencialmente un mejor desempeño. Incluso, en algunos registros de ventas al por menor se han visto este mes variaciones interanuales positivas por primera vez en los últimos 6 meses.

Sin embargo, y pese a este cambio de tendencia, es claro que el estado actual de nuestra economía dista mucho del que vivíamos antes del inicio de la pandemia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.