Economía

Universidad Nacional de Colombia obtiene altas notas por parte de Fitch Ratings

  • El escenario de Fitch Ratings además incorpora deuda adicional de la Unal, por $70.000 millones, monto del de la cual, a septiembre de 2020, le habían desembolsado $14.000 millones.
La Universidad Nacional, principal pública de Colombia, sale muy bien librada en la calificación de Fitch Ratings.

Fitch Ratings afirmó la calificación nacional de largo plazo de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) en AAA, mientras que la perspectiva la mantuvo estable.

Según la agencia, se están produciendo cambios importantes en los perfiles de ingresos y costos en todos los servicios y sectores en Colombia.

Por tanto, según agregó, es probable que las transformaciones continúen en las próximas semanas y meses, toda vez que la actividad económica refleja la continuidad de las medidas de restricción impuestas por el Gobierno a causa de la emergencia ocasionada por la pandemia de Covid-19.

No obstante, en la Unal, a pesar de este entorno y dado que su presupuesto de gastos se compone principalmente de transferencias nacionales y no de la venta de servicios, el riesgo financiero en el largo plazo es limitado.

Ello teniendo en cuenta que, según la ley, el componente mayor de los ingresos del centro educativo, las transferencias de la Nación, deben crecer al menos a nivel de la tasa de inflación anual.

Los ingresos por venta de servicios también se consideran una fuente de ingresos estables de la Unal, teniendo en cuenta las tasas de admisión bajas y el reconocimiento como centro de pensamiento e investigación a nivel nacional.

La afirmación de la calificación de Fitch a Unal considera que la Universidad mantiene niveles de endeudamiento neto negativos, gracias a una posición de liquidez robusta.

Además, el centro universitario posee una estructura de ingresos estable y en alza, aunque existen desafíos para mantener su crecimiento en línea con el del gasto, teniendo en cuenta que este último es estructuralmente superior al IPC.

Capacidad de pago

También la capacidad de pago de la institución se ve favorecida por la existencia de recursos de destinación específica, que pueden ser utilizados para el servicio de la deuda.

En medio de ello, Fitch considera que, si bien la institución mantiene una demanda por cupos destacada a nivel nacional, al compararla con la de otras universidades calificadas a nivel internacional, tiene un grado de internacionalización menor en cuanto a servicios a estudiantes extranjeros.

Además, observa que la demanda educativa puede verse afectada por el ciclo económico, en la medida que, al disminuir los ingresos de los hogares, los alumnos pueden requerir descuentos para continuar las carreras.

La evaluación de Fitch considera principalmente la naturaleza inflexible de los costos y gastos operativos de la Unal que, además, presentan tasas de crecimiento que tienden a estar muy por arriba de la tasa de inflación y que son difíciles de trasladar a las fuentes de ingresos principales.

Adicionalmente, la rigidez del marco legal genera dificultades en la operatividad de las universidades, dadas las restricciones en el uso de algunos recursos.

Esto vuelve un problema la conciliación de un análisis financiero integral con las realidades que se viven al interior de algunas dependencias de la institución, particularmente de la administración central y su situación de funcionamiento.

El escenario de Fitch Ratings además incorpora deuda adicional de la Unal, por $70.000 millones, monto del de la cual, a septiembre de 2020, le habían desembolsado $14.000 millones.

De acuerdo con estimaciones de Fitch, para el cierre de 2019, el efectivo y depósitos líquidos no restringidos de Unal sumó $550.000 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin