Economía

Por deuda del departamento que la deja en déficit bajan nota a universidad de la Guajira

  • Entre el 2016 y el 2020 la universidad presentó además un Ebitda negativo, puesto que los ingresos operativos no alcanzaron a cubrir los gastos, razón por la cual la entidad utiliza los recursos de una estampilla para cubrir este déficit operativo.
Entre tantas necesidades que tiene el departamento, Uniguajira es un respiro para el progreso social en esta región.

Fitch Ratings bajó, a BB y desde BB+, la calificación en escala nacional de largo plazo de la Universidad de La Guajira (Uniguajira), entre otros, por una deuda del Departamento con la institución educativa.

Sin embargo, la agencia calificadora mantuvo el outlook (perspectiva) de las obligaciones de UniGuajira en Estable.

La baja en la calificación de Uniguajira deriva del mayor deterioro del desempeño operativo y de las métricas de endeudamiento esperadas en el escenario de calificación respecto a lo evaluado en revisiones anteriores.

Con lo anterior, el apalancamiento proyectado y la liquidez ya no son compatibles con su calificación actual y son consistentes con sus pares calificados en la categoría de BB.

La calificación continúa además reflejando la vulnerabilidad de las finanzas a los retrasos constantes, y las dificultades financieras y políticas del departamento de La Guajira, así como los riesgos asimétricos por pensiones, reporte de información y marco regulatorio.

Fitch opina que se están produciendo cambios importantes en los perfiles de ingresos y costos en todos los servicios y sectores, y es probable que continúen en los próximos meses toda vez que la actividad económica refleja la continuidad de las medidas de restricción impuestas por el Gobierno a causa de la emergencia nacional ocasionada por Covid-19.

Las calificaciones crediticias asignadas por la agencia se basan en un análisis a través del ciclo y son de naturaleza prospectiva.

Por ello, la agencia monitoreará la severidad y la duración de los impactos del Covid-19 en el sector educación.

Principal centro educativo

UniGuajira es la principal institución de educación superior (IES) en el departamento de La Guajira y su participación es cercana a 67% de la matrícula total del ente territorial, con 14.000 alumnos.

Sin embargo, la demanda está altamente soportada en un programa de subsidios departamentales a los estudiantes nacidos en el Departamento de La Guajira y la mayor parte de los alumnos inscritos depende de este programa para poder acceder al claustro.

El programa ha implicado además una presión importante para las finanzas de La Guajira, que no ha contado con recursos suficientes para fondearla.

Uniguajira tiene pendiente recibir $22.000 millones por concepto de becas (sin contar intereses de mora) de semestres de años anteriores al 2019.

Dados los constantes retrasos en el giro de los recursos, la universidad además se ha visto en la obligación de contemplar la no aplicación de las becas a los estudiantes en algunos períodos académicos, lo que implicaría un descenso en el número de estudiantes.

Esa situación refleja la vulnerabilidad de la demanda ante un programa cuyo fondeo no está garantizado.

Para solventar esa situación, el Departamento gestionó recursos de regalías para la vigencia del 2020, con los cuales cubrió los subsidios de dicho año.

Además, otorgó descuentos adicionales a las matrículas en medio de la pandemia.

El ente territorial también presenta dificultades en su administración, lo que impacta de manera importante en la sostenibilidad financiera de la universidad.

Guajira en Ley 550

La Guajira entró en un proceso de reestructuración a través de Ley 550, con acreencias por $500.000 millones, dentro de los cuales la deuda con Uniguajira llegó a $90.000 millones al cierre de enero de 2021.

Los ingresos de las instituciones de educación superior (IES) públicas dependen generalmente de las transferencias para funcionamiento establecidas en la Ley 30 de 1992.

Para el caso de Uniguajira, estas provienen de la Nación y el departamento de La Guajira y representaron, en promedio 60%, de los ingresos operativos entre el 2016 y el 2020.

Sin embargo, el giro de recursos del Departamento no es estable, dadas las dificultades políticas y financieras de esta entidad.

La mayor parte de los gastos operativos de la universidad están concentrados en el pago de personal (78% en promedio entre el 2016 y el 2020).

Los salarios de los profesores de las universidades públicas están en función de su nivel educativo y su producción académica (publicaciones de libros y de artículos en revistas indexadas, investigación, entre otros.

Por ello, y debido al crecimiento en el número de programas educativos de la universidad, los gastos de personal crecieron en promedio 11% anual entre el 2016 y el 2020, lo cual está por encima de la inflación y del crecimiento de los ingresos operativos.

Entre el 2016 y el 2020 la universidad presentó además un Ebitda negativo, puesto que los ingresos operativos no alcanzaron a cubrir los gastos, razón por la cual la entidad utiliza los recursos de una estampilla para cubrir este déficit operativo.

No obstante, esta última situación es transversal en la mayor parte de las IES calificadas por Fitch.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin