Economía

Bonos colombianos caen por atención a deuda fiscal: Bonos Latam

  • El plan fiscal de mediano plazo del Ministerio de Hacienda y Crédito Público estima que la carga de deuda de Colombia alcanzará 65,6% del producto interno bruto para fines de este año, en comparación con aproximadamente 50,3% en 2019.
Esta es la radiografía que presenta Bloomberg sobre la relación déficit fiscal y deuda pública.

Los bonos locales colombianos cayeron esta semana al tiempo que una inflación más rápida de lo esperado cerró la puerta a nuevos recortes de tasas de interés, justo cuando los inversionistas, como sus contrapartes en Brasil, prestan atención a la creciente carga de deuda del país.

El rendimiento de los bonos con vencimiento en 2025 ha aumentado 13 puntos base a 4,27% en los últimos cinco días de negociación. Las tasas swap subieron 12-19 puntos base durante el mismo período, con el mayor impacto en el tramo largo de la curva.

Siete meses después del inicio de la pandemia en América Latina, los inversionistas están cambiando su enfoque hacia el impacto a largo plazo de la crisis en los niveles de deuda. El estímulo monetario está llegando a sus límites y ejerce presión sobre los Gobiernos para que aumenten el gasto para reactivar sus moribundas economías.

Como resultado, el límite de gasto de Brasil está viéndose amenazado, mientras que otras naciones como Chile retrasan los planes para equilibrar sus presupuestos a un futuro lejano.

Los comentarios del banco central a fines del mes pasado acerca de que Colombia podría aprovechar su línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional por US$5.300 millones ayudaron a mantener estables los swaps a corto plazo, pero no pudieron evitar que la curva se empinara. El Gobierno aún tiene que confirmar que utilizará los fondos.

El plan fiscal de mediano plazo del Ministerio de Hacienda y Crédito Público estima que la carga de deuda de Colombia alcanzará 65,6% del producto interno bruto para fines de este año, en comparación con aproximadamente 50,3% en 2019.

Y el déficit fiscal no es la única preocupación. El déficit de cuenta corriente de Colombia representó 4,1% del PIB en el segundo trimestre, en comparación con 2,1% de Chile, 0,8% de Perú y 1,6% de Brasil. Eso hace que los bonos y la moneda de la nación andina sean aún más vulnerables.

Carolina Soto, codirectora del Banco de la República, dijo el miércoles pasado que es "muy incierto" hacia dónde se dirige el déficit de cuenta corriente, ya que la débil demanda puede reducir el déficit exterior, mientras que la caída de los precios de las materias primas lo amplía.

Rumor local

La inflación de Colombia se aceleró a 1,97% en septiembre desde 1,88% el mes anterior, incluso cuando la mayoría de los analistas esperaban que se desacelerara.

Las cifras ayudaron a sofocar cualquier expectativa restante de nuevos recortes de tasas y abrieron el camino para que los operadores se centraran en los temas fiscales.

Los inversionistas y las agencias de crédito recibieron con agrado la noticia de que el Gobierno podría utilizar la línea de crédito del FMI, pero la falta de un anuncio oficial mantuvo la situación poco clara.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo que es probable que los ingresos fiscales de este año se ubiquen 20 billones de pesos (US$$5.200 millones) por debajo de los 154 billones de pesos previstos inicialmente y que se necesitará una reforma laboral, tributaria y de pensiones para asegurar la estabilidad fiscal.

Estas iniciativas políticas en un momento en que el país se tambalea por el impacto de la pandemia de coronavirus pueden resultar demasiado ambiciosas y simplemente terminar alimentando la volatilidad en los mercados de bonos y swaps.

Qué observar

Los operadores estarán atentos a cualquier confirmación oficial del Gobierno de Colombia acerca de sus planes para acceder a la línea de crédito del FMI. Un anuncio en sentido contrario podría hacer subir el tramo corto de la curvaColombia informará el 15 de octubre los datos de ventas minoristas y de producción industrial de septiembre, lo que proporcionará datos frescos sobre la recuperación económica del paísEs probable que los titulares sobre los problemas fiscales de Brasil sigan siendo un catalizador clave.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, reiteró que él o el ministro de Economía, Paulo Guedes, son quienes darán la última palabra en materia económica y los inversionistas no deben prestar atención a lo que diga nadie más.

Los esfuerzos del Gobierno para descalificar las declaraciones de otras personas sobre asuntos fiscales pueden no tener éxito, ya que la falta de coordinación política y los retrasos en el anuncio de medidas concretas dejan la puerta abierta a más especulacionesLos legisladores chilenos continuarán debatiendo propuestas para permitir que las personas realicen una segunda ola de retiros anticipados de sus ahorros de pensiones. El Congreso sigue dividido sobre el tema.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin