Economía

Colombia se juega grado de inversión con próxima reforma tributaria

  • El Gobierno confía en que el Congreso le apruebe, en vísperas de elecciones, impuestos adicionales por unos $20 billones.
Calculadoras de gobierno, empresarios, personas naturales y analistas están activas frente a la nueva escalada de impuestos.

El influyente Financial Times ha planteado en su edición de hoy que Colombia deberá emprender una verdadera "batalla fiscal" para mantener su grado de inversión.

Y justamente, reconocidos analistas se han metido de lleno en la conversación tributaria colombiana, un debate que desde ya promete ser para alquilar balcón.

Salomón Kalmanovitz, economista y excodirector del Banco de la República, ha planteado en una columna de El Espectador que "el Gobierno justifica las exenciones de impuestos a los ricos porque terminan financiando más inversión, más crecimiento y empleo".

"Se trata de otra falacia: las condiciones que determinan la inversión son la rentabilidad esperada y el crecimiento de la demanda agregada, innovaciones tecnológicas y, en nuestro caso, un auge sostenido en el valor de nuestras exportaciones", agrega.

Y apunta que "si bien una menor tributación aumenta los fondos de que disponen las empresas, estos se pueden distribuir en mayores dividendos, fuga de capital y aumento del consumo suntuario de sus propietarios". "Esto ha sido confirmado por estudios hechos después de recortes de impuestos en muchos países que en su mayor parte no indujeron rachas de inversión", asegura Kalmanovitz.

Y subraya que "la devolución de impuestos que hizo el gobierno Duque en 2019 no condujo a nuevas inversiones, obviamente porque la pandemia que se inició en febrero de 2020 destruyó mucho tejido empresarial e hizo colapsar la demanda agregada".

El experto señala que en 2020 el recaudo tributario fue de $146 billones, $11 billones menos que en 2019. En 2021 las declaraciones de renta van a reflejar los cierres de sectores y empresas del año pasado, como también las caídas en el empleo; en consecuencia, el recaudo tributario debe reducirse de nuevo.

"Mientras tanto, el gasto público tuvo que ampliarse para atender las necesidades del sector salud y de la reactivación, dando lugar a un déficit fiscal de 8,2 % del PIB que hizo aumentar la deuda pública a dos tercios de la riqueza anual producida", agrega.

Y concluye que el Gobierno confía en que el Congreso le apruebe, en vísperas de elecciones, impuestos adicionales por unos $20 billones, con lo que quedaríamos tal como estábamos antes de la reforma de 2019 que le devolvió $10 billones a los contribuyentes más ricos. "Se necesitan en verdad $40 billones como mínimo". Ahí queda el dato.

No debe ser reformita

Por su parte el ex ministro Rudolf Hommes, aseguró que "una decisión del gobierno que se debe admirar es que por fin han reconocido que es necesario llevar al congreso una reforma tributaria. Pero esta vez no puede ser otra reformita. Es necesario que sea integral".

Y sostuvo que el proyecto de reforma tributaria en marcha a cargo de destacados economistas que ojalá tenga en cuenta el gobierno antes de presentarle al congreso su propuesta y los ponentes en el Congreso para comparar y enriquecer el proyecto del gobierno.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin