Economía

Urgen reabrir centros educativos en Colombia para defender economía familiar

  • No hay que dejar de lado que la OMS ha insistido en que un retorno seguro a las aulas es posible y ha generado protocolos de acompañamiento a gobiernos para la reapertura.
Las mujeres educadoras aportan importantes recursos a sus hogares y el cierre ya perjudica la vida hogareña.

En Colombia, la pérdida de empleos durante la pandemia ha recaído más que proporcionalmente sobre las mujeres, al igual que el aumento en la desocupación y la inactividad.

Por ello el llamado de ANIF es a que gobierno nacional y gobiernos locales los consideren y se reinicie la educación presencial lo antes posible.

ANIF hace "un llamado a las autoridades nacionales y locales, en especial de Bogotá, pues la noticia de que los colegios no reabrirán sus puertas el 25 de enero preocupa por dos razones fundamentales".

Por un lado, se está poniendo en juego el desarrollo físico, cognitivo, emocional e incluso nutricional de niños y niñas. La UNICEF ha sido enfática, no puede haber otro año sin colegios. Por el otro, se están trastocando los entornos familiares en términos de empleo y generación de ingresos.

De acuerdo con un Documento de Anif, el incremento en la brecha de género responde a un claro rezago en la reapertura de las actividades que concentran más mano de obra femenina, entre ellas, los servicios sociales, de los que hacen parte las actividades educativas.

Además, las mujeres que tienen menores de edad a su cargo no pueden volver a trabajar sino hay institución educativa que reciba a sus hijos.

No hay que dejar de lado que la OMS ha insistido en que un retorno seguro a las aulas es posible y ha generado protocolos de acompañamiento a gobiernos para la reapertura.

Análisis de datos

De acuerdo con el informe de ANIF hasta el mes de noviembre, la economía colombiana se encontraba en un camino sólido de reactivación y recuperación (con excepción el mes de agosto, claro está).

No obstante, sectores como la construcción y la minería continúan mostrando desempeños muy desfavorables que responden no sólo a la crisis por el SARS-CoV-2, sino a condiciones propias de cada uno.

Por el lado de la construcción, como ya lo mencionamos, los altos precios y la acumulación pasada de inventarios afecta los nuevos desarrollos.

Por el lado de las actividades de minería, el entorno externo desfavorable condiciona sus perspectivas hacia adelante.

Por su parte, tal y como se esperaba, el comercio respondió de manera importante a la reactivación de la economía, incluido el día sin IVA, y ganó buena parte del terreno perdido en los meses de encierro más estricto.

Esperamos que esa tendencia positiva se haya conservado hasta el cierre de 2020, aunque, como mencionamos, nuestras proyecciones presentan riesgos a la baja por el reinicio de la imposición de cierres sectorizados, toques de queda y limitaciones a la operación de varios sectores.

Por el lado de la demanda, también observamos una recuperación importante, que va de la mano con los resultados en materia laboral (ver Comentario Económico del Día 15 de enero de 2021).

A pesar de eso, hay que llamar la atención sobre su relativa debilidad y el riesgo inminente que suponen los mencionados cierres.

De hecho, enero será un mes perdido, fácilmente puede llegar a registrar -7% o -8%. De continuar así, vemos una clara amenaza al camino favorable que han tomado las cifras, lo que podría significar perder todo el avance hecho en los últimos tres meses del año.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin