Economía

Reducciones y exenciones de IVA le cuestan a Colombia 6% de su PIB

  • Luis Alberto Rodríguez, quien como director de planificación nacional gestiona la inversión pública, dice que ha sido "nuestra obsesión" corregir esta injusticia.
El IVA es materia de diaria discusión en Colombia pero la actual coyuntura no permite avizorar soluciones estructurales.

En análisis sobre el intento de reorganizar las cargas tributarias en Colombia realizado por The Economist, el Director de Planeación Nacional, Luis Alberto Rodríguez, asegura que las exenciones y descuentos de ese impuestos cuestan 6% del PIB colombiano.

"Las exenciones y reducciones de iva también son caras. Le cuestan al gobierno el equivalente al 6% del pib, más que en cualquier otro país latinoamericano", se puntualiza en el informe.

El mismo, agrega que la política del impuesto al valor agregado (iva) es complicada en muchos países. Son especialmente complicados en Colombia.

La tasa estándar de iva es del 19%, una de las más altas de América Latina, pero la lista de exenciones, que incluye leche, huevos y visitas al médico, es larga.

Se supone que esto ayuda a los pobres, pero los ricos se benefician más. El salmón, que es importado y, por tanto, caro, no está sujeto a impuestos. El café y el jabón, que usan casi todos los colombianos, sí lo son.

Luis Alberto Rodríguez, quien como director de planificación nacional gestiona la inversión pública, dice que ha sido "nuestra obsesión" corregir esta injusticia.

La desigualdad de ingresos es la más alta de la ocde, un club de países en su mayoría ricos.

Los impuestos y transferencias de Colombia hacen menos para corregir esto que en cualquier otro país miembro (ver cuadro).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.