Economía

Departamento de Santander se diversifica con riesgo de alto endeudamiento

  • La agencia encuentra que, en general, el superávit de efectivo que se presentaría en Santander al final de la vigencia puede no ser sostenible en el tiempo y presentar una volatilidad mayor.
Desde su capital Bucaramanga, el departamento se Santander se proyecta como una economía diversificada en la reactivación.

Contar con una economía diversificada no exime al Departamento de Santander de una caída este año en los recaudos, por lo que los efectos del coronavirus pueden reducir los recursos para gastos administrativos e inversión social.

De hecho, la economía del ente territorial está relativamente diversificada porque su industria manufacturera, construcción, comercio y servicios financieros representan, en conjunto, cerca de dos terceras partes de su producción.

Por ejemplo, en Santander hay presencia de explotación y transporte de hidrocarburos, principalmente originada en la refinería de petróleo ubicada en el municipio de Barrancabermeja.

Además, la capital del departamento tiene una de las industrias de calzado más grandes de la nación. Ambos sectores favorecen la dinámica económica interna y la generación de empleo.

Sin embargo, la información a junio de 2020 de la calificadora Fitch Ratings Colombia (FRC) indica que los ingresos tributarios del ente territorial se contrajeron 20%, y las transferencias crecieron alrededor de 4%, frente al mismo período del año pasado.

Como si fuera poco, los gastos de funcionamiento se redujeron 3% y la inversión 35%.

Tendencias en línea

Empero, dichas tendencias están en línea con lo proyectado por la agencia, al considerar tanto el impacto generado por la contingencia del coronavirus y el ciclo de ejecución presupuestal de la administraciones, que caracteriza el primer año de gobierno de los entes territoriales.

Si bien en el 2019, frente al 2018, el ente territorial presentó una recaudación de impuestos dinámica, impulsada por el crecimiento del 5,5% en el PIB nacional, Fitch Ratings Colombia prevé que en el 2020 se podría reducir el ritmo de crecimiento de los ingresos operativos. Lo anterior, como resultado del efecto que la contingencia mundial y la propagación del coronavirus tienen en la economía.

El departamento sigue con pretensiones de deuda por $120.000 millones garantizados con ingresos propios y de hasta $15.000 millones con recursos del Sistema General de Regalías (SGR).

"Un impacto prolongado como consecuencia de las medidas de contención de la pandemia y una recuperación económica más lenta que perdurará hasta el 2024, podría presionar aún más los recaudos impositivos del departamento", explica FRC.

Además, si se presentan dificultades para reducir proactivamente el gasto o compensar los cada vez más los débiles recaudos con mayores transferencias de órganos superiores (Gobierno central), esto podría llevar una mayor percepción mayor de riesgo por parte de los deudores o prestamistas.

Composición de la deuda, punto a favor

No obstante, el saldo de deuda de Santander está denominado en moneda local con tasa de interés indexada más un diferencial ('spread'), lo cual refleja un apetito de riesgo bajo.

La entidad también tiene acceso a líneas de crédito de corto y largo plazo con la banca local.

Según agrega la agencia, además puede beneficiarse de las condiciones que esta ofrece en medio de la emergencia económica, con la salvedad que los mecanismos de liquidez de esta última solo tendrán validez durante la vigencia de la declaratoria, con lo cual el marco regulatorio seguirá rigiendo las condiciones de liquidez del departamento.

La agencia encuentra que, en general, el superávit de efectivo que se presentaría en Santander al final de la vigencia puede no ser sostenible en el tiempo y presentar una volatilidad mayor.

Aún así, Fitch Ratings Colombia (FRC) afirmó las calificaciones nacionales de largo y corto plazo del Departamento de Santander en AA+, Perspectiva Negativa y 'F1+', respectivamente.

La perspectiva negativa refleja la expectativa de que puede mostrar un deterioro en su desempeño presupuestal, o que incrementaría la razón de pago por encima de cinco veces, ubicando la cobertura del servicio de la deuda entre una y 1,2 veces sobre el escenario de calificación.

Calificaciones y perspectiva

AA1: estas calificaciones denotan expectativas de muy bajo riesgo de incumplimiento en relación a otros emisores u obligaciones en el mismo país.

El riesgo de incumplimiento difiere sólo ligeramente del de los emisores u obligaciones con las más altas calificaciones del país.

F1: Estas ponderaciones indican la más fuerte capacidad de pago oportuno de los compromisos financieros en relación a otros emisores u obligaciones en el mismo país. En la escala de calificación nacional de Fitch, este grado es asignado al más bajo riesgo de incumplimiento en relación a otros en el mismo país. Cuando el perfil de liquidez es particularmente fuerte, un más (+) es añadido a la calificación asignada.

Perspectiva

Indica la dirección en que una calificación podría posiblemente moverse dentro de un período entre uno y dos años.

Asimismo, refleja tendencias que aún no han alcanzado el nivel que impulsarían el cambio en la calificación, pero que podrían hacerlo si continúan. Las perspectivas pueden ser Positiva, Estable o Negativa.

La mayoría de las perspectivas son generalmente estables. Las calificaciones con perspectivas positivas o negativas no necesariamente van a ser modificadas.

Con información de Fitch Ratings Colombia (FRC).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin